Cultura

Black Sabbath: No importa la edad si aún se puede mover la cabeza

Por: Oscar Negrete Huelga / Karla Negrete Huelga

PARA DESTACAR: El concierto final juntó a 60 mil personas de toda la República mexicana a platicar como si fueran amigos de antaño sobre los casi 50 años de trayectoria del grupo británico, así como sobre las locuras de Ozzy Osbourne. Convivían chicos y grandes: para Black Sabbath no hay edad, su música no tiene vigencia, incluso si el final estaba por comenzar.

El desalentador pronóstico del clima no fue un impedimento para los miles de seguidores de la legendaria banda británica de heavy metal, fans que esperaban afuera del Foro Sol en la Ciudad de México. El concierto final juntó a personas de toda la República mexicana a platicar como si fueran amigos de antaño sobre los casi 50 años de trayectoria y su larga discografía, así como sobre las locuras de Ozzy Osbourne y sus aventuras con las hormigas y el murciélago. Convivían chicos y grandes: para Black Sabbath no hay edad, su música no tiene vigencia, incluso si el final estaba por comenzar.

Después de las horas más difíciles bajo la lluvia, el Foro abrió sus puertas. Los fans fueron pasando poco a poco bajo las reglas de los organizadores, priorizando a aquellos formados desde las 8 de la mañana. Después del filtro de revisión, el orden se perdía y comenzaba la tradicional carrera en búsqueda del mejor lugar frente al escenario. A esperar un par de horas más.

A las 8:30 de la noche llegó el momento de la apertura: Rival Sons teloneó y dejó a la banda mexicana lista para la mejor parte. Coreando en colectivo: “Oe, oe, oe, oe, Sabbath, Sabbath” se hacía el llamado a la aparición de Ozzy Osbourne, Tony Iommi y Geezer Butler. El dios Tláloc dio tregua y abrió su cielo debajo del Foro Sol, justo antes de comenzar el concierto. Las nubes se aglutinaron alrededor, con lo cual dejaron un círculo despejado para el evento.

Las vibraciones de los altavoces se sentían en el cuerpo. El espectáculo comenzaba, las pantallas fueron testigos del nacimiento de un demonio desde un enorme cascarón. Una voz legendaria atendió al llamado colectivo con un “oe, oe, oe, oe”. En seguida, la guitarra del maestro Tony gruñía el obscuro tritono del tema homónimo de la banda, ‘Black Sabbath’, considerada la primera canción de heavy metal.

Se hicieron presentes los gritos, el ‘slam’, el ‘headbanging’ y todo el rock que la hermandad mexicana podía dar. La señal del metal respondía a Ozzy cuando se acercaba a su público, que empujaba para alcanzar el centro del escenario. Al unísono se cantó ‘Fairies wear boots’, ‘After forever’, ‘Into the void’ y ‘Snowblind’, en un ambiente que solo su música puede lograr. La emoción no se hizo esperar al comenzar ‘War Pigs’. Después, ‘Behind the wall of sleep’, seguido de ‘N.I.B.’ con un poderoso intro de bajo de Geezer. Más tarde, ‘Rat Salad’, acompañado de un largo solo de batería de Tommy Cufletos, que dio paso a ‘Iron Man’.

Ozzy aplaudió la actuación de cada miembro de la banda. Demostraba su amor a la música y a su público. Preguntó constantemente a sus fans si lo estaban pasando bien y lanzó mensajes como “God Bless you” y “I love you México”. Años antes se veía a un frontman brincando, lanzando agua a sus fans, enseñando el trasero y articulando gestos acorde con su apodo como “Madman”. Los años no pasan en balde sobre el Príncipe de las Tinieblas.

Se acercaba la última parte, ‘Dirty Women’ y ‘Children of the grave’ anunciaban el gran cierre. La banda se “despidió”, con la certeza de que su público pediría una canción más. Al unísono se coreaba “¡Paranoid, Paranoid!”, y la banda regresó a satisfacer a las 60 mil almas reunidas. Se notó el gran esfuerzo realizado, pero no importa la edad si aún se puede mover un poco la cabeza.

Finalmente, había terminado la gran despedida, pero quedan en la memoria el buen sabor de oídos y el orgullo de haber estado en el último concierto en México. Gracias Ozzy, gracias Tony, Geezer y Tommy.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba