Información

Bodas gay, un derecho ganado

 

Por: David Eduardo Martínez Pérez

El 23 de septiembre de 2012, el empresario y promotor cultural Aníbal Gámez y su novio se ‘casaron’ en un jardín de La Cañada. Los acompañaron 300 invitados, principalmente amigos y familiares.

 

 

 

Esa ‘boda’ fue simbólica, pues para que su matrimonio tuviera validez legal, ambos tuvieron que desplazarse al DF un par de semanas antes y formalizar su relación ante un juez de la delegación Cuauhtémoc.

Sobre la ceremonia en La Cañada, Gámez señaló que “fue una ceremonia parecida a la católica, con ritos muy similares, no tanto porque quisiéramos una boda católica, sino porque buscábamos una ceremonia de tipo espiritual, que expresara nuestras creencias.

“Sabemos que la Iglesia católica no se caracteriza precisamente por su apertura con respecto al matrimonio gay, pero queríamos algo que fuera más allá del trámite, una ceremonia para compartirla con nuestros amigos y familiares”, manifestó.

El también dueño del Maximiliano Bar reconoció que la discriminación existe y que aún falta mucho para alcanzar el mismo reconocimiento que tienen los matrimonios heterosexuales, pero niega buscar una confrontación directa con grupos conservadores.

“Nosotros no hacemos nada fuera de vivir y trabajar, no molestamos a nadie. Por supuesto que nuestro trabajo lo hacemos dentro de la comunidad gay, pero no es tanto un planteamiento de ir en contra del sistema o de lo establecido, más bien nos limitamos a hacer nuestra vida.

“Claro que nuestra vida está relacionada con el mundo gay y eso puede ser interpretado como una posición de lucha, aunque en realidad no sea así. Yo antes sí lo veía de esa manera pero ya no, simplemente es nuestra forma de vivir como cualquier ciudadano.”

La adopción es una posibilidad

Aunque no han intentado darse de alta en el Seguro Social porque ninguno de los dos percibe un salario fijo, Gámez y su esposo manifestaron que hay derechos que buscarán ejercer como es el caso de la adopción.

“En otras cuestiones sí realizaremos trámites desde la perspectiva de un matrimonio, si hubiera una herencia, por ejemplo, o una adopción, aquí se nos tendría que reconocer como válido nuestro matrimonio aunque este estado no realice bodas gays.”

El promotor reconoce que existe mucha desinformación en materia de adopciones, por ejemplo, y que mucha gente todavía cree que los matrimonios como el suyo son legales únicamente en el Distrito Federal, por lo que sólo allá podrían adoptar.

“Uno de los diputados de aquí comentaba que si una pareja homosexual adoptada aquí, la adopción no sería válida. A mí eso se me hizo una declaración muy peligrosa y muy atrevida de su parte. ¿Cómo puede un diputado negar los dictámenes de la Suprema Corte? Es un pensamiento que me da miedo”, advirtió.

En este sentido recuerda que todavía hay mucho trabajo por hacer en materia de equidad, pero advierte que no todo está perdido, al señalar como ejemplo el caso de Oaxaca, donde se acaban de otorgar amparos para que parejas homosexuales puedan casarse en ese estado, aun cuando no hay una legislación local que lo permita.

“Por supuesto que es absurdo tener que ampararse para acceder al matrimonio, pero estamos conscientes de que es un proceso social con intereses políticos y económicos de por medio. Estados conservadores siempre van a existir y hay algunos hasta más conservadores que Querétaro.

“Incluso en el Distrito Federal, no todas las delegaciones están igualmente concientizadas. Es un trabajo de siempre, no se puede bajar la guardia. Nosotros queremos hablar del tema, pero siempre habrá una contraparte que quiere que se cierren esos temas.”

Finalmente, lamentó la existencia de un discurso que es incapaz de ver las intenciones que existen entre las parejas del mismo sexo que quieren adoptar y no pueden hacerlo porque hay quien prefiere ejercer el prejuicio y la discriminación.

“Resulta ridículo cómo se ve con más naturalidad la violencia y la muerte que asola al país que algo que se hace por amor a otra persona… a veces nos pintan como si quisiéramos ir a comprar niños al supermercado, cuando la idea es darle amor y cariño a un niño que ha sido abandonado”, consideró.

{loadposition FBComm}

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba