Información

Comercio, inseguridad y gentrificación: riesgos para El Tepe como “barrio mágico”

Señaló que el giro turístico del programa propiciaría que los vecinos usaran —o vendieran— sus espacios de vivienda para aprovechar la nueva economía del lugar, lo que implicaría su desplazamiento.

El intento del Municipio de Querétaro para convertir El Tepetate en “barrio mágico” amenaza con que se pierda la tradición comercial de la zona y el distintivo cultural que sus habitantes conciben como su “esencia”, advirtió Emiliano Duering Cufré, doctor en urbanismo y docente de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), quien agregó que privilegiar el uso comercial en este espacio —y desequilibrarlo con el uso habitacional— lo volvería seguro por el día, pero sólo hasta que cierren los comercios instalados.

Duering Cufré indicó que a largo plazo la industria turística sería la más se beneficie de este cambio, a pesar de que el programa del presidente municipal capitalino, Luis Bernardo Nava Guerrero, traiga algunos beneficios a los habitantes. Señaló que el giro turístico del programa propiciaría que los vecinos usaran —o vendieran— sus espacios de vivienda para aprovechar la nueva economía del lugar, lo que implicaría su desplazamiento.

Puntualizó que para atraer turistas al lugar se tendrían que mejorar espacios públicos, equilibrar sus usos comerciales y de vivienda, mejorar el transporte público, resolver el problema del estacionamiento y el del sistema de recolección de basura, así como incentivar la cultura del lugar con proyectos sociales y culturales. “En ese momento va a poderse planear un turismo sustentable y no esta cosa que está surgiendo al revés”.

Las dos principales propuestas de desarrollo de Querétaro son de los sectores turístico e industrial, señaló el especialista, pero también indicó que volver a la Otra Banda un “barrio mágico” es una posibilidad de ampliar la zona de interés, pues el Centro Histórico es demasiado pequeño para la difusión turística. Dar el carácter de “pueblo mágico”, podría implicar una gentrificación (el desplazamiento de personas de una clase social por otras de una más elevada) en la zona.

Reacción en cadena

En cuanto al tema de la alteración económica y la migración, abundó que intensificar el comercio y darle un giro hacia el turismo podría propiciar que las personas opten por convertir sus casas en comercio y fueran a radicar a otra zona. Esto a su vez provocaría que se hiciera más inseguro por la predominancia de comercios, en lugar de un equilibrio de estos con espacios habitacionales.

Respecto al tema de la seguridad explicó que si el espacio público se orienta desproporcionadamente al comercio, tenderá a que durante el día sea una zona segura pero en la noche empezará a ser sumamente inseguro debido a que la presencia de personas en el área será escasa.

Por otro lado —y también relativo a la remodelación del mercado— informó que ha escuchado de vecinos del lugar que temen que se pierda la “esencia del Tepe”, que se vuelva un centro comercial en el que los “viejos locatarios no tengan posibilidad de estar dentro porque se va a ir encareciendo y les van a ir comprando sus lugares para vender otro tipo de cosas más dirigidas para el turismo que para la población local”.

El catedrático ejemplificó un posible futuro de El Tepetate con el municipio potosino de Real de Catorce: “lo que pasó fue que toda esta difusión turística sobrepasó las capacidades del municipio”. Siendo esta demarcación relativamente pobre, cuando llegó la iniciativa de los “pueblos mágicos” del Gobierno Federal —similar a la de “barrios mágicos” capitalina—, la población empezó a comercializar sus viviendas, así como productos y servicios en la calle de manera no controlada, por lo que su administración resultó con menor capacidad de atención hacia los habitantes.

Nava, dudoso discurso

El programa de la ruta de Barrios Mágicos fue propuesto por Luis Bernardo Nava durante su candidatura por la alcaldía capitalina para hacer un “rescate urbano” de zonas entre las que se contemplan las colonias España, El Tepetate, Hércules, Santa María Magdalena y Santa Rosa Jáuregui. Dijo que buscaría dar a conocerlos para que “no se sientan viejos ni olvidados” y se comprometió a “rehabilitar” dos barrios por año puesto que “estando tan céntricos no deben sentirse marginados del desarrollo de nuestra ciudad”.

Al respecto, Duering Cufré inquirió: “Luis Nava mencionó que tenía la intención de ‘rescatar espacios’ de ‘redignificar’ la zona y que el turismo ayudara a ‘quitarle lo bravo’ al Tepe. Entran varias dudas: ¿De quién se rescata? ‘Hay que redignificar’ [dicen]. ¿No tienen dignidad, o si la tienen? ¿Se la tienen que dar? (…) ¿Cómo el turismo va a quitarle lo ‘bravo’ a un lugar si lo que sucede es que hay una intensión de incentivar el comercio?”.

Se pide seguridad, dan turismo

El actual presidente de Querétaro afirmó que estos barrios tienen una connotación “en algunos casos hasta negativa”. Abundó que con el cambio de estos a “barrios mágicos” el objetivo es “evitar que los visitantes y vecinos se expongan a robos de autopartes, cristalazos o a robo de transeúntes”.

En campaña, Nava Guerrero afirmó que mejorar la seguridad pública fue la principal petición de las zonas que pretende convertir en “barrios mágicos”. No obstante, consideró que para ello se necesita un “estudio sociológico” con base en la imagen que los vecinos “quieren proyectar”. Al respecto, Duering Cufré consideró: “Hay una concepción errónea de lo que es un estudio para la mejora de calidad de servicio y lo que significa un trabajo de mejoramiento de la calidad de vida de un barrio”.

En el caso de Santa Rosa Jáuregui, Nava Guerrero informó que se trata también de un proyecto “archivado” en el Banco de Proyectos del Municipio de Querétaro que propuso el entonces presidente Marcos Aguilar Vega en diciembre de 2017, con un costo estimado de 3.5 millones de pesos. “No veo una mala intención, sino una visión de desarrollo que beneficia a los mismos”.

El plan contempla remodelar además al mercado ubicado en Lomas de Casablanca. Luis Bernardo Nava ha afirmado también que las remodelaciones se realizarían en conjunto con el Gobierno del Estado y que la del caso del “Tepe” deberá estar concluida para finales del presente año.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba