Información

Así se deshacen del sobrante en la Central de Abastos

«Los grupos de rehabilitación vienen cada tercer día o a veces diario: es por eso por lo que casi a nosotros no nos sobra mucho desperdicio», señaló Juan Hernández, comerciante.

Las verduras que están muy “maduras” y ya no se venderán tan fácil tienen dos caminos: El primero, regalarlos a la clientela; el segundo, sólo es tirarlos a la basura, explicó Miguel Espinoza, comerciante de jitomates en la Central de Abastos.

El vendedor enfatizó que a pesar de recibir una cantidad grande de producto se acaba rápido y es poco lo que desperdicia: “Los jitomates que ya no nos sirven los tiramos a la basura. Hay gente que se lleva el desperdicio. Nos llegan 18 toneladas y de eso que nos llega hay veces que se nos acaba inmediatamente”.

Continuó con la explicación de que “es muy poco lo que nos sobra en estos casos. Todo lo que nos llega se distribuye en bodega. El jitomate nos llega a durar aproximadamente dos días. De lo que ya se nos está echando a perder se van escogiendo. Hay algunos que si ya están muy maduros se les va regalando a los clientes o luego vienen unos que andan por parte de grupos de rehabilitación. Los grupos de rehabilitación vienen cada tercer día o a veces diario: es por eso por lo que casi a nosotros no nos sobra mucho desperdicio”.

Carne, caso distinto

En el caso de las carnes rojas y mariscos los comerciantes no regalan el sobrante. Juan Hernández, locatario de la Central de Abastos, expresó: “Cada tercer día es cuando nos llega la carne; y eso a veces varía mucho, porque a veces llega más y luego nos llega menos. Lo que se nos vende más son las carnes rojas, como la carne de res y cerdo. La carne que identificamos que se nos está echando a perder se regresa con quienes nos la trajeron para que nos traigan fresca”.

Señaló que en el caso de los mariscos no pueden vender el producto porque eso traería problemas de la salud en los clientes y “las ventas creo que bajarían”. Para concluir, indicó que nunca reporta con el administrador la cantidad que ingresa o desperdicia; y que en su caso no cuentan con alguna asociación que vaya por la carne que está en mal estado, por lo que todo se regresa.

 

También puede interesarte: Central de Abastos: sin protocolos para manejo de comida sobrante

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba