Cultura

Adiós al ‘Niño terrible’

Redacción

“La muerte es la última soledad sonora”

Luis Alberto Arellano

 

Falleció a los 40 años el escritor, ensayista y poeta queretano Luis Alberto Arellano. Tras su partida el 16 de diciembre pasado, el mundo de la poesía se vistió de luto. Sus obras permanecerán en las páginas de revistas nacionales e internacionales, pero también en sus libros, como ‘Erradumbre’, ‘Plexo’ y ‘De pájaros raíces el deseo’, este último disponible también en francés . Para el escritor, la poesía era una forma de ordenar el caos que le rodea.

El literato queretano llegó a externar que hacer poesía era una de sus cosas favoritas, debido a que, según él, requiere una mayor habilidad que el resto de los textos

‘Beto’ Arellano habló para TRIBUNA DE QUERÉTARO en octubre de 2011. Ahí habló de su proceso creativo, el cual siempre separar de sus vivencias: “[Con mi trabajo busco] decir algo sobre mi estar en el mundo. Responder cuestiones que son nebulosas para mí. Constantemente me estoy preguntando cosas y la poesía es una forma de ordenar el caos que me rodea”.

En la misma entrevista reconoció que la mayoría de sus trabajos surgieron a raíz de diálogos –en ocasiones amorosos-, sin embargo siempre incitó a la discusión: “Hay elecciones estéticas que obedecen a un recorte de la realidad, pero eso no es en absoluto por la búsqueda de la perfección… No creo que esté alejado de la vivencia. Que no sea transcripción de la vivencia es otra cosa. No me interesa el melodrama, por tanto no transcribo mis vivencias”.

El doctor en Literatura Hispánica también llegó a expresar que “Si la ciudadanía lee, no importa lo que haga Peña”, esto en abril de 2012, a poco tiempo del desliz que tuvo el entonces candidato priista. En esa otra entrevista concedida a este medio, el también docente de la Facultad de Lenguas y Letras sentenció que “La literatura y la política son enemigas juradas”, pues al leer literatura se deja de hacer política.

“La literatura está hecha para comprender al ser humano. La política como la hacemos en México está hecha para dominar al ser humano” concluyó en aquel momento.

Arellano siempre fue crítico y defensor de la cultura. En la edición 550 de este semanario externó que el gobierno del estado, entonces encabezado por José Calzada Rovirosa, no le interesaba apoyar la cultura: “El apoyo para la cultura en Querétaro ha sido de regular a bueno para los artistas, y muy deficiente para el público” dijo en septiembre de 2010.

Finalmente, en octubre de 2015, Arellano externó su preocupación por las propuestas anacrónicas de Paulina Aguado Romero, quien recién se había incorporado como directora al Instituto Queretano de la Cultura y las Artes (IQCA).

A decir del poeta, la desvinculación de Paulina Aguado de la comunidad resultó contraproducente para ella: “Ni a ella como persona ni a su trayectoria les veo la suficiente solidez como para presentar una propuesta a la altura de la comunidad cultural del estado”

El deceso de Luis Alberto Arellano ocurrió la tarde-noche de este jueves 15 de diciembre. Derivado de una bacteria en el pulmón, el escritor sufrió un paro cardiaco. A su paso por el mundo editorial fundó varias revistas, entre ellas ‘Crótalo’. Sus obras han sido traducidas a varios idiomas, entre ellos francés, inglés y árabe.

La galería Libertad, ubicada en la capital queretana, le rendirá un homenaje el próximo 15 de enero. Dicho evento será abierto al público y no tendrá ningún costo.

Reconocen su trayectoria en todo México

El Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) se unió a la pena por la muerte del ‘Niño terrible’ a través de un comunicado de prensa emitido el mismo 16 de diciembre. La noticia de su partida tuvo eco no solamente en la entidad. Medios de Veracruz, Baja California, Hidalgo y Coahuila, así como periódicos nacionales (como ‘La Jornada’ y ‘Milenio’) dieron cuenta de la importancia del autor de ‘La doctrina del fuego’ (2002).

El portal trendilandia.com ubicó al autor como el cuarto tema más importante de Twitter en México la tarde-noche de aquel día de diciembre.

Sobre su labor en el mundo de las letras, la poeta capitalina Maricela Guerrero destacó la labor de Arellano: “Una de las actividades más importantes de Luis Alberto, era siempre estar reconociendo y estudiando formas importantes para la crítica y la cultura, no solamente la poesía. Es una pérdida muy lamentable”. Descanse en paz.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba