Cultura

Cautiva Sona Jobarteh a queretanos

La cantante africana se presentó en la plazuela Mariano de las Casas, en el marco de la 42° Edición del Festival Cervantino

Por: Paulina Rosales

En el marco de las actividades de la 42° Edición del Festival Cervantino en Querétaro, la cantante africana Sona Jobarteh, a través de la música tradicional Mandé y su fusión con la música moderna, logró cautivar con una espectacular presentación al público que acudió a la plazuela Mariano de las Casas, la noche del jueves 23 de octubre.

Sona Jobarteh es la primera mujer en tocar la kora, un instrumento tradicional que ha sido considerado un arte dominado exclusivamente por los hombres a lo largo de siete siglos. Compositora y exponente de la música tradicional Mandé, fusiona la tradición con la modernidad, haciendo referencia en sus temas a su familia, al género, la identidad cultural y la alegría de la vida.

Su música habla de la historia del antiguo imperio Mandiga, que incluye a las culturas de Malí, Senegal, Gamboa, Guinea, entre otras naciones del occidente africano.

Para ella, la importancia del conocimiento sobre el kora radica en la preservación del arte de generación en generación.

Entrevistada al finalizar su concierto, Sona señaló que cada día es más común encontrar músicos del kora que no pertenecen a estas familias; sin embargo, el orgullo y la preservación de las condiciones del instrumento han logrado que esta tradición permanezca casi intacta durante siglos.

“Es algo en lo que naces”, manifestó, pues sólo cinco familias, entre ellas la familia Jobarteh, pueden tener acceso al aprendizaje de este arte.

Tocar un instrumento como el kora conlleva mucha responsabilidad, ya que los valores de la masculinidad tienen mucho peso socialmente.

“Hay muchas razones por las cuales es considerado un instrumento masculino. Como mujer, tú sabes que hacer algo así es al mismo tiempo muy importante para entender la tradición, para apropiarte de la sensibilidad y además, tratar de balancear la esencia de la masculinidad del instrumento con tu propia feminidad, lo cual no es algo propiamente fácil o natural”, explicó.

Crecer en una de estas cinco familias privilegiadas en el arte del kora sirve de inspiración a otros músicos y en especial a las mujeres, pues la ruptura en una tradición masculina es una forma de expresar la importancia de la feminidad.

“Fue una coincidencia el poder tener música en mi vida desde el día que nací. Ese es el caso de todos los que nacen con familias muy antiguas, todos tienen músicos alrededor y se rodean de música. Creo que la música no es algo que ‘viene’, es algo en lo que creces gradualmente. Hay personas que lo tienen y nunca tomarán ventaja de ello, nunca lo harán, y otras personas que lo encontrarán y después crecerán.

“Creo que es una jornada larga que toma diferentes avenidas; definitivamente hubo un momento en el que lo encontré, como tú dijiste, mi voz, y después uno va, va y va. Ahora, no necesito mirar atrás, ahora es sólo esto y creo que ahí fue donde la encontré”, expresó Sona Jobarteh.

Por otro lado, la cantante dijo estar ‘encantada’ en Querétaro, pues siempre había querido venir a tocar a esta parte del mundo, así como Sudamérica.

“Cada lugar es tan distinto. La energía es diferente, la vibración es diferente, la forma en la cual responde la gente es distinta. Todo es diferente, nunca es lo mismo”, concluyó.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba