DestacadasInformación

Cuba: Ante protestas, democracia participativa y hablar con jóvenes: Morales Garza

El régimen cubano debería recurrir a la democracia participativa para integrar a la ciudadanía en decisiones de interés para la isla, especialmente ahora que hay protestas señaló Martha Gloria Morales Garza, catedrática de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), al tiempo que recordó que ya existe una estructura de barrio que requiere “aceitarse”.

“Tiene que bajar a consulta temas mucho más graves como los que están pasando ahorita me parece que no se consulta suficiente, pero hay la estructura”, esto en referencia a los comités de defensa de la revolución, asentados en los barrios y que son el enlace entre éstos y el Estado: “eligen a una presidenta del comité y ella es la encargada digamos de saber qué broncas tienes; por ejemplo, el COVID-19 ellos auxiliaron a los centros de salud para andar reportando casos o repartir cosas”.

Al mismo tiempo, observó que el discurso ideológico del gobierno de Miguel Díaz-Canel, propio de la guerra fría, resulta incompatible con las generaciones que nacieron después de la caída del socialismo o los nietos de la revolución. Es por ello por lo que también deben generarse estrategias de comunicación con este sector al que Morales Garza calificó de “heterogéneo”.

Morales Garza, quien realizó una estancia académica en Cuba, considera entonces que el discurso es un “problema de desfase importante” entre las nuevas generaciones y eso significa no, no, nada más que no naciste con la revolución, sino tampoco con la guerra fría y que naciste en una época de hiperconsumismo y que te toca la peor crisis económica después de la década de los treinta”.

Una contradicción que observa la académica es el deseo de tener lo mejor del socialismo y el capitalismo, es decir, servicios gratuitos y capacidad de consumo, sin embargo, refiere que esto es incompatible: “Esta gente joven que no vivió la revolución está insatisfecha porque no tiene todo lo que ve a través de sus móviles, lo que pasa en Estados Unidos, pero en realidad es un espejismo. Es lo mismo que pasan nuestros migrantes que creen que les va a ir muy bien allá”.

Y si bien no ha habido un reconocimiento de un fracaso en el régimen cubano, la doctora en Ciencias Sociales observa que hay ligeros cambios al permitir, por ejemplo, la importación de medicamentos, productos de limpieza y alimentos: “hay un reconocimiento [de que algo va mal] porque ponen inmediatamente una transformación de la política y eso me parece importante. No estoy segura, que lo pudieran haber hecho Fidel y ellos porque son unos cabezones”. En próximas semanas destacó que veremos un discurso cuidadoso del gobierno cubano, puesto que se tiene el temor de que Estados Unidos aproveche cualquier coyuntura para empeorar la situación económica de la isla.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba