Información

Contraproducente ampliación de horario de clases

Los alumnos de primaria terminan “malcomiendo”, se quejaron algunos padres de familia, más que de la cuestión del horario

Foto: Gabriela Lorena Roldán

Por: Lourdes Durán Peñaloza

La ampliación del horario de clases en escuelas de tiempo completo ha resultado contraproducente para algunos padres de familia de las escuelas primarias “Vicente Guerrero” y “21 de marzo” –dos de las siete escuelas con horario extendido que se ubican en la capital queretana.

Sin cocina, comedor, e incluso sin los maestros suficientes para impartir las actividades adicionales que contempla el programa, comitivas encabezadas por las mesas directivas de ambas escuelas han acudido a las instalaciones de la Unidad de Servicios para la Educación Básica en el Estado de Querétaro (USEBEQ) para manifestar su inconformidad a las autoridades.

La preocupación: afectaciones en la salud de los alumnos. Y es que aseguran, ante la falta de un espacio donde calentar sus alimentos y comer, los alumnos terminan “malcomiendo” donde “Dios les mande” –ese “mande”, dijeron, incluye los salones en los que toman clases.

 

“La inconformidad es por la aplicación del programa”

“Puede parecer una cosa muy doméstica, pero a mí me parece preocupante porque son 700 niños que están comiendo ve tú a saber cómo”, manifestó Yolanda Zepeda, madre de un alumno que cursa el segundo grado en la escuela primaria “Vicente Guerrero”.

Yolanda calificó como una falta de respeto que los niños tengan que comer en el mismo lugar donde tienen sus libros y agregó que no se trata de sacar a los niños de la escuela, como han hecho algunos padres de familia, sino de llegar a un común acuerdo con las autoridades.

“No estamos peleados con que salgan más tarde, sino que no está bien aplicado el programa. Pensamos que primero debería haber un comedor… si la SEP lo está implementando, pues que la Secretaría lo haga, o nos diga qué nos toca.”

Coincidió con ella Fernando Cisneros, presidente de la mesa directiva de la escuela, quien se dijo consciente de que la impartición de clases artísticas y deportivas beneficiará a los niños.

“Yo la prefiero estudiando (a su hija), a que esté viendo las novelotas o las caricaturas ahí en la casa. La inconformidad no es tanto que salgan a las cuatro, la inconformidad es por la aplicación del programa.”

La notificación, agregó, se las dieron “al cuarto para las doce” –dos días antes de que se ampliara el horario–, por lo que varios padres de familia incluso tuvieron que sacar a sus hijos de actividades extracurriculares en las que estaban inscritos.

“Déjamelo hasta las siete si quieres, el niño a fin de cuentas se está cultivando, pero que las cosas se hagan como debe de ser. Nos urge el comedor y la cocina”.

–¿Qué les dijeron en la USEBEQ?

–Nos dijeron que ya estaban los dineros, que ya está el presupuesto.

Sin embargo, aseguraron que a la fecha no han ido a revisar las características de la escuela para empezar con la construcción del comedor-cocina.

“Nosotros lo dejamos como plazo a fin de mes, si de aquí a fin de mes no se ve nada del comedor, vamos a tener que regresar a USEBEQ, (para decirles) ‘¿oye, qué pasó?’”.

 

“En tiempo de calor los alimentos se van a echar a perder”

Situación similar se vive al interior de la escuela primaria “21 de marzo”.

Adis Rivera, presidenta de la mesa directiva, manifestó que la falta de un comedor en la escuela ha despertado la preocupación en los padres de familia, quienes ya se dirigieron a la USEBEQ para hacérselo saber.

“Los padres dicen que ahorita está el tiempo fresco, pero en tiempo de calor los alimentos se van a echar a perder, más que nada ésa es su inconformidad, no el horario exactamente, sino el comedor.”

A ellos también les aseguraron que el comedor se va a construir, aunque tampoco les han dado una fecha.

A la falta de comedor –al menos en la primaria “Vicente Guerrero”– se agrega la incertidumbre de los padres de familia, que no saben a ciencia cierta quiénes son los maestros o si van a llegar más, ya que aseguran, actualmente hay un maestro de Artísticas y otro de Computación, para los más de 700 alumnos que integran la matrícula de la escuela.

 

Déficit de infraestructura educativa en México

Para Diego Foyo López, diputado local del primer distrito –donde se ubican ambas escuelas– en la LVII Legislatura, el sentido de la ampliación radica en que los niños reciban una educación más integral, para que ocupen su tiempo de la mejor manera posible.

El ideal, dijo, es avanzar hacia la educación de tiempo completo para que los niños sean ciudadanos mejor preparados el día de mañana, no únicamente en el área académica, también en el área de formación personal, deportiva, cultural y artística.

No obstante, el abogado reconoció que existe un déficit de infraestructura educativa en México –y Querétaro no es la excepción, afirmó–, cosa que imposibilita un mejor funcionamiento de las escuelas.

“Para que tengamos una sociedad mejor preparada en el mediano plazo necesitamos infraestructura, y para mejorar la calidad de las escuelas en cuanto a infraestructura, pues se requieren mayor cantidad de recursos”, señaló el presidente de la Comisión de Participación Ciudadana en la Legislatura.

Por eso, el político urgió la necesidad de impulsar, desde la Legislatura local, mayores recursos para el rubro de la educación, así como la posibilidad de involucrar a la iniciativa privada en el mantenimiento de las escuelas públicas, para que ésta patrocine, en parte, el mejoramiento de las instalaciones educativas de la entidad.

“Lo están haciendo otras ciudades y otros países en el mundo. La iniciativa privada tiene mucho que aportar en ese sentido.”

–¿Actualmente se trabaja en algo, precisamente para atraer a la iniciativa privada?

–Queremos hacer ese acercamiento con algunos representantes de la iniciativa privada para plantearles este tema, para proponerles este proyecto, que estoy seguro que muchos de ellos tomarán de muy buena gana.

 

USEBEQ trabaja en ajustes del programa

A decir del coordinador general de la USEBEQ, Jaime Escobedo Rodríguez, actualmente la dependencia trabaja en los ajustes que el programa requiere.

“El programa repentinamente nos exige que sea hasta las cuatro de la tarde… lo estamos ajustando, pero precisamente estamos hablando con los padres de familia, para ver de qué manera lo hacemos.”

Escobedo Rodríguez recordó que es la primera vez que el programa se implementa en la entidad y agregó que mediante reuniones con los padres de familia se espera poder operar la situación de los alimentos y el ajuste con los maestros, a efecto de que para este ciclo escolar se hagan los ajustes necesarios.

Dijo que, sobre todo en las escuelas de jornada ampliada, la acción coordinada entre directivos y padres de familia es de suma importancia: “ya no basta con que vayan y los dejen a las ocho de la mañana en la puerta de la escuela y los recojan a las cuatro de la tarde, se tienen que involucrar en las diversas actividades.”

Antes de concluir la entrevista, el funcionario exhortó a los padres de familia de ambas escuelas a platicar con su director y sus maestros, y no depender de lo que pudieran ver en los medios de comunicación o de lo que alguien les pudiera comentar.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba