Información

CEA se ha vuelto “oficina recaudadora de impuestos”

Fernando Arrieta notó que en los recibos de agua del periodo de enero de 2012 a enero de 2013 tuvo un incremento del 30%

Por: Miguel Tierrafria

“La Comisión Estatal de Aguas (CEA) se ha convertido en una oficina recaudadora de impuestos del Gobierno del Estado porque tienen como una necesidad de cobrar a como dé lugar y lo más que se pueda”, denunció Fernando Arrieta, ciudadano del fraccionamiento Balcones Coloniales –ubicado en el noreste de la capital– que ha solicitado a las autoridades explicación y documentos oficiales –en dos ocasiones– respecto al incremento del 30 por ciento en el cobro del servicio.

Él comenzó a observar que en los recibos de agua del periodo de enero de 2012 a enero de 2013 ha tenido un incremento del 30 por ciento.

El 4 de febrero emitió una carta al gobernador del estado de Querétaro, José Calzada Rovirosa, con copia al entonces presidente de la Mesa Directiva de la LVII Legislatura, Braulio Guerra Urbiola, para que tuvieran conocimiento sobre la situación del incremento trimestral en las tarifas, que si bien el Código Urbano lo prevé, Fernando Arrieta aseguró que los aumentos se realizan sin autorización del Consejo Directivo de la CEA.

Este medio posee copia de la carta, en donde se observa el sello del Poder Ejecutivo.

“Le hice prácticamente una denuncia al señor gobernador de que la CEA estaba aplicando aumentos que no procedían, puesto que estaban fuera del contexto económico nacional si tomamos en cuenta que el índice de inflación anual anda en el orden del cuatro por ciento y los salarios mínimos igual.

“Entonces es algo exagerado un 30 por ciento de aumento en un servicio básico como lo es el agua. Yo lo considero abusivo por parte del CEA porque no tiene uno manera de rechazarlo o discutirlo como ciudadano”, advirtió Fernando Arrieta.

En la carta que posteriormente emitió al vocal ejecutivo de la CEA, Habib Wejebe Moctezuma, le solicitó que de acuerdo al Código Urbano (en el artículo 472) es responsabilidad de este organismo dar la información de la tarifa aplicada impresa en el recibo de pago, asimismo le solicita que se publique el acuerdo de las tarifas fijadas por el Consejo Directivo.

La contestación que recibió por parte de la CEA fue que “me respondieron con otra cosa diferente”.

“Me ponen un artículo que precisamente pido y en los otros que yo le estoy pidiendo que me den a conocer la información, no tienen para qué ponerme esto puesto que tengo el Código Urbano y estoy haciendo mención a los artículos, entonces ellos alegan que tienen la facultad de hacer los incrementos.

“El código es muy claro de que debe ser autorizado por el consejo y además publicado, y luego dice así como el artículo 463, que dice: cada trimestre la CEA ajustará las tarifas en forma proporcional a los factores de aumento de personal, equipo e instalaciones, dicho ajuste se aplicará de forma automática por la CEA sin necesidad de acuerdo de su consejo directivo.

“Efectivamente el 463 dice esto, sólo que para que ellos puedan hacer esto tiene que haber previamente una autorización del consejo directivo para que puedan hacer las actualizaciones trimestrales, si no la hay no la pueden hacer y aquí pareciera que se lo pasaron por otro lado, entonces la respuesta de ellos me pone en la duda de si la CEA es un edificio, es un organismo tan autónomo que pueden hacer lo que ellos quieran con las tarifas”, lamentó.

“No puede haber ya ningún incremento”

Fernando Arrieta buscará a través de distintas instancias que ya no siga el incremento de tarifas de forma bimestral, sino que vaya en proporción a la inflación anual que se presenta en México y que se deje de lado la interpretación sesgada del Código Urbano estatal.

“Que la CEA pare inmediatamente cualquier aumento, o sea si ya aumentaron el 30 por ciento, que ahorita pare cualquier incremento que tienen pensado para los trimestres que vienen, no puede haber ya ningún incremento.

“Mientras se discute qué pasó con esa interpretación de la ley que ellos hacen y además, yo aquí solicitaría su colaboración, su asesoría para presentar una iniciativa para modificar el Código Urbano para que quede perfectamente claro los artículos y su aplicación y se fije un máximo de incremento anual que pudiera tener derecho la CEA de aplicar y no dejarlo al arbitrio de ellos.

“Propondría que de entrada que ese máximo anual fuera de cuatro al cinco por ciento o lo que representa la inflación y los salarios mínimos. No más allá, y que no fuera trimestral”, concluyó.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba