Información

Cadenas comerciales han transformado al tradicional pan de muerto

Por: Sara Mandujano

PARA DESTACAR: A pesar de variaciones entre estados y culturas, el pan de muerto que se hace en México tiene una similitud, y es que en todos los casos representan el cuerpo de un difunto. Además, hasta la fecha, el pan de muerto es la pieza central de los altares de muertos.

El pan de muerto tradicional queretano es aquel que se hace con naranja y canela

El pan de muerto tradicional en Querétaro era una pieza llamada “alma”. Tenía la forma de un del cuerpo de un difunto y era hecho con harina blanca, azúcar, huevo y mantequilla. El producto contaba con un mejor sabor que el actual pan de muerto, ya que se le ponían distintas esencias, comentó Juan Buenrostro Estrella, propietario de la panadería ‘Súper Pan: las Conchas”.

El empresario, cuya familia se ha dedicado a la panadería durante cinco generaciones, consideró que la desaparición del tradicional pan de muerto en Querétaro se debe la proliferación de las grandes cadenas de centros comerciales y centros de autoservicio, mismos que ofrecen productos de bajos precios en los que no se toma en cuenta el largo proceso de elaboración de el pan artesanal.

Por su parte Cipriano, quien elabora los productos en ‘Súper Pan: las Conchas’, apuntó que el pan de muerto tradicional de la entidad queretana es aquel que se hace con naranja y canela. Explicó que en México existen gran variedad de ingredientes con los que se prepara el pan de muerto.

“Depende del estado, de la cultura y las tradiciones. Hay pan únicamente de mantequilla o hasta pan que, en vez de fermentarlo con levadura, lo fermentan con pulque, y le da otro sabor totalmente diferente”, apuntó Cipriano.

Sin embargo, el pan de muerto que se hace en México también tiene una similitud, y es que en todos los casos representan el cuerpo de un difunto. Además, hasta la fecha, el pan de muerto es la pieza central de los altares de muertos y su tradición inició antes de la conquista española en el siglo XVI.

En tanto, Enrique, quien también es panadero, explicó que en el proceso para elaborar el pan tradicional se debe preparar la masa, añadir harina, huevo, levadura y agua. Se forman las figuras y se deja que la masa se infle, para después cocerla en el horno frío.

Enrique puntualizó que el pan se hornea entre 15 y 20 minutos, dependiendo del tamaño de la pieza: “Si se deja menos tiempo del que necesita hornearse, una vez fuera, se desinfla y pierde su volumen”. Finalmente, el producto se barniza con mantequilla, se deja enfriar y luego se pasa por azúcar.

Los dos panaderos, Cipriano y Enrique, coincidieron en que la elaboración del pan del muerto es una parte importante de las tradiciones del país que no debe perderse. Recordaron que la temporada inicia a mediados de octubre y se elabora el pan cada tercer día, hasta el 29 de octubre, que se cocina diario.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba