Información

Auge y caída del PAN en la capital

Por Ricardo Lugo / Carlo Aguilar

El periodo del PAN al frente del Gobierno Municipal de Querétaro se caracterizó por altibajos: si de 1997 a 2006 fue el auge y la consolidación del partido en la preferencia de los ciudadanos (que alcanzó su punto máximo con los 176 mil 466 votos que recibió Manuel González Valle en 2006), durante el último sexenio vino la debacle que culminó con 147 mil 711 votos en este proceso, y que se tradujo en la derrota, por primera vez en 15 años, ante el PRI.

En 1997 Francisco Garrido superó el 54 por ciento de la votación de los ciudadanos del municipio y se alzó con la victoria contra Marco Antonio León Hernández (ahora en MC). A partir de ahí, la capital fue un bastión para Acción Nacional, partido que cada tres años veía cómo aumentaba el margen de ventaja contra el Revolucionario Institucional.

De acuerdo con estadísticas del Instituto Electoral de Querétaro (IEQ), Rolando García Ortiz triunfó con el 58.44 por ciento de votos en el 2000 (152 mil 812), Armando Rivera hizo lo propio con el 51.15 por ciento del total (128 mil tres votos) y Manuel González Valle fue el político con mayor votación (176 mil 466 sufragios, para el 56.88 por ciento del total).

Sin embargo, el ritmo se volvió descendente a partir de ese momento. Para 2009 Francisco Domínguez Servién no alcanzó el 45 por ciento del total de votación (139 mil 737 sufragios), aunque sí mantuvo la presidencia municipal.

Por primera vez desde 1997, el PAN no alcanzaba el 50 por ciento de votación.

Desde ahí se comenzaron a observar síntomas de la caída del partido dirigido por José Luis Báez Guerrero, que se concretaron este año. Ahora, en 2012, Armando Rivera perdió la contienda contra Roberto Loyola Vera, con un margen de casi cuatro puntos porcentuales. Rivera Castillejos consiguió 147 mil 711 votos de los ciudadanos.

En sólo seis años, Acción Nacional perdió 18 por ciento de las preferencias de los ciudadanos que votan en el municipio de Querétaro.

La debacle se ha presentado gracias tanto a omisiones y declaraciones polémicas en el actuar de los servidores públicos panistas, como a la represión y el hostigamiento que hubo hacia organizaciones sociales que buscaban dialogar y mejorar la calidad de vida de los habitantes.

Así, el balance de gobierno de los siete alcaldes que encabezaron la administración municipal (cinco electos y dos interinos) fue el voto “de castigo” contra el PAN, lo que hizo recuperar la capital al PRI vía un hermano del primer mandatario estatal surgido de Acción Nacional.

Intolerancia e inconformidad, signos que caracterizaron primer trienio

Al inicio de la administración de Francisco Garrido Patrón como alcalde del municipio de Querétaro, activistas sociales que fueron desalojados en las instalaciones de la delegación Carrillo Puerto denunciaron intolerancia del mandatario en noviembre de 1997.

Según lo reportó el periódico El Nuevo Amanecer de Querétaro (no. 383), los entonces líderes de los inconformes y del Patronato Organización y Cultura de Carrillo, Alfredo Trejo y Damián López López, acusaron la represión que 300 agentes antimotines ejercieron sobre el grupo de manifestantes.

Alfredo Trejo denunció que pláticas formales con Manuel Ovalle Araiza y Rafael Puga Tovar, secretario de Gobierno Municipal y secretario particular del alcalde, respectivamente, fueron imposibles debido a que “Francisco Garrido se subió a su burro y no pudimos bajarlo”.

Con Francisco Garrido en la alcaldía e Ignacio Loyola en el Gobierno del Estado, era el principio de un gobierno “fascista” que rechazaba el diálogo, dijo Trejo.

Después, una vez más, el término fascista se usaba para describir a los panistas, en enero de 1998 El Nuevo Amanecer de Querétaro (no. 389) publicó que los problemas a que se enfrentaba el gobierno de Francisco Garrido Patrón se debían al incumplimiento de promesas de campaña, acusaciones de cerrazón a escuchar y denuncias de ambulantes y delegados.

Garrido Patrón también se vio involucrado en una lucha con el entonces director del Diario de Querétaro, Luis Roberto Amieva. En las páginas del periódico se empezó a atacar al edil, que años más tarde recrudecería la confrontación, cuando ya era gobernador.

En otro aspecto, durante esta administración los cambios de uso de suelo fueron por 10 mil nueve metros cuadrados de territorio agrícola o natural.

Mientras la ciudad se inundaba Rolando García estaba en París

El gobierno de Rolando García, sin haber hecho nada al respecto, culpó a los pasados gobiernos priistas sobre la mala planeación hidráulica de la que sufría la ciudad de Querétaro. La intensa temporada de lluvias que resistió la población de la zona urbana de la capital entre agosto y septiembre de 2003, se vivió sin la compañía del alcalde Rolando, ya que mientras los habitantes sufrían las inundaciones él se encontraba en París (Tribuna de Querétaro 254, 19/09/03).

El director de Protección Civil en turno, tras recibir exclamaciones de los ciudadanos molestos por la nula acción del gobierno en materia de obras hidráulicas, eludió la situación y dijo que si se tuviera “la capacidad de predecir, controlar, eliminar o en su caso manipular todos los fenómenos naturales que se presentan, haríamos frente a dichas contingencias”.

En cuanto al tema de los cambios de uso de suelo, Rolando García dio a particulares el derecho de uso de suelo un área de siete millones 958 mil 230 metros cuadrados a lo largo de su administración.

Armando Rivera gastó 10 mil pesos del erario para entrar al Moulin Rouge

En su edición 385, este medio publicó un reportaje titulado “El medio millón de pesos gastado en los viajes de ARC –Armando Rivera Castillejos–”.

Durante las travesías que el entonces presidente municipal de Querétaro daba por algunas ciudades del mundo acompañado de empresarios, regidores y otros funcionarios públicos, el derroche del erario fue evidente.

Cifras obtenidas vía acceso a la información evidenciaron que durante la estancia de Rivera Castillejos en ciudades como París, Nueva York, Gotemburgo, Bakersfield, Buenos Aires, Michigan y Mar del Plata se gastaron más de 28 mil 721 pesos en bebidas alcohólicas.

Además el ayuntamiento pagó una visita de Armando al legendario cabaret Moulin Rouge, por la cantidad de 10 mil 300 pesos, “lo que en nuestro país alcanzaría para alimentar a más de 200 familias durante un día”.

En Gotemburgo, Suecia, la cuenta pagada –con dinero de los ciudadanos– por tres noches de hotel fue de 26 mil 500 pesos y casi siete mil por llamadas telefónicas hechas en su mayoría por los acompañantes, Enrique Tirado y Sandra Schumacher.

En total, por la travesía europea de Armando Rivera y sus acompañantes, el municipio erogó 278 mil 546 pesos. En otro viaje por seis días a Argentina, donde visitó “algunos de los más prestigiados y lujosos lugares, además de hospedarse en hoteles de cinco estrellas”, el ex alcalde queretano gastó 152 mil pesos.

Armando Rivera Castillejos se lanzó públicamente contra un sector de militantes de su partido en su último Informe de Gobierno, cuando declaró que a pesar de no tener confrontación con militantes del PAN y con el apoyo de los dirigentes del partido o no, y a costa de ellos, su administración seguiría avanzando (Tribuna de Querétaro 381).

De igual manera, en el marco de ese Informe dijo que la construcción de 32 kilómetros de drenes y su buen funcionamiento representaban la obra más destacada de su primer año de gobierno.

Pero al día siguiente, 28 de septiembre de 2004, una lluvia torrencial cayó sobre la ciudad lo que causó calles inundadas, alcantarillas inservibles, coches varados, colonias con agua dentro de las casas, tramos intransitables en las avenidas 5 de febrero, Constituyentes, Universidad, Zaragoza y bulevar Bernardo Quintana.

Después de aquellas lluvias, el parte oficial reportó que el Dren Norte y el Dren Cimatario (obras impulsadas por el gobierno de Rivera), se habían desbordado, lo que dejó en duda a una ciudadanía que había escuchado lo contrario en el Informe de Gobierno del panista.

Rivera Castillejos también fue acusado por Eduardo Presa Ampudia, líder del Comité Directivo Municipal del PAN en Querétaro en 2006.

Le cuestionó la presunta exención de impuestos a algunos espectáculos que se presentaron en el municipio (como la presentación de Juan Gabriel con Marco Antonio Solís, “El Buki”), y que representó una pérdida para el ayuntamiento por 1.2 millones de pesos.

Esta administración panista fue la que más cambios de uso de suelo ha autorizado a través del cabildo, donde existían una mayoría de regidores panistas en comparación a las tres presidencias municipales que lo antecedieron.

Se cambiaron 18 millones 390 mil 656 metros cuadrados de superficie agrícola y de conservación a uso habitacional, comercial y de servicios (Tribuna de Querétaro 361, 27 de marzo de 2006).

El área que Armando Rivera otorgó a privados representó un 27 por ciento más de lo que su antecesor –Rolando García– autorizó. Además, ambientalistas de la ciudad como América Vizcaíno, Pamela Siurob Carvajal y Guadalupe Hernández Oria, coincidieron en señalar que los ‘desmedidos’ cambios de uso de suelo que autorizó el Gobierno Municipal pudieron ocasionar graves daños a la biodiversidad de la capital.

El conflicto de la zona del bosque tropical de más de cinco mil hectáreas, conocida como Peña Colorada, tuvo banderazo de salida en este gobierno.

El 27 de noviembre de 2001, el ayuntamiento de Querétaro declaró como área natural protegida con categoría de “zona sujeta a conservación ecológica” a Peña Colorada.

Sin embargo, por “inconsistencias jurídicas” el anterior decreto fue anulado en la sesión ordinaria del cabildo de Querétaro el 6 de septiembre de 2006 (Tribuna de Querétaro 411, 4 de julio de 2007).

El español Amadeo Valladares, la piedrita en el zapato de González Valle

El 2 de noviembre de 2006 la Guardia Municipal disolvió con autoritarismo y violencia, una manifestación de un grupo de jóvenes queretanos en Plaza Constitución que buscaban recordar a los muertos de Atenco y Oaxaca, además de exigir que la Policía Federal Preventiva saliera del estado mencionado (Tribuna de Querétaro 388, 13/11/06).

El encargado de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal en el gobierno de Manuel González Valle, el español Amadeo Valladares Álvarez, fue citado por la Comisión de Derechos Humanos de la Legislatura, nunca se presentó y su jefe lo justificó argumentando que tenía “compromisos de trabajo ineludibles”.

Genaro García, activista de la manifestación, confesó que durante su traslado a las instancias correspondientes, un elemento de la policía le dijo: “ahora tenemos un español experto en antiterrorismo que nos está enseñando cómo partirles la madre a todos los pendejos como ustedes”.

Esta represión del gobierno panista y que colocó en la mesa de análisis a la administración del alcalde González Valle, fue documentada por este medio en noviembre de 2006.

Fueron varios los hechos que colocaron en duda la confianza hacia el servidor público español. Además de la represión señalada, también se supo del abuso sexual de una joven de 17 años por elementos de la Secretaría que presidió. Un agente de tránsito manifestó “que la actitud violenta de los elementos de seguridad tiene origen directo en las órdenes giradas por el propio secretario”.

En junio de 2007, Amadeo Valladares Álvarez, todavía secretario de Seguridad Pública Municipal, fue criticado por académicos de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) tras haber publicado un manual titulado La seguridad compromiso de todos.

Dicho escrito fue referido como “una publicación terrorista” por el académico Rubén García, quien fungía el cargo de coordinador de la Maestría en Psicología.

Valladares fue revelado como experto en terrorismo por la experiencia en los comandos del Ejército de Tierra Español.

Rubén García aclaró que Valladares se fundamentó, para la realización de su manual, en pensamientos del siglo XVI, basada en ideas de la España medieval de la Inquisición, en combinación con algunos aspectos de la cultura japonesa. Tiene su origen en el Oscurantismo de la Edad Media (Tribuna de Querétaro 412, 18 de junio de 2007).

Un mes después, tras haber nombrado al apóstol Santiago como protector de la Guardia Municipal, desató la discusión de académicos y el rechazo por parte de intelectuales, la cual fue “muy colonial y racista” según Juan José Bárcenas Casas, investigador de la Facultad de Filosofía de la UAQ (Tribuna de Querétaro 416, 30 de julio de 2007).

No sólo fue la mencionada nominación de Santiago, también se modificó el estandarte de la Guardia Municipal, el cual lucía la figura del apóstol, y, según los académicos, iba en contra del Estado laico y de la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público.

Además, el domingo 22 de julio de 2007 se realizó una marcha en la que integrantes de diversas corporaciones policiacas adscritas a la Secretaría que presidía Valladares durante la alcaldía panista, desfilaron por las calles del Centro Histórico en una ceremonia para rendir homenaje al apóstol Santiago.

Posteriormente, el alcalde panista optó por prescindir de los servicios de Valladares Álvarez. En su lugar quedó Armando Sánchez Estrada.

Manuel González Valle solicitó licencia al cabildo en abril de 2009 para contender por la gubernatura. Javier Vázquez Ibarra, quien era regidor, ocupó el cargo de alcalde hasta el término del trienio. González Valle perdió la contienda del 5 de julio de 2009 ante José Calzada.

Francisco Domínguez y la polémica por obras públicas

Después de convertirse en ser el primer alcalde panista electo con menos del 50% de la votación (hasta ese momento), a Francisco Domínguez Servién le tocó convivir con un mandatario estatal diferente al partido político que representa.

Por primera vez el alcalde y el gobernador no eran del mismo partido político.

Entre las acciones de su administración, se planificó la construcción del Distribuidor Capital (en la intersección de Bernardo Quintana y prolongación Corregidora norte). No obstante, hubo desperfectos que ocasionaron que la obra tardara más de lo previsto, que no se concluyera tal como se había anticipado y que motivara las críticas en la oposición.

Finalmente, a unos días de que pidiera licencia para contender por el Senado de la República, Domínguez Servién inauguró la obra pública.

Junto a Luis Vázquez Zepeda (director del Centro SCT y ex secretario de Obras Públicas Municipales de 2003 a 2009), el ex diputado federal hizo entrega de la obra el 4 de diciembre de 2011, y anunció que requirió una inversión de 190 millones de pesos.

Además de esta obra pública, en 2010 el entonces director del Instituto Municipal de Planeación (Implan), Arturo Maximiliano García Pérez, declaró a la prensa que se contemplaba construir un estacionamiento subterráneo en el Jardín Guerrero.

Aunque en un inicio afirmaba que era un proyecto factible y viable, con el transcurso de los días se canceló la posibilidad de llevarlo a cabo. Después incluso García Pérez dejaría la titularidad del Implan y se iría a trabajar a la ciudad de México.

Cuando Domínguez Servién pidió licencia al cabildo, en su lugar quedó María del Carmen Zúñiga Hernández, quien se venía desempeñando como regidora.

En sus poco más de siete meses de gestión al frente del municipio, Zúñiga Hernández se ha distinguido por las declaraciones homofóbicas.

La alcaldesa señaló públicamente que las parejas integradas por personas del mismo sexo era algo ‘antinatura’ y defendió el modelo de familia tradicional.

Por esta postura, Zúñiga Hernández fue denunciada ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH).

Jair Abdul Méndez Castillo, integrante de la comunidad Lésbico, Gay, Bisexual y Transexual (LGBT) y quien fue candidato a diputado federal por el Partido Social Demócrata (PSD) en 2009, consideró que “todo el agravio de la alcaldesa no quedará impune” (Tribuna de Querétaro 610, 24 de febrero de 2012).

Cuando Zúñiga Hernández entregue la estafeta a Roberto Loyola Vera, alcalde electo para el periodo 2012-2015, terminarán tres lustros de gobiernos de Acción Nacional en el municipio de Querétaro.

 

 

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba