Cultura

Caifanes se pone a los pies de los fanáticos queretanos

Por Flor Velázquez Macotela

 

El grupo de rock mexicano Caifanes, tras 16 años de separación, regresa a los escenarios con su alineación original, Saúl Hernández, Alejandro Marcovich, Sabo Romo, Diego Herrera y Alfonso André, quienes hicieron explotar el Estadio Municipal de la ciudad de Querétaro el pasado 25 de octubre en la presencia de miles de fanáticos queretanos que corearon todas las canciones de esta legendaria y mística banda.

 

Tras los problemas surgidos entre Saúl Hernández y Alejandro Marcovich, diferencias que causaron la separación de la banda en 1995, ambos músicos decidieron limar asperezas y regresar 16 años después en un gran concierto el pasado 9 de abril durante el Festival Vive Latino 2011.

 

En un principio se aseguró que únicamente iban a tener esta presentación, posteriormente se presentaron el 15 de abril en el Festival Coachella en Indio, California, para dar a conocer el pasado mes de junio una gira por Estados Unidos y México los meses de septiembre, octubre y noviembre, cerrando su gira del reencuentro en la ciudad de México el 10 de diciembre, en el Palacio de los Deportes.

 

Desde 1994 no regresaban Querétaro

El reloj marcaba las 9:16 de la noche en la ciudad de Querétaro cuando Diego Herrera salió al recinto y se colocó enfrente de su teclado, posteriormente los demás integrantes de la agrupación, entre gritos, chiflidos y aplausos, salieron al escenario, tomaron sus instrumentos y comenzaron a tocar los primeros acordes de los que seria una velada memorable para Caifanes y los fanáticos que los acompañaban, ya que desde el año 1994, cuando se presentaron en la plaza de toros Santa María, no habían vuelto a pisar tierras queretanas.

 

Saúl Hernández, con una voz cansada pero no por eso menos particular y emotiva, y Alejandro Marcovich, con una apariencia envejecida, comenzaron a tocar “Viento”, que fue la canción con la que la agrupación dio inicio a este concierto inolvidable para aquellos fanáticos que los siguieron desde sus comienzos y también para las nuevas generaciones que en nuestros días se identifican con su música.

 

“El aplauso es para ti, raza. Hoy estamos aquí los cinco juntos, gracias a ti y a mucha gente que nunca vio a Caifanes tocar. Por eso, hoy, para ustedes y las nuevas generaciones, Caifanes esta a tus pies”, expresó Saúl Hernández, vocalista de la banda.

 

Durante más de dos horas, los seguidores de esta agrupación corearon los grandes éxitos que formaron parte del repertorio de esa noche, como “Para que no digas que no pienso en ti”, “La vida no es eterna”, “Aquí no es así”, “Metamorfeame”, “Los dioses ocultos” y “Perdí mi ojo de venado”, que pusieron a saltar al público, así como “Mátenme porque me muero”, “Cuéntame tu vida”, “Sombras en tiempos perdidos”, “Nubes”, entre otras.

 

Pero fue antes de comenzar a tocar “Ayer me dijo un ave”, cuando Saúl Hernández pronunció que los mexicanos ya estamos hartos de tanta violencia en este país: “Ojalá algún día las instituciones dejen de crear programas y se acerquen más a la gente… y no sólo decimos, ¡ni un muerto más!, también decimos, ¡ni una muerta más!”, puntualizó el vocalista.

 

Y para despedirse, esta legendaria banda mexicana que marcó época, dio las gracias al público por ser parte de su regreso, que muchos aseguran que más que regreso es una despedida organizada como los grandes y para los grandes, y con un gran solo de Alejandro Marcovich interpretando “México lindo y querido”, que todos los presentes corearon y cantaron mientras se observaban banderas de México entre la multitud, dijeron adiós a la ciudad de Querétaro, no si antes interpretar algunos de los éxitos más esperados de toda la noche: “Afuera”, “No dejes que”, “La célula que explota” y “La negra Tomasa”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba