Información

Combatamos al Alzheimer social para no olvidar los miles de muertos: Sicilia

David Eduardo Martínez Pérez

 

“Debemos evitar el Alzheimer social, no hay que olvidar a los muertos y desaparecidos”, dijo el poeta Javier Sicilia durante una videoconferencia pronunciada en el marco del Segundo Congreso Estatal Ciudadano de Derechos Humanos, organizado por académicos de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ).

 

Sicilia insistió en que las desapariciones de activistas sociales son un síntoma claro de que existe un desprecio hacia las propuestas encaminadas a generar un esquema de seguridad ciudadana centrado en las personas.

 

Aseguró que hoy, cada hombre mujer, anciano y niño mexicano se encuentra desprotegido por un Estado que debería brindar seguridad a sus ciudadanos.

 

El poeta advirtió que el hecho de que más de 60 mil mexicanos hayan perdido la vida en los últimos cinco años, viéndose además criminalizados y borrados de la historia, constituye un delito de lesa humanidad.

 

Consideró que la situación que enfrenta hoy el pueblo mexicano, es exactamente igual a la que enfrentaban los judíos dentro de la Alemania Nazi, pues se está generando un fenómeno de violencia colectiva donde a las víctimas se las criminaliza en lugar de dárseles protección.

 

Al citar a la filósofa y mística francesa Simone Weil, Javier Sicilia manifestó que si todos cumpliéramos con nuestro deber de respetar la vida, no habría necesidad de reclamar ningún derecho.

 

Pero advirtió que, dado que el Estado no está cumpliendo con ésta obligación, es preciso que los derechos fundamentales sean reclamados por aquellos a quienes sistemáticamente se les niegan.

 

El poeta enfatizó que hace falta generar una ética del deber ciudadano que dé paso a los mecanismos necesarios para que la ciudadanía pueda existir de manera pacífica. Aseguró que, mientras el Estado no responda, los ciudadanos tenemos la obligación de protegernos entre nosotros y construir un ambiente de civilidad.

 

Poco antes de terminar su participación en el congreso, Sicilia declaró que es vital que las universidades generen departamentos dedicados a recuperar las historias de los muertos, lesionados y desaparecidos.

 

Resaltó que se debería recuperar nuestra memoria y nuestra cultura para resurgir como nación y evitar que se siga difundiendo la violencia.

 

Miguel Concha pide la creación de una Ley de Seguridad Humana

En el mismo sentido que el dirigente del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, habló Miguel Concha Malo, catedrático de la UNAM y director del Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria.

 

Concha Malo advirtió que por más importante que resulte combatir al crimen organizado, este combate nunca justifica el atropello a los derechos humanos.

 

Mostrándose crítico con las diversas iniciativas a las leyes de seguridad ciudadana que a lo largo de este sexenio ha presentado el Gobierno Federal, Concha aseguró que se debe generar un sistema destinado a la protección de las personas y de su dignidad. Señaló además que esto debe ir acompañado por un proceso de desmilitarización.

 

Indicó que resulta preocupante que el Estado se enfoque más por garantizar la gobernabilidad que por garantizar la seguridad de personas de carne y hueso. Remarcó haber expresado a Felipe Calderón urgencia de respetar la Constitución y no torcerla por intereses políticos.

 

Miguel Concha alertó sobre la inconstitucionalidad que existe en el hecho de que en tiempos de paz se utilice al Ejército para combatir al crimen, cuando una las funciones de éste consiste en proteger a la nación cuando se vea invadida por algún enemigo externo.

 

Pidió la creación de una Ley de Seguridad Humana que neutralice la amenaza de un Estado policial y militarizado.

 

El catedrático dijo que los ciudadanos debemos ser el centro de las propuestas de seguridad y que si el Estado no garantiza la dignidad de los ciudadanos, entonces no está cumpliendo con lo que le toca hacer.

 

Por su parte, José Narro Robles, Rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), planteó la necesidad de una política ciudadana de seguridad que respete el marco de la democracia.

 

Narro Robles advirtió que aunque somos un país con potencial, nos encontramos sumidos en un bache que sólo podrá ser eliminado una vez que hayamos construido una cultura donde todo mexicano tenga acceso a las mismas oportunidades educativas, sanitarias y económicas.

 

Aseguró que hay entidades públicas que deben transformarse para evitar situaciones como la que estamos viviendo en este momento. De igual manera, pidió que los derechos humanos dejen de ser meras aspiraciones y se transformen en realidades tangibles donde podamos saldar nuestras deudas con quienes se han visto marginados y excluidos del desarrollo.

 

“Sicilia es un ejemplo de trabajo y valentía”: Blanca Gutiérrez Grageda

Blanca Estela Gutiérrez Grageda, directora de la Facultad de Filosofía de la UAQ, explicó que en México aún no se han aplicado los principios contenidos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

 

Insistió en que es lamentable que después de 63 años, los postulados de esta declaración sigan siendo meros ideales.

 

La académica citó como ejemplos de violaciones a la declaración, las diversas formas de violencia perpetradas por el Estado, el crimen organizado y el sistema económico neoliberal. Aseguró que México está “dañado en sus basamentos” y que la guerra no es la solución a los problemas nacionales.

 

Agradeció a Javier Sicilia por “ser ejemplo de trabajo y valentía” y “encabezar uno de los movimientos más importantes del país”. Al mismo tiempo, enfatizó que la sociedad debe articularse para combatir la impunidad y exigir que se le dé plena vigencia a la declaratoria de los derechos humanos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba