Cultura

Cierre de FCE genera desabasto de títulos y editoriales

La librería del Fondo de Cultura proveía a los lectores de títulos académicos diversos y autores de editoriales independientes

Por: David Eduardo Martínez Pérez

El escritor queretano Martín García López, quien radica tanto en esta ciudad como en Guadalajara y dirige la revista literaria Himen de la UdeG, señaló que uno de los aspectos “más conflictivos” del cierre de la librería del Fondo de Cultura Económica (Tribuna de Querétaro 734) será la dificultad para localizar textos de editoriales como Tumbona Ediciones y Sexto Piso.

“Si bien en librerías como Gandhi o El Sótano, es posible encontrar libros de casi cualquier sello editorial, dado su giro comercial, en estas librerías no están necesariamente a la mano volúmenes de editoriales independientes que sí estaban en exhibición dentro de la librería del Fondo.

“Tumbona Ediciones y Sexto Piso, por ejemplo, son editoriales muy buenas por la sencilla razón de que están relativamente fuera de la cultura oficial y le dan oportunidad de publicación a nuevos escritores.

“La verdad es que la librería del FCE hacía un muy buen trabajo porque ninguna otra en la ciudad tiene un catálogo tan completo de libros publicados por Sexto Piso (…) encontrabas desde autores extranjeros muy interesantes, como el judío Etgar Keret, hasta nuevos narradores mexicanos como Carlos Velásquez, por ejemplo, que acaba de sacar un libro de crónicas sobre la vida en el norte del país”.

Tanto los títulos de estas editoriales como la colección de ensayos editada por el propio FCE podían ser localizados con facilidad dentro de la librería del Fondo de Cultura.

En los establecimientos comerciales, como los anteriormente mencionados, todavía se puede encontrar estos títulos, pero su entrega puede demorar hasta más de una semana, lo cual es equivalente a lo que pasaría si en lugar de ir al establecimiento, los usuarios los compraran directamente a través de internet.

Libros académicos, otra de las pérdidas

Para Iván Pedroza Meneses, estudiante de octavo semestre en la Licenciatura de Desarrollo Humano para la Sustentabilidad, el cierre de la librería supuso un conflicto porque “muchos” de los textos que ocupaba para su investigación de tesis los podía obtener en la librería del fondo, mientras que ahora intenta localizarlos en PDF o por otros medios.

“Compraba allí muchos libros de Filosofía y Ciencias Sociales editados por el propio Fondo de Cultura y que no puedo encontrar en ningún otro lugar, ni siquiera en internet o en PDF. En Gandhi pregunté por uno y me dijeron que lo conseguían, pero tardaba casi una semana. La verdad eso es muy complicado, porque son textos que no encuentras en otro lado y luego ocupas para la investigación o la tesis”, consideró.

García López, por su parte, mencionó que en El Sótano sí es posible localizar novedades de Sexto Piso o Tierra Adentro, pero que no hay ediciones más antiguas, como sí las había en el Fondo de Cultura Económica.

“He comprado libros de Tierra Adentro en El Sótano y también de otras editoriales chiquitas, pero la verdad es que casi hay puras novedades. Si quieres un título que se editó por primera vez hace algunos años, luego es muy difícil de localizar. Y si te lo localizan, te lo mandan traer y eso tarda dos o tres días.

“La librería tiene sus cosas buenas, claro, como las promociones que aplica para ciertas editoriales o los puntos que te regala si eres cliente frecuente, pero no es lo mismo que cuando estaba el Fondo y había ventas nocturnas y cosas así.

“La experiencia de lectura también es muy diferente. En el Fondo, la realidad es que te podías quedar todo el tiempo que quisieras y nadie te decía nada. En las otras, hasta como que te carrerean. No digo que eso esté mal, pero es diferente, muy diferente”, concluyó.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba