Información

Caso BMW: 80 meses de impunidad

Por Víctor López Jaramillo

12×80. Doce horas por 80 meses de impunidad. Ésa fue la ecuación de la protesta que el escritor Julio Figueroa Medina realizó este miércoles 27 de julio porque el homicidio de Marco Antonio Hernández Galván, el Caso BMW, sigue impune.

 

Figueroa Medina se plantó desde las ocho de la mañana en Plaza de Armas, frente a Palacio de Gobierno, donde despacha el gobernador Calzada Rovirosa, con un par de pancartas que decían: “Señora Justicia Queretana: ¿Quién mató a Marco Antonio Hernández Galván (1986-2004-2001). Queremos saber” y “BMW 80 meses de impunidad. 58 a cuenta de Francisco Garrido y 22 a la cuenta de José Calzada. He ahí los hechos».

 

 

Durante el transcurso de la mañana, el secretario de Gobierno, Roberto Loyola Vera, se acercó al escritor y le preguntó si no quería una silla para su estancia en la protesta, que duraría 12 horas.

 

“En la cuestión de la silla me apendejé, dicen mis amigos: –Les hubieras pedido la silla del preciso o ya de a perdida la silla del procurador, así sí caminaría el caso de la BMW, jajajaja”, narró después el escritor en su crónica personal.

 

Minutos después, al pasar por el lugar, el obispo emérito de la diócesis de Querétaro, Mario de Gasperín, dialogó con Figueroa:

–¿Pidiendo justicia, Julio?

–Pidiendo justicia…

–Que Dios te dé fuerzas y entereza.

–Gracias, don Mario.

 

En un mensaje previo, el autodenominado “Palabrero ambulante” dijo que su protesta era pacífica, que sólo busca mantener en la memoria de los queretanos tal hecho de impunidad.

 

“No soy un peligro de alto riesgo para la paz queretana. Soy una memoria ciudadana en lucha abierta contra el silencio del poder. Una palabra desnuda frente al oscuro poder”, expresó.

 

Figueroa Medina se dijo inspirado por el movimiento del poeta Javier Sicilia: “haciendo visible el crimen que el poder quiere volver invisible. El amasiato del poder: Garrido-Calzada-Ciertos Empresarios. Protesta de amor comunitario”.

 

En su crónica, Figueroa consideró que fueron 12 horas ciudadanas en que un simple ciudadano trata de hacer visible lo que el poder quiere volver invisible: 80 meses del crimen de la BMW.

 

“Doce horas en que un modesto ciudadano lleva el caso a la plaza pública, mientras que para el gobierno no es tema de Informe de Gobierno. En esta lucha nunca he estado solo. Siempre han estado conmigo ciudadanos amigos y amigos ciudadanos de todos los colores políticos, coincidiendo en la causa de la justicia contra la impunidad del poder. Gracias”.

 

Cabe recordar que el día del Informe del Gobierno de Calzada Rovirosa, el domingo 24 de julio, al escritor Julio Figueroa no se le permitió acercarse a la Plaza de Armas a realizar su protesta pacífica pues un cerco impidió a todo ciudadano acercarse al lugar mientras el gobernador asistía al acto protocolario en la Legislatura.

 

Caso BMW, no resulta sencillo: Procurador

Para el Procurador de Justicia estatal, el asesinato de Marco Antonio Hernández Galván, cometido el 27 de noviembre de 2004, es un hecho complejo de resolver por el tiempo transcurrido pero el caso no está cerrado, “ni ese ni ningún otro expediente”.

Entrevistado por la periodista Claudia Ivonne Hernández en el noticiario vespertino Así Sucede, Durán Becerra titubeó al responder la pregunta de cuál era el estado de la investigación del Caso BMW, como es conocido tal acontecimiento, y dijo que no resulta sencillo dar con el homicida.

“No resulta sencillo después de siete o seis o cinco o lo que sea, retomar todos los detalles de la investigación. Desde luego, se han venido, estudiando, analizando, realizando algunas diligencias, algunas acciones adicionales con la finalidad de lograr el esclarecimiento del hecho pero en materia de investigación de delitos, lo que sucede es que entre más tiempo transcurre, más complicado se vuelve el poder esclarecer una situación determinada”, manifestó el procurador.

Agregó que siguen al pendiente de seguir recabando información.

“Definitivamente necesitamos ir en búsqueda, lo hemos intentado, de mejores elementos probatorios que nos permitan especificar quiénes fueron las personas que participaron en este suceso en que perdió la vida este joven, con la finalidad (que) en cuanto se cuente con alguna información al respecto se pueda proceder en contra de quien aparezca como probable responsable”, afirmó.

Defendió el trabajo de la Procuraduría y de su antecesor, Juan Martín Granados Torres, pues dijo que desde 2004 que la Procuraduría inicio la investigación, no se ha obtenido información útil para poder determinar al responsable del asesinato.

“Pero estamos al pendiente de recabar información, de desahogar los medios de prueba que por la naturaleza del hecho, sean, llamémosle posibles, desde el punto de vista de la investigación delincuencial para saber si en un futuro no muy lejano se pudiera tener un resultado en el asunto”, concluyó.

 

Con testigos pero sin culpables

 

Se llama Caso BMW al asesinato del joven Marco Antonio Hernández Galván, cometido el 27 de noviembre de 2004 presuntamente por un sujeto que viajaba en una camioneta de lujo BMW X-5 negra.

 

Tras un incidente de tránsito con los pasajeros de un Tsuru blanco, en donde viajaba Marco Antonio con sus amigos, se suscitó una discusión que terminó abruptamente cuando uno de los tripulantes de la camioneta BMW disparó un arma de fuego que hirió y mató al joven.

 

En declaraciones periodísticas hechas en 2005, Gerardo Miguel Alcántara, principal testigo y que viajaba con Marco Antonio Hernández, señaló a un importante miembro de la clase empresarial queretana de ser quien disparó y asesinó a su amigo.

 

Hasta el momento no se ha encontrado el autor del crimen.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba