Cultura

Artistas deben mantenerse lejos del gobierno: René Avilés Fabila

El escritor se hizo acreedor a la Medalla Bellas Artes 2014, otorgada por el Conaculta y el INBA

Por: Francisco Pérez Barrón

El escritor comprometido necesita “mantenerse lejos del Estado, de los gobiernos, porque se corre el riesgo de ser un lacayo o un adulador”, consideró René Avilés Fabila, ganador de la Medalla Bellas Artes 2014, otorgada por el Conaculta y el INBA a destacados personajes de la cultura en el país.

Entrevistado en exclusiva al término de su participación en el XXI Congreso Mundial de Mujeres Periodistas y Escritoras, realizado en la Facultad de Filosofía de la UAQ, Avilés Fabila reconoció que en estos momentos no existe una prioridad por una preocupación social entre “lo distinguido de las letras”.

Sin embargo, aclaró que la preocupación social generalmente va implícita en la obra de arte que se está mostrando

– En un contexto social con delincuencia, con problemas económicos, con pobreza extrema, ¿cómo debe de abordar la narrativa de los escritores mexicanos?

– Creo que eso es cuestión del autor, si el autor quiere presentar historias de narcotráfico, si quiere darles un gran contenido social, si quiere serle útil a los pobres, lo puede hacer, pero si quiere hablar de amor, de fantasía, de ciencia ficción, de novelas de misterio, de horror, entonces también lo puede realizar. Considero que por ahora lo más distinguido de las letras no se ocupa tanto del problema social, eso no significa que se tenga una preocupación social, yo creo que ella va implícita en toda obra de arte, solo es cuestión de buscarla.

– ¿Cómo se puede ser un escritor destacado sin llegar a ese extremo de complicidad o adulación con un régimen como el actual?

– Creo que hay muchas maneras, la que yo practico es mantenerme lejos del poder, creo que uno tiene que mantenerse lejos del Estado, de los gobiernos, porque se corre el peligro de ser un lacayo, un adulador, y eso no va conmigo… adulaciones conmigo mismo.

– ¿Qué compromisos y obligaciones implican para usted haber recibido el miércoles pasado la Medalla Bellas Artes?

– Me siento bien porque me la da una institución que aprecio, y me la dan porque hay un jurado de escritores, en este caso, que deciden a quién. No es que el presidente Peña Nieto diga: “denle a René la medalla”, no, tan es así que se me dio en una cordial reunión de amigos, muchos amigos y eso es lo más gratificante, trabajo en una universidad pública, pero eso no significa que tengo que serle de utilidad al Estado mexicano.

-México es un país con pocos lectores, en donde inclusive todos recordamos el incidente del presidente Peña Nieto con los tres libros que no pudo enlistar, ¿cómo se debe de incentivar a los jóvenes por la lectura?

– Debemos de despertarles el apetito por la lectura, no de manera tradicional, sino poniéndoles ante sus ojos libros que les sean gratos, porque si a un muchacho de doce años le ponemos El Quijote o alguna obra de Shakespeare pues es un lío; hay que dejar que el alumno se acerque a la literatura que lo divierte y el mismo irá buscando qué libros prefiere. Y por el otro lado, es obvio que cualquier persona que lee, es distinta, tiene mejor trato, tiene más posibilidades de éxito en la vida, de eso no me cabe la menor duda, aunque a juzgar por los presidentes de México, por muchos, no sólo por el actual, se puede tener éxito y llegar al poder sin haber leído, ya no digamos a Flaubert.. a René Avilés Fabila.

– ¿Las universidades tienen también responsabilidad para incentivar la lectura?

– Sí, nosotros procuramos, yo estoy casi por lo regular al frente de actividades culturales y buscamos la manera de acercarnos, no sólo a la literatura, también a la música, a las artes plásticas, haciéndoles grata la muestra cultural que en ese momento presentemos.

– Desde su punto de vista, ¿hacia dónde nos llevará en esa cuestión del arte, de la cultura, se están haciendo bien las cosas, o qué se necesita hacer?

– Creo que se necesita replantear las cosas, yo creo que el gobierno mexicano debe pensar muy seriamente en una buena e inteligente política educativa y una correcta política cultural. Hace un año estuve en Finlandia y uno de los miembros del gabinete me dijo: “El éxito de Finlandia es educación, educación y educación”.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba