Información

Cuando la psicosis se adueñó de Querétaro

Alfredo Rodríguez Gómez

El 5 de enero, vía redes sociales y en algunos puntos de la ciudad se propagó la versión de supuestos saqueos y enfrentamientos derivados del aumento al combustible

De manera coordinada, actuando en medios digitales y por tierra, grupos anónimos recrearon un ambiente de miedo en varios puntos de la ciudad de Querétaro al propagar mensajes falsos sobre enfrentamientos y saqueos en distintas zonas comerciales. Esto logró sembrar pánico entre muchos habitantes y a la par que provocó el cierre de cientos de negocios.

Desde el miércoles 4 de enero se compartieron invitaciones en las redes sociales para que los ciudadanos saquearan establecimientos. En Facebook aún puede encontrarse un mensaje plasmado sobre el logotipo de la tienda Chedraui: “Saqueo total. 9:30 pm. No faltes”, se puede leer en un texto enviado, el cual se acompaña de otra leyenda: “Vamos a darle en la madre a gasolineras y centros comerciales, Oxxo y todo lo que podamos sacar de provecho”.

Justamente en el lugar y hora pactada, un grupo de alrededor de 100 personas y 20 vehículos llegaron a la tienda Chedraui en San Juan del Río. El lugar ya se encontraba cerrado y cubierto con barricadas.

Además, en pocos minutos llegaron varias patrullas para prevenir el intento de saqueo. Los manifestantes se enfrentaron verbalmente con los policías y luego aventaron piedras y botellas. La concentración concluyó con 24 personas detenidas y acusadas de provocar a la autoridad, insultos, hostigamiento y agresiones a la policía, de acuerdo con la versión oficial.

Al respecto, el secretario de Gobierno estatal, Juan Martín Granados Torres, informó que se interpuso una denuncia penal contra el responsable de convocar al saqueo. Apenas unas horas atrás, el mismo funcionario advirtió sobre la presencia de grupos con intereses ajenos a las protestas por el alza de los combustibles, aunque no especificó a lo que hacía referencia.

 

Siembran miedo entre los comerciantes

El 5 de enero, desde muy temprano, se compartieron mensajes en grupos de Facebook, vía Twitter o en mensajes de WhatsApp, que invitaban a saquear comercios en la capital. Uno de ellos apareció en el grupo “Ofertas en Calor Querétaro” y señalaba que se estaban organizando saqueos en diversas tiendas y mencionaban a Wal-Mart, Aurrerá, Costco, Sam’s Club, Liverpool y el Palacio de Hierro.

Al mismo tiempo, de acuerdo los testimonios de comerciantes del mercado Escobedo, un grupo de personas se dedicó a esparcir el rumor desde temprano, de que en cualquier momento llegaría un grupo de manifestantes a saquear los negocios.

Horas después, aproximadamente a las tres de la tarde, otras personas recorrieron el mercado para alarmar a clientes y comerciantes al difundir la versión de que afuera se encontraba un grupo de personas encapuchadas y armadas, que destruían y robaban los negocios.

En ese momento, muchos clientes comenzaron a correr.  Algunos llevaban a sus niños y los sacaron llorando, entre los gritos y la confusión. Al mismo tiempo, los comerciantes escondieron su mercancía y cerraron las cortinas de sus negocios.

Además, ante las amenazas, muchos locatarios estaban preparados con palos, tubos y machetes. Al ver el alboroto salieron para enfrentar al grupo de saqueadores. Mientras, llegaban varias patrullas y policías, escenario que provocó aún más alerta entre los que estaban en la zona.

En el mismo instante y de manera coordinada, decenas de perfiles falsos operaban en internet, creaban mensajes falsos en los que aseguraban había saqueos y enfrentamientos con armas de fuego en el mercado Escobedo y los ataques se comenzaban a propagar por toda la ciudad:

“A punto de saquear la Plaza de la Tecnología”; “saqueos en Soriana, Constituyentes, Plaza de las Américas”; “Dan toque de queda por amenaza de saqueos”; “Negocios de Pie de la Cuesta y Belén cerrados, vándalos saquearon tianguis, golpearon comerciantes en Pie de la Cuesta y Bernardo Quintana”, se pudo leer en algunos de los mensajes replicados.

También algunos medios de comunicación replicaron las versiones falsas. En el noticiario de Radio Fórmula se confirmaron los rumores sobre enfrentamientos y saqueos: “Estoy a unos setenta metros, por seguridad. Hay que evitar estar en la calle y más con los equipos de periodismo que traemos encima”, dijo al aire un reportero.

“Resguárdate bien… porque esto es peligroso. Esto es en serio. Se lo estamos diciendo en serio. No es para alarmar. No es nuestra intención, pero sí es nuestra responsabilidad informarle a usted que ¡sí! Hay una situación grave en Querétaro. La situación es peligrosa”, remató el conductor del noticiero.

 

Mensajes de alarma, causan shock entre los queretanos

Los mensajes difundidos en redes sociales y el pánico sembrado en lugares concurridos causaron que miles de compradores corrieran hacia sus casas, mientras que cientos de establecimientos cerraban sus puertas.

El miedo se apoderó primero del mercado Escobedo y de la calle Ocampo. Luego se extendió por la avenida Zaragoza, Corregidora, Constituyentes, Universidad y pronto existía tensión en todo el Centro Histórico.

Posteriormente, el mismo fenómeno comenzó a replicarse en diversas plazas comerciales, mercados y tianguis de toda la zona metropolitana.

Un análisis de los perfiles virtuales que crearon los mensajes falsos sobre los saqueos en la ciudad de Querétaro muestra que son cuentas falsas que comúnmente se compran para el mercadeo y la promoción comercial.

Con diversas cuentas se mandaron mensajes de forma masiva por diversas plataformas digitales, como Facebook, Twitter, YouTube y WhatsApp, ya sea mediante grupos de ventas o vinculando los reportes con cuentas de medios de comunicación, sitios gubernamentales, corporaciones policiacas o unidades de protección civil.

Incluso se compartieron diversas fotografías y videos presentados como prueba de lo que estaba ocurriendo, pero correspondían a hechos vividos en otros estados del país. Un video titulado “Saqueos en Querétaro”, compartido el 5 de enero a las seis de la tarde, muestra el ataque a una Farmacia Guadalajara, ocurrido un día atrás en el Estado de México.

En los canales de YouTube que compartieron los videos también aparecieron comentarios que confirmaban los saqueos, pero también eran perfiles falsos, quienes también se dedicaron a replicar los mensajes de alerta entre la población.

 

Los grupos de choque

Los testimonios recabados en el mercado Escobedo y en el Centro Histórico, confirman que el jueves 5 de enero no existió ningún acto violento ni de rapiña y todo se limitó a la presencia de personas que sembraron la confusión.

La misma situación se vivió en diversas zonas comerciales de la ciudad, aunque en algunos lugares los testigos aseguran que hubo grupos de choque. En el mercado de Lomas de Casablanca, los vecinos observaron cómo arribó un grupo de personas encapuchadas en una camioneta y empezaron a causar destrozos y a robar mercancía.

Los testigos indican que cuando arribó el grupo de encapuchados a la zona, ya había una patrulla presente, pero los policías se negaron a actuar y los comerciantes decidieron defenderse con palos, tubos y piedras, con lo cual expulsaron a los rijosos.

El mismo caso se repitió en Santa Rosa Jáuregui, donde los comerciantes narraron que un grupo pequeño de personas pasó corriendo, tirando puestos y tomando la mercancía, mientras que los comerciantes entraban en pánico y cerraban sus negocios.

Además, diversos testigos, aseguraron que en principio las corporaciones policiacas reforzaron el miedo, al indicarles que cerraran sus negocios o que abandonaran el lugar. Establecimientos ubicados sobre avenida Universidad, como oficinas y restaurantes, fueron desalojados por los mismos policías, aunque minutos después cambiaron la orden y los invitaron a continuar con sus actividades normales.

Entre las cuatro y cinco de la tarde, los rumores y el miedo se habían esparcido por toda la ciudad y se reportó el cierre de gran parte de los centros comerciales, como plaza Galerías, de las Américas, Boulevares, y varias tiendas departamentales, mismas que cerraron sus puertas y colocaron barricadas.

En respuesta, las autoridades estatales y municipales de Querétaro, emitieron mensajes en redes sociales y en las calles con patrullas y en recorridos de funcionarios públicos para desmentir los saques e invitando a la población a continuar con sus actividades normales.

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba