Cultura

Actualización constante, el reto de la caricatura en la era Trump

La carrera de Peter Kuper se vio marcada por los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001; esto le provocó que tuviera mayor dificultad para hacer caricaturas con el régimen de Bush. También influyó en él la crisis magisterial de Oaxaca de 2008.

La actualización constante de información significa un reto para Peter Kuper, caricaturista estadounidense, pues en el caso particular de las noticias en torno a Donald Trump, implica demasiado trabajo y dificultad para dormir, indicó el propio artista. Aunado a lo anterior, hiló la idea de que el tratamiento que dieron los dibujantes a Adolf Hitler a mediados del siglo XX es lo que hacen con el actual residente de la Casa Blanca.

Durante los últimos meses, Kuper se ha dedicado a criticar la política del presidente republicano, Donald Trump, a través de ilustraciones en las que Estados Unidos acaba con el mundo, pero también otras en las que usó a la mariposa Monarca; puso detrás de éstas escenarios que le llamaban la atención, como el muro entre México y Estados Unidos, San Miguel de Allende y Nueva Orleans.

Sin embargo, negó que su obra se haya visto reprimida o censurada en la era Trump y especificó que sólo durante la Guerra de Irak sufrió de censura en un trabajo. En cuanto a amenazas hacia su persona o labor, el oriundo de Nueva Jersey refirió dos casos: el primero, cuando fue demandado por la sátira al entonces presidente George W. Bush, al retratarlo como ‘Richie Rich’;  la segunda fue una consecuencia ya que, mediante una serie de correos, un grupo de personas le recomendaron no visitar el estado de Alabama.

Kuper cree que la reciente derogación de la neutralidad de la red -que obligaba a los proveedores de internet a dar el mismo tratamiento a todos los contenidos-, es un detrimento para la viralidad, incluida la que han tenido sus dibujos recientemente.

Dos momentos clave

Después egresar de la universidad se dedicó a realizar caricatura política. La carrera de Peter Kuper se vio marcada los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001; esto le provocó que tuviera mayor dificultad para hacer caricaturas con el régimen de Bush. Por otra parte, también influyó en él la crisis magisterial de Oaxaca de 2008.

El estadounidense retrató el conflicto durante 2008, cuando el priista Ulises Ruiz Ortiz era gobernador de la entidad. El libro ‘Diario de Oaxaca’ lo llevaría a ser reconocido a nivel nacional. Tal «environmento» (como él se refiere al ambiente) fue una gran oportunidad para que Kuper cambiara el tinte político de su obra: presenció la muerte de un norteamericano por parte de la policía, autobuses quemados, el Día de Muertos y murales de Diego Rivera.

En aquél año realizó también ilustraciones sobre Obama y la crisis económica, pero fueron los dibujos que hizo de Oaxaca lo que le permitió publicar su primer libro en español con la editorial Sexto Piso. Al final de la presentación hizo una alusión a que, aunque exista gente con diferencias políticas, todos «pisamos por la misma carretera, vivimos y morimos». Subrayó la importancia de “to be kind to each other” -ser amable el uno con el otro-.

Finalmente, Kuper concluyó señalando la importancia del arte secuencial como medio de comunicación en nuestros tiempos. Puntualizó que siempre se necesitan historietas y que siempre hay que recordar la importancia del arte en la vida cotidiana. El caricaturista fue invitado en el marco del Hay Joven, en el que se presentaron cinco eventos en la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ)

Durante su presentación en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UAQ, Kuper también habló acerca de su revista ‘World War 3 Illustrated’, en la que ha trabajado casi 40 años para mostrar un escenario surreal en el que hay una guerra en la que la tecnología parece ser la razón y predomina el color naranja en el cielo.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba