Información

Consulta del NAICM, plagada de ambigüedades: especialista

“Te genera todo esto, pues, más ambigüedad y sí, [AMLO] no está en carácter de nada, porque al momento es presidente electo, pero ciudadano, ¿Vale o no vale? ¿Tiene consecuencias legales o no las tiene?”, cuestionó la académica, Paulina Barba.

Fue una ambigüedad la consulta sobre sobre el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), especialmente porque la ley marca los parámetros de cómo deben realizarse estos ejercicios, indicó Paulina Barba González, coordinadora de la licenciatura en Ciencias Políticas y Administración Pública.

La académica de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) insistió en que la ambigüedad radica en el carácter y posición del principal promotor del ejercicio: el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador. “Todavía no es un servidor público, sino [que] es un particular. ¿En carácter de qué ésta haciendo la consulta? Podríamos decir que en calidad de presidente electo, pero todavía no tiene ese poder”, señaló.

Recordó que el trabajo del tabasqueño es algo que nunca se había planteado en la política mexicana, puesto que los presidentes electos siempre comenzaban a trabajar hasta el día 1 de diciembre o “por lo menos [desde ese día empezaban a] hacer cosas de esta magnitud”.

Sumó además factores como desconocer el origen del financiamiento del ejercicio realizado el pasado fin de semana: “Te genera todo esto, pues, más ambigüedad y sí, [AMLO] no está en carácter de nada, porque al momento es presidente electo, pero ciudadano, ¿Vale o no vale? ¿Tiene consecuencias legales o no las tiene?”, cuestionó.

El artículo 35 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos establece que en el caso de votar en consultas populares sobre temas de trascendencia nacional, se tendrán que sujetar a ciertos parámetros, tales como que deberán ser convocadas por el Congreso de la Unión a petición del presidente de la República o el equivalente al 33 por ciento de los integrantes de cualquiera de las cámaras legislativas.

De igual manera, si los ciudadanos juntan un número de firmas equivalente al menos al 2 por ciento de los inscritos en la lista nominal de electores —en los términos que determine la ley—, es viable legalmente. La académica señaló: “La ley tiene parámetros muy claros de cómo debe hacerse una consulta —por lo que esto no podría considerarse como una—No cumple ciertas características, por eso dicen que no es consulta sino más bien un sondeo de opinión”, aseveró.

Sin embargo, consideró que estos parámetros son muy poco flexibles: “Se habla de que estos parámetros se deben de modificar para poder hacerlo más ameno: los servidores públicos sólo pueden hacer lo que dicta la ley a diferencia de todos aquellos ciudadanos que tienen que hacer lo que no les prohíbe la ley”.

Certidumbre, tema pendiente

Además, el mismo artículo 35 constitucional refiere: “cuando la participación total corresponda, al menos, al 40 por ciento de los ciudadanos inscritos en la lista nominal de electores, el resultado será vinculatorio para los poderes Ejecutivo y Legislativo federales y para las autoridades competentes”.

Para Paulina Barba, los elementos que tendría que tener esta consulta para adquirir un valor vinculante tienen que ver con que “no haya incertidumbre de lo que se está eligiendo”. No tanto sobre en cuántos votos debería de tener, pero sí la posición en la que está, y las características de certidumbre, porque “hicieron muchas pruebas en donde se podía votar más de una vez”.

Además, las mesas de votación fueron instaladas sólo en los centros de mayor población, por lo que no todo el mundo tiene la misma accesibilidad a la consulta: “Todas esas cuestiones es lo que [la] hacen no tener toda la credibilidad”.

Niegan dobles votos

Carlos Alberto Serrano Vázquez, presidente de la casilla 09 —la cual se ubicó en el mercado Escobedo— explicó los mecanismos de legitimidad en el proceso que realizaron en la consulta: “La única manera de que una persona pueda votar dos veces es que tenga dos credenciales con diferente clave de elector, porque nosotros registramos la clave de elector en el sistema. Y de hecho ya me pasó a mí: llegó una persona y al registrar su clave de elector me apareció en el sistema que esta persona ya había votado”.

No obstante, reconoció que “el sistema está un poco lento, pero yo me imagino que es por la saturación a nivel nacional, porque es un sólo portal para verificar claves de lector y subir resultados. Acá el que estamos utilizando es sólo el de verificar claves de elector, pero me imagino que es por saturación”.

Esto tras cuestionarle sobre por qué en otras casillas —como las ubicadas tanto en el Seguro Social de Zaragoza y jardín Guerrero— las personas que estaban en los módulos sólo se apoyaban de una libreta para llevar un control de los votantes.

Ejercicio participativo

Sobre si es o no una consulta diseñada a voluntad de los convocantes, Paulina Barba refirió: “Desafortunadamente, casi todas las encuestas tienen formas metodológicas que pueden tener algún tipo de sesgo en las preguntas. Por eso hay que ser muy cuidadosos con la metodología”.

La politóloga consideró que, a pesar de tener fallas, este ejercicio de consulta no entorpece la democracia: “Se me hizo un buen ejercicio, más allá de todas las fallas que ha tenido el sondeo la consulta, o como le quieran llamar. Este ejercicio es una buena oportunidad y ha mejorado la democracia en el país, simplemente con el hecho de que se tome en cuenta al ciudadano”.

“Desafortunadamente en México tenemos uno de los sistemas jurídicos más costosos, precisamente por la desconfianza de las instituciones. Generamos candado tras candado, y en otros países no pasa esto. En Estados Unidos se puede mandar el voto por correo y nadie tiene estas incertidumbres de si se van a robar la urna o no (…) se tiene que ir mejorando la certidumbre con la que se hacen estos procesos y sobretodo el alcance que tienen” señaló.

Finalmente Paulina Barba comparó este ejercicio con lo que en su momento convocó el expresidente municipal de Querétaro, Marcos Aguilar Vega: “Si te fijas, Aguilar hizo las mesas de consulta en donde nadie asistía. Ahora es tomada en cuenta [la consulta] porque el ciudadano está tan empoderado y nuestra participación ciudadana es muy pobre. En las escuelas no nos están enseñando a decidir”, concluyó.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba