Información

Conservadurismo impide apertura de sex shop

El dueño del local argumentó que “tiene un santito en su casa y cómo iba a vender estas cuestiones”

Por: Ricardo Lugo Medina / Estefanía Morán Elizondo

“A pesar de que presume ser una ciudad cosmopolita, Querétaro no alcanza todavía el nivel de apertura ideológica para que el tema de la sexualidad deje de ser tabú”, afirmó Eduardo Frías Alegría, dueño de una sex shop y a quien le fue obstaculizado tener otra por prejuicios religiosos.

“Esto tiene que ver con las cuestiones morales y religiosas que nos va inculcando la familia, la escuela. La sexualidad se ha calificado como una práctica pecaminosa”, refirió.

Eduardo recientemente decidió abrir otra sucursal con su socia Ariana Cuéllar. Encontraron un lugar en la colonia Lomas de Casa Blanca sobre la calle 26 a unas tres cuadras de la colonia Presidentes.

Hicieron los acuerdos con Rubén Garduño, dueño del local, y pagaron la renta del primer mes y el depósito, lo que dio pauta para comenzar la remodelación del lugar.

Desde que Eduardo Frías trabajaba en su nueva sucursal logró gran aceptación entre los comerciantes de la zona.

“Se acercaban a preguntarnos sobre el giro del negocio. Había muy buena vibra por parte de los vecinos, una miscelánea a un lado y una tienda de regalos al otro”, expresó en entrevista.

Una semana después de haber invertido tiempo y dinero en el proyecto, el dueño “salió con que siempre no, que porque tiene un santito en su casa y cómo iba a vender estas cuestiones”. A Eduardo le extrañó este hecho pues el trato se había hecho frente a su tienda. Al respecto dijo: “A nivel nacional, Querétaro siempre ha sido catalogada como una ciudad muy cuadrada; supongo que si hubiera tratado con una persona foránea y con otra visión del mundo, no hubiera habido problema alguno.”

Finalmente se le devolvió la renta y el depósito, pero Eduardo lamentó que fueron casi 50 mil pesos invertidos y que además de representar una pérdida económica también le fue cerrada una oportunidad de seguir creciendo como comerciante ya que su negocio representa su único ingreso hasta el momento.

Frías Alegría aseguró que no permitir la apertura de este tipo de negocios “estigmatiza más el tema de las relaciones sexuales que a fin de cuentas son de orden natural”.

“El intercambio sexual debería ser de lo más natural y sano, y con la debida orientación desde la formación en la escuela: desafortunadamente no la hay, por lo tanto, hoy nos enfrentamos a un miedo y negación de todo esto por meras cuestiones religiosas, o mejor dicho, de ignorancia.”

Refutó también el pensamiento de personas que creen que la gente que acude a una sex shop está “torcida de la razón”, y que al contrario, van para obtener productos con el fin de dar soporte a sus relaciones de pareja.

“Mediante lo que ofrecemos propiciamos relaciones sexuales más placenteras para que dejen de ser un dolor de cabeza (…) Nuestros clientes no son enfermos mentales, viene gente que necesita una ayuda para mantener una relación. Justo ése es el objetivo de nuestra tienda”, manifestó.

“No hay que asustarse”

Eduardo Frías habló sobre la necesidad de mujeres y hombres –por la cuestión de la edad– de adquirir productos que se ofertan en estas tiendas para que sus relaciones de tipo sexual dejen de ser incómodas. Pero también es importante detectar la naturaleza del problema y así lo explicó:

“Si el problema de la persona es psicológico, es muy importante que acudan con psicólogos o terapeutas que puedan orientarlos y determinar si el problema es físico, mental, o una combinación de ambos, para los primeros existen nuestros productos y para los segundos terapias”, explicó. Hizo una invitación a toda la ciudadanía a ver a la sexualidad sin ataduras religiosas, “a fin de cuentas todos venimos de una unión sexual (…) No hay que asustarse, mi mamá, a sus 65 años, ha venido en dos ocasiones buscando asesoría (…) Acudan a este tipo de lugares si tienen problemas en sus relaciones sexuales que aquí hay los productos necesarios para hacerlas más placenteras y disfrutar con todos nuestros sentidos.”

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba