Información

Crónica visual de Rubén Espinosa recuerda asesinatos de periodistas

Espinosa Becerril había huido del estado de Veracruz, donde laboraba; fue amenazado por parte de la administración encabezada por el entonces gobernador Javier Duarte de Ochoa, quien actualmente se encuentra en prisión, pero por otros delitos.

Mediante la estética y la crónica visual, el trabajo de Rubén Espinosa Becerril combate el olvido mediático al que quisieron arrumbarlo el 31 de julio de 2015, fecha de su asesinato. Su muerte: motivada por incomodar al poder público con su cámara y lente. Su trabajo permanecerá expuesto hasta el 25 de agosto en el Centro Cultural de Arte Bernardo Quintana (CABQA) de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ).

“Cartas a Rubén”, compuesta de 15 piezas, incluye un buzón en el cual el público podrá depositar una carta al periodista gráfico, así como a su familia y a las asociaciones que unieron esfuerzos para llevar a cabo este evento.

La exposición también está animada por la convicción de crear una imagen como periodistas, de hacerse responsables de las razones y emociones propias; nace con la vocación de suscitar la reflexión. Por ello, se deja un buzón abierto, para que el fotoperiodista se siga dando a conocer y continuar la lucha por los derechos humanos.

Aunque el trabajo es solamente del excolaborador de ‘Proceso’, el momento permite reflexionar y recordar el homicidio de todos aquellos reporteros y fotorreporteros en el sexenio del Presidente de México, Enrique Peña Nieto: un total de 62 en toda la República, 10 de ellos en el presente año.

Durante la inauguración de la exposición, los organizadores manifestaron que el asesinato de fotoperiodistas es un problema de mucha gravedad al interior de la República Mexicana. El fin de la exposición es hacer un llamado a la justicia y equidad en torno a los derechos humanos de los periodistas.

Acorralado

El fotoperiodista del semanario ‘Proceso’ y la agencia Cuartoscuro fue asesinado el 31 de julio de 2015 en la Ciudad de México, lugar que destinó a su autoexilio.

Espinosa Becerril había huido del estado de Veracruz, donde laboraba; fue amenazado por parte de la administración encabezada por el entonces gobernador Javier Duarte de Ochoa, quien actualmente se encuentra en prisión, pero por otros delitos.

En Veracruz, gran cantidad de medios de comunicación están al servicio del dinero y de la deshonestidad. Si no te alineas eres tildado de guerrillero. Me mantuve visible a pesar de las amenazas… me di cuenta que su miedo es quizá mayor, pues aquí la corrupción es cínica y soterrada”, comentó Rubén Espinosa antes de fallecer.

“Preocupado, lancé una iniciativa que hoy se concentra con esta exposición: le pedí a mi amigo Nicolás Tavira que me ayudará a hacer una selección de fotografías que muestren la dignidad humana ante la adversidad, la fortaleza de espíritu y, sobre todo, la esperanza”, palabras que escribió el autor sobre su obra.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba