Cultura

Composición de estudiante de FBA sonará en foro internacional de música

Su composición estuvo sujeta a un proceso de 11 meses de duración, en la cual la misma melodía está basada en un principio aleatorio sujeto a una baraja de cartas inglesa; de esta manera, a cada carta se le asignó un patrón rítmico, una altura o una nota musical.

La melodía ‘Transfiguración del azar’, autoría de un estudiante de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), se escuchará en el XL Foro Internacional de Música Nueva “Manuel Enríquez”, mismo que organiza el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA). Fernando del Carpio Márquez, alumno de la Facultad de Bellas Artes compartió el proceso creativo de esta pieza.

Su composición estuvo sujeta a un proceso de 11 meses de duración, en la cual la misma melodía está basada en un principio aleatorio sujeto a una baraja de cartas inglesa; de esta manera, a cada carta se le asignó un patrón rítmico, una altura o una nota musical. Posteriormente los organizó como elementos para crear la melodía que sonará en la Ciudad de México: “Le asigné un principio aleatorio matemático y uno controlado”.

La duración es de aproximadamente 5 minutos y cuenta con cuatro movimientos, “un primero aleatorio; un segundo controlado, el tercero regresa a ser aleatorio para cerrar con el cuarto de manera controlada; al final lo que se escuchará será una melodía con transiciones coherentes y armónicas”. Detalló que es una dotación instrumental de flauta, clarinete, chelo, y un percusionista que cuenta con un vibráfono, platillo, tarola, cortina de campana y bongos. Se requieren cuatro personas para la ejecución, comentó el joven compositor.

El foro lleva el nombre de Manuel Enríquez, en referencia al compositor mexicano de la ola postnacionalista, considerado un grupo muy cerrado de música experimental; el proyecto contempla únicamente las piezas nuevas alrededor de Iberoamérica.

Una trayectoria

El estudiante de la licenciatura en Música con línea terminal en composición recordó que su gusto por la música comenzó en la secundaria. Aunque intentó tocar la guitarra, la cambió por la batería; tomó clases y en un punto tuvo una banda con amigos. Aunque no sabía a dónde conducir su vida profesional, siempre tuvo la idea de hacer una licenciatura.

Fue cuando entró a la Facultad Bellas Artes que tuvo un primer choque de realidad, pues la carrera resultó ser muy diferente de lo que esperaba: “En ese momento yo no sabía lo que se trataba la carrera de compositor; yo creía que me iban a enseñar a ser una estrella de rock”, relató.

Para la audición requerida en el propedéutico escogió al piano como su instrumento. Confesó que creía que no iba a aprobar, puesto que había personas con experiencia de 6 o 12 años en el rubro, mientras él llevaba escasos dos meses: “Todos tocaron música académica, desde Bach, Mozart entre otros clásicos; yo preparé una pieza de jazz y al profesor le gustó y quedé; quien me hizo la audición fue el ahora director de la Facultad, Eduardo Núñez Rojas”, señaló el estudiante de la UAQ.

En la actualidad el proceso de admisión a esta unidad académica ha cambiado; el formato que le tocó a del Carpio Márquez consistió en trabajar en talleres durante la semana de Pascua. Los tópicos eran Composición, Teoría, así como Solfeo y Educación Auditiva. “Ya dependiendo el instrumento te asignaban un tutor de audición […] lo que hice fue preparar mi pieza meses antes, además de leer teoría y practicar todas mis habilidades”, señaló el músico.

En este sentido, Fernando del Carpio reconoció que entre las clases que considera más difíciles estuvieron las que tenían que ver con teorías, aquellas en las que se estudiaban cosas básicas como intervalos, armaduras y conceptos simples que los músicos deben saberse de memoria. Si bien reprobó esta materia, tras recursarla afianzó sus conocimientos: “Es un camino complicado pero al que le pude hacer frente, además tuve apoyo de muchos maestros que creyeron en mí o me ayudaron a construirme”, expresó.

De igual manera, Fernando, señaló que la maestra Carmen Eloísa Sánchez fue su mayor sustento de crecimiento respecto a sus habilidades para tocar el piano. Vio con ella el repertorio de tres años de conocimientos para niños de seis años, en tan sólo seis meses. Actualmente estudia repertorios más avanzados para la licenciatura.

En cambio, en la clase de Composición -en sus palabras- “siempre me fue muy bien, por el momento llevo cerca de 15 composiciones realizadas”. Refirió a Laura Chávez como una de sus principales maestras para el área: “Con ella tuvimos una presentación con el profesor Ignacio Vaca, quien trajo un ensamble de la Ciudad de México llamado ‘Duplum Duo’, artistas de primer nivel que tocaron una de mis composiciones y, por último, el maestro Mauricio Beltrán quien me apoyó para la presentación de mi próxima composición”, finalizó Fernando del Carpio.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba