Información

Aumento de pobreza en Querétaro triplica el promedio nacional

Por Martha Flores / Carlo Aguilar


 

La pobreza extrema en Querétaro aumentó 34.7 por ciento en solamente dos años: de 93 mil 400 habitantes que había en esta situación en 2008, se pasó a 125 mil 800 habitantes en 2010, cifra que equivale aproximadamente al 6.9 por ciento de la población total del estado, de acuerdo con mediciones hechas por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

 

Además, en este mismo periodo de tiempo el aumento en el porcentaje de pobreza en la entidad (en general) se incrementó tres veces más que lo registrado a nivel nacional: en Querétaro se pasó del 35.4 por ciento del total de la población en 2008 (618 mil 800 habitantes) al 41.4 por ciento en 2010 (760 mil 100 habitantes), lo que significó un incremento del seis por ciento.

 

Esto contrastó con lo ocurrido a nivel nacional, ya que el aumento en puntos porcentuales fue menor al dos por ciento, al pasar del 44.5 al 46.2 por ciento, según se desprende a partir de las cifras proporcionadas por el Coneval.

 

También con base en datos obtenidos del Coneval y de acuerdo a los criterios establecidos en la Ley General de Desarrollo Social, entre 2008 y 2010 (en el contexto de la crisis económica) el ingreso real de los hogares se redujo, especialmente en las áreas urbanas, por lo que en la población ubicada en la pobreza disminuyeron las carencias sociales de acceso a los servicios de salud; acceso a la seguridad social; servicios básicos en la vivienda; calidad y espacios de la vivienda, y rezago educativo.

 

Esto muestra un descenso, ya que pasó de 33 a 28.7 por ciento; mientras que en Querétaro disminuyó de 36 a 32.4 por ciento.

 

“Falta crear empleos”

Ana Isabel Roldán Rico, catedrática de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UAQ y especialista en el tema, identificó entre las problemáticas que encuentra actualmente en el país, la falta de oportunidades para la educación, pobreza y desempleo.

 

Acerca de la pobreza mencionó que se incrementó casi en un 10 por ciento con la crisis que vivió Estados Unidos, aun cuando el gobierno insistía que no ocurría esto, al decir que la economía estaba “blindada” y que no pasaría nada.

 

“A quienes afectó seriamente es a las poblaciones que están en condiciones de pobreza, generalmente es la población más vulnerable en cuestiones de crecimiento, son las que tardan más, en momento de crisis son las primeras afectadas, la falta de empleo, la falta de un ingreso seguro, el encarecimiento de los productos. Todo esto resulta una amenaza a las ventajas para estas poblaciones”, recalcó.

Sin embargo consideró que previamente la pobreza en México se estaba reduciendo aproximadamente en un 10 por ciento pero con la crisis de 2008, 2009 y 2010 aumentó al 40 por ciento de la población.

Ana Isabel Roldán propuso la generación de empleos como solución a la problemática, elevando la capacidad adquisitiva y fortaleciendo las condiciones de bienestar.

Afirmó que los programas de apoyo implementados por el gobierno de Felipe Calderón son los mismos que del sexenio anterior.

“Lo que ha hecho es continuar lo que se ha hecho anteriormente, el programa Progresa, si bien es para el mejoramiento de las condiciones de ingreso para la población, el fortalecimiento que pudiera tener la población, es lo mismo que Oportunidades y hasta hoy el gobierno de Calderón sigue manteniendo el mismo esquema”, recordó.

Dichos programas lo que hacen es acercar una cantidad de recursos económicos a las familias que están en mayores condiciones de precariedad, recibiendo un ingreso mensual dependiendo de cuántos niños tengan, en el nivel de educación que cursen; todo enfocado en el sentido de fortalecer al individuo para que la situación de pobreza no lo golpeé tanto y así pueda salir por sí mismo de la situación.

 

Se deben atender problemas de ingreso económico y educación

La académica identificó tres aspectos para incentivar: el mejor ingreso, mejor educación, mejores condiciones de vida, ya que se ha logrado abatir lo que es el rezago educativo, volviendo obligatoria la educación básica para todos, aunque todavía no se logre, apuntó.

La catedrática universitaria presentó como debilidad la falta de un programa de generación de empleos pensada en apoyar a la generación de jóvenes, pues la idea actual es apostarle a los niños, aunque no tengan condiciones para eso.

Roldán Rico manifestó que es necesario pensar en la sociedad de hoy y puso como ejemplo que siguen habiendo problemas de apoyo a la productividad del campo, lo que lleva a miles de mexicanos a salir del país y emigrar a los Estados Unidos.

Al preguntar sobre cuál debería ser la prioridad del gobierno, la especialista señaló que los principales rubros que deberían ser combatidos es el ámbito de la educación, alimentación e ingreso, tomando en cuenta que la pobreza tiene varias dimensiones, se deberían implementar programas específicos a cada sector de la población.

Expuso que sería necesario hacer un balance que llevara a identificar cuáles serían los logros y los fracasos, para replantear una política social que fuera más encaminada, ya que los gobiernos han hecho una política social generalizada sin pensar en que hay zonas que deberían ser tratadas de diferente manera.

 

“Pinal de Amoles, igual de pobre que municipios de Chiapas y Oaxaca”

Tras referirse al caso de las comunidades indígenas, la catedrática de la UAQ señaló que estuvieron rezagadas por las condiciones en que se planeó el desarrollo del país, pues se trató de fortalecer el lado industrial, olvidando a las comunidades indígenas.

“Hoy por hoy existe una mayor conexión con los pueblos indios y los espacios más desarrollados, lo que hace que haya mejores oportunidades, pero la lejanía, la falta de conexión, de educación, la falta de desarrollo en esos espacios es centenaria en este país y sacarlos de la pobreza implicaría hacer una política social más o menos generalizada hacia ciertos sectores.

“Pero necesitamos identificar dónde están, quiénes son, cuáles son sus principales carencias y entonces sí, enviar toda la fuerza del Estado para poderlos fortalecer. Necesitamos empezar a ser más claros en la focalización y a dónde se va a dirigir la política social. Eso sería una de las cuentas pendientes”.

Consideró que la educación necesitaría ser mucho más especializada, donde se respetara sus propias raíces culturales dotándolos para relacionarse en una sociedad que se abre aunque sus realidades y condiciones históricamente han sido distintas.

Finalmente planteó el caso Querétaro que está en nivel medio “ni estamos tan bien, ni estamos muy mal, el problema aquí es que necesitamos revisar la diferenciación, porque no es lo mismo hablar de Querétaro en conjunto que por municipios, porque Querétaro y Corregidora están entre los municipios mejor posicionados a nivel nacional, comparados por ejemplo con algunos de Guadalajara y Nuevo León.

“De 2 mil 500 municipios que existen en el país, Querétaro y Corregidora y San Juan del Río están bien colocados, pero si hablamos de los municipios serranos por ejemplo Pinal de Amoles está en las mismas condiciones que muchos municipios de Chiapas o Oaxaca que se encuentran en pobreza extrema”, concluyó.

Pobreza implica varios rubros, no sólo carencia de dinero

Definir los indicadores de pobreza resulta complicado porque se considera que la pobreza se asocia con la carencia de dinero: ésa es sólo una dimensión, la de establecer una cantidad mínima de recursos monetarios que se requieren para satisfacer necesidades básicas de las personas.

 

Existe también otra dimensión que es la de los derechos sociales, “se considera que una persona está imposibilitada para ejercer uno o más derechos cuando presenta carencias en al menos uno de los seis indicadores siguientes: rezago educativo, acceso a los servicios de salud, acceso a la seguridad social, calidad y espacios de la vivienda, servicios básicos en la vivienda y acceso a la alimentación”, aclaró la catedrática.

 

Roldán Rico definió el concepto de pobreza multidimensional como: “la persona que se encuentra en situación de pobreza multidimensional cuando no tiene garantizado el ejercicio de al menos uno de sus derechos para el desarrollo social, y si sus ingresos son insuficientes para adquirir los bienes y servicios que requiere para satisfacer sus necesidades”.

 

Por un lado quedan los vulnerables por carencia social, que son aquellas poblaciones que tienen limitado un derecho, ya sea el rezago educativo, el acceso a los servicios de salud, a la seguridad social, a una vivienda de calidad, a los servicios básicos en la misma y el acceso a la alimentación, los que no cuentan con algún ingreso y por lo tanto no pueden satisfacer dichas necesidades.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba