Información

Así vivió Querétaro la epidemia en 2009

Durante el primer año de la pandemia por influenza AH1N1, que se extendió oficialmente hasta el 10 de agosto de 2010, Querétaro registró 77 defunciones.

La cercanía con el Distrito Federal (hoy Ciudad de México) provocó que aquel 2009, Querétaro replicara de inmediato las disposiciones sanitarias de aquella demarcación frente a la recién descubierta cepa de influenza posteriormente conocida como AH1N1. Suspensión de clases en todos los niveles, evitar sitios concurridos, dejar de lado el saludo de mano y de beso, así como el anuncio de medidas como el uso de gel antibacterial y cubrebocas.

Según el Perfil epidemiológico de la influenza AH1N1 en Querétaro, una de las primeras acciones que llevó a cabo el gobierno de Francisco Garrido Patrón fue constituir el Comité de Seguridad Estatal en Salud para el Diagnóstico, Control y Vigilancia del Brote Epidémico de Influenza.

Lo anterior con la intención de “garantizar el abasto de insumos y equipos a través de la denominada reserva estratégica”. Otra de las respuestas del Ejecutivo fue la “elaboración de un plan de contingencia estatal y su difusión a todo el personal de salud de todas las instituciones públicas y privadas”.

Hasta el 26 de abril de 2010, luego de un año del descubrimiento del nuevo virus, la Secretaría de Salud registró en la entidad un total de 7 mil 673 casos sospechosos, de los cuales solo 2 mil 220 casos resultaron confirmados, lo que la posicionó en el sexto lugar nacional.

En 2009, Tribuna de Querétaro documentó los estragos de las medidas impuestas para contener la pandemia y evitar su propagación tanto en el país como en la entidad. Uno de los primeros síntomas visibles de la contingencia fue la llegada de “defeños” a municipios como Tequisquiapan con la finalidad de resguardarse y de huir del supuesto “cerco sanitario” que, se rumoraba, dejaría a la capital del país incomunicada.

La escasez de cubrebocas por el uso excesivo de toda persona que salía a la calle por algún motivo, los cines y plazas vacíos durante la cuarentena e incluso algunos consejos para elaborar gel antibacterial y para sobrellevar el encierro en casa.

Durante el primer año de la pandemia por influenza AH1N1, que se extendió oficialmente hasta el 10 de agosto de 2010, Querétaro registró 77 defunciones, lo que representó el 1 por ciento de letalidad. El Municipio de Querétaro fue el que ocupó la primera posición en defunciones con un total de 49. A pesar de que se temía que la cercanía con el Distrito Federal provocaría un incremento inmediato en los casos, el pico más alto de contagio sucedió ente la segunda y la tercera oleada de la pandemia: es decir, entre julio y septiembre aproximadamente.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba