Información

Autoridades ocultan feminicidios: Lluvia Cervantes

Por: Marissa Sánchez/ Víctor López Jaramillo

En entrevistaen el espacio de noticias Presencia Universitaria, la activista Lluvia Cervantesseñaló que en Querétaro existe una “economía burocrática” para no registrar algunos casos de homicidios hacia mujeres como feminicidios y así, dejar estos casos sin resolver y darles “carpetazo” al interior de la Procuraduría General de Justicia del estado.

Además, señaló que esta economía burocrática es incluso machista y patriarcal ya que genera toda una estructura en la que autoridades y medios de comunicación hacen aparecer los feminicidios como “crímenes pasionales”, responsabilizando así a las mujeres de las situaciones de vulnerabilidad.

 

– ¿Cómo podemos definir la alerta de género y en qué momento debe activarse?

La alerta de género es una serie de mecanismos de emergencia que están previstos en la ley federal de acceso de las mujeres a una vida libre de violencia.Puede solicitarse por parte de una organización civil, por ejemplo de la Defensoría de los Derechos Humanos, cuando existen dos particularidades: Una, es cuando existen muchos casos que están apareciendo en medios de comunicación en cuanto a ciudadanos, ciudadanas denunciando sobre feminicidios y desapariciones de mujeres, principalmente feminicidios. La otra particularidad es cuando de pronto alguien nos empieza a cuestionar que Querétaro tal vez todavía no tiene la cantidad de casos que podríamos encontrar en el estado de México o Guanajuato o en Puebla.

También cuando las autoridades están demostrando inoperancia en los casos que sí se presentan, lo cual es una realidad que podemos encontrar particularmente en el estado de Querétaro. Entonces la alerta de género es un proceso, no es simplemente algo que de pronto ya se solicita y de pronto ya se decreta que hay alerta de género.

 

En generallo que hace es que una organización o la defensoría solicitan que se declare alerta de género en una entidad y entonces se solicita al Inmujeres, que es la secretaria técnica del sistema nacional para prevenir, atender, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres.

 

Luego se genera un proceso, un grupo de trabajo, que va a generar un informe que se va a presentar ante las autoridades, las cuales van a decidir si aceptan ese informe con recomendaciones para el estado o si lo desechan.Después viene una serie de acciones en que la alerta llama a la acción, en caso de que las autoridades no aceptaran este informe o las recomendaciones que se hacen.

Una vez aceptado el informe, las autoridades tienen unos seis meses para implementar las recomendaciones. Anteriormente era más complicado porque implicaba que todas las entidades estuvieran como opinando si una en particular merecía o si necesitaba como esta alerta de género. Actualmente hubo una reforma que implica que solamente se genera este grupo de trabajo que está conformado por un representante o por una representante del Inmujeres, alguien de la Defensoría de Derechos Humanos, alguien del mecanismo de avance en la entidad para las mujeres, dos personas académicas de la entidad y dos personas académicas a nivel nacional.

Entonces este grupo de trabajo hace el informe y en caso de haya resistencia por parte de las autoridades,eso implicaría la existencia de una alerta de género porque las autoridades no están siendo sensibles a la problemática. Lo mismo sucede si se presenta, se acepta el informe, pasan seis meses y estas recomendaciones no se implementan.

Las recomendaciones que se van a incluir en el informe tienen que ver con que, por ejemplo, se haga público a la sociedad que tenemos una alerta de género en la entidad y que se generen estrategias como una fiscalía especializada en feminicidios con personasque estén sensibilizadas y calificadas;además de que se sepa lo que es un feminicidio y, bueno, estrategias que impliquen presupuestos particulares para atender la violencia contra las mujeres.

 

¿Cuál es el estándar que impone la ley para llamar a la alerta de género?

El asunto es que tenemos aquí algo que es muy complejo. Desde el 2013 tenemos una tipificación penal del feminicidio en Querétaro y el problema principal es que pareciera que las autoridades hacen todo lo posible para que los nuevos casos no sea calificado ni sean investigados como feminicidios.

Tenemos esta especie de“economía burocrática”, incluso machista y patriarcal, que hace que en cuanto aparece un nuevo caso, lo primero que hacen las autoridades, en contubernio con algunos medios de comunicación, es catalogarlo como“crimen pasional” y, bueno, el crimen pasional no es un delito que esté calificado en el código penal. Más bien lo que se está buscando cuando se nombra “crimen pasional” al feminicidio es desencadenar una serie de reacciones sociales que implicarían hacer sospechosa a la victima de lo que le pasó. Eso hace que sea más fácil darle carpetazo a estos casos en particular.

Respecto a la forma de medirlos, el ejercicio que se ha hecho por parte de organizaciones de la sociedad civil desde hace varios años, ha sido un registro meramente hemerográfico. Se busca en secciones policiacas, casos que están sonando en redes sociales o en medios de comunicación y en función de las características que aparecen en los cuerpos y de antecedentes de violencia que habían tenido estas mujeres, se establece una sospecha de que son feminicidios.

El problema está cuando solicitamos un reporte a las autoridades sobre cuántos feminicidios hubo en Querétaro en este año. En ese sentido hemos escuchado declaraciones que dicen que sólo dos. Es decir, sólo dos casos los están siguiendo con estas características.

 

Hemos llegado en los últimos meses en una estación de emergencia ¿Cómo ha sido este incremento? ¿Qué han respondido las diferentes autoridades tanto del PRI como del PAN?

El cambio de color no ha cambiado el modus operandi. Tanto el procurador anterior como este procurador, ya en varios medios de comunicación han hablado de crímenes pasionales. Incluso el actual procurador declaró que no es cierto que a las mujeres las maten por ser mujeres; de entrada, ya está negando que exista violencia específica contra las mujeres y que existan feminicidios.

Evidentemente no investigarán ningún otro caso de acuerdo al protocolo para feminicidios, si, ya de entrada, están negando que exista este tipo de violencia.

Otra que nos parece muy grave y que ha estado sonando en medios de comunicación, son estas declaraciones realizadas por personas como la diputada Carmen Zuñiga, diciendo que una estrategia para prevenir los feminicidios es que las mujeres “nos demos a respetar”.Esto, a fin de cuentas, es otra vez repetir que las mujeres somos las culpables de la violencia que vivimos, por cómo nos vestimos, por si no tenemos la cena lista, por si no nos cuidamos lo suficiente, por si nosotras educamos a los machos. Por cualquier situación, las mujeres siempre vamos a ser culpables, no porque haya asesinos, no porque haya personas que llevan al extremo los prejuicios machistas, sino porque las mujeres no nos cuidamos lo suficiente, y bueno, este seguimiento hemerográfico que organizaciones han hecho desde hace tiempo, arrojó en lo que va del año,la cifra de 19 casos.Las características de estos casos, coinciden con la tipificación del feminicidio en Querétaro, que son cuando un cuerpo tiene signos de violencia sexual cuando está expuesto en vía pública por ejemplo, cuando le hacen o hay mutilaciones degradantes, cuando hay algunas sospechas de necrofilia, o cuando hay antecedentes de que hay una persona cercana como una relación de pareja o expareja que ya tenía antecedentes o amenaza de violencia por ejemplo.

 

¿Cuál es el panorama ante este regreso del ala conservadora de Acción Nacional?

Bueno, varias organizaciones que trabajamos en la promoción y defensa de los derechos sexuales, estamos muy preocupadas y, bueno, también ocupándonos. La diputada ya tenía sus propios antecedentes cuando fue presidenta municipal, pues realizó declaraciones en el tenor de que casi todos los males de la sociedad ocurrían porque existen homosexuales.

Esto demuestra que no hay una capacitación en derechos humanos ni siquiera o que, a la diputada, no la están asesorando lo suficiente en materia de derechos humanos. Estos y otros rumores, que apenas ayer empezaron a circular en redes sociales, me gustaría que recibieran seguimiento, en tanto se está señalando que es posible que desaparezca el Instituto Estatal de las Mujeres, así como los institutos municipales. Esto ya se había escuchado, que los municipios iban a concentrar los institutos en el instituto municipal de la familia, lo cual es muy preocupante.

Si estamos hablando de autoridades que están negando la violencia contra las mujeres, de un procurador que dice que a la mujeres no nos matan por ser mujeres, de una negación sistemática de leyes federales y tratados internacionales que están reconociendo que hay que hacerle un énfasis en disminuir esta brecha porque los ejercicios de los derechos son diferentes para mujeres y hombres y nosotras somos las que en general tenemos menos acceso a este ejercicio de derechos,  entonces es muy preocupante y estamos a la espera de que realmente se confirme esta información.

De entrada, no puedes simplemente decir que no existe violencia contra las mujeres ni mirar a las mujeres sólo como madreso futuras madres. Esto es lo que implicaría que un instituto o una secretaria de la familia se encargarantambién de los asuntos de las mujeres.Nos redicen solamente a la categoría de madres.

 

¿Querétaro debe ser declarado en alerta de género urgentemente?

Así es, yo pienso que sí, en tanto no queremos evidentemente que ocurra ni uno solo más. Pero el problema principal tiene que ver con la indolencia y la falta de sensibilidad de las autoridades, que no hay un reconocimiento ni siquiera de que existe violencia contra las mujeres.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba