Cultura

Con fotografía para ciegos fomentan inclusión social

El proyecto lleva cinco años realizándose en Querétaro


Alexa Palacios

PARA DESTACAR: Miguel Ángel Herrera señaló que uno de los principales obstáculos que enfrenta del proyecto, reflexiona, es la concepción que tiene la sociedad sobre los discapacitados, en la que se entiende que son personas que por su condición no deben o no pueden realizar ciertas actividades, se les asimila como impedidos.

El Taller de Fotografía de Ciegos, que originalmente duraría tres meses, ha llegado a los cinco años de existencia. A decir de Miguel Ángel Herrera Oceguera, gestor cultural y uno de los fundadores del proyecto, éste se ha expandido con tanta fuerza que ha vuelto a Querétaro un referente internacional en el campo.

Herrera” Oceguera recordó que la idea surgió a partir de que la institución denominada 17, Instituto de Estudios Críticos, ubicado en la Ciudad de México, le dio a este quehacer artístico hace 20 años con la invitación a Evgen Bavcar a México, un fotógrafo, doctor en Filosofía y crítico de arte que es ciego desde los 15 años. “En un principio fue ‘¡guau!, fotografía de ciegos, ¿cómo es eso posible?’” rememora.

Desde sus inicios, el taller ha generado sinergia con personas externas e instituciones, como el propio 17, con lo cual lograron hacer que el proyecto creciera y se generaran exposiciones con el trabajo de los participantes, no sólo en Querétaro sino en otros estados, e incluso la creación de un primer material editorial: ‘El Hilo Negro’.

“Cuando encontramos la fotografía de ciegos veíamos dos posibles abordajes o perspectivas que podrían ser contrastantes: uno es el primer impacto inmediato de una idea romántica de que una persona con ceguera haga fotografía, ‘¡guau!, tiene ceguera y aun así puede hacer una foto’. Dos, es que se trata de fotografía a pesar de la ceguera; es fotografía desde la ceguera. Eso es muy diferente”, explicó Miguel Ángel Herrera.

La fotografía de ciegos se presenta también como una crítica a lo que los talleristas llaman “normovisión”, es decir, la normalización visual que refiere al aprendizaje de lugares comunes o de reglas, que marcan las pautas de lo que es una buena o una mala imagen.

El fundador del proyecto explica que este tipo de fotografía otorga una libertad creativa al autor, y menciona que uno de los participantes más dedicados en el taller “nunca vio a un fotógrafo hacer fotos, entonces él no está intentando imitar a nadie, tiene un manejo de la cámara muy peculiar”.

 

Vinculación con otros trabajos

Paralelamente, con el surgimiento del taller nace también Buró Cultural, un colectivo de gestión cultural independiente que actualmente está constituido como asociación civil, y son quienes dirigen tanto el taller de fotografía de ciegos como el segundo programa desprendido a partir del mismo: Festival Oxímoron, un encuentro internacional de arte desde la discapacidad:

“Vienen artistas u organizaciones que trabajan con artistas con discapacidad u organizaciones que trabajan proyectos culturales para ellos. No había un festival así en México, que congregara artistas no sólo de locales o de México, sino de otros países”, compartió Miguel Ángel.

Uno de los principales obstáculos que enfrenta el proyecto, reflexiona, es la concepción que tiene la sociedad sobre los discapacitados, en la que se entiende que son personas que por su condición no deben o no pueden realizar ciertas actividades, se les asimila como impedidos o minusválidos.

“De ahí se derivan más problemas como el hecho de que podamos pensar que no es tan importante hacer un museo accesible, porque pensamos, culturalmente, en la discapacidad casi como un deshecho, lo que no se quiere ver que hacemos a un lado.

También tiene que ver con elementos religiosos, por ejemplo, pensar que si tengo un hijo con discapacidad es un castigo de Dios, o el otro extremo, es un angelito que Dios me envió. Todo esto genera un desdén hacia la discapacidad. Y otra problemática que surge a partir de ahí, es el financiamiento”, explicó.

A cinco años de emprender el proyecto, quienes dirigen planean dar un paso importante en la formación de fotógrafos desde la ceguera o debilidad visual, a través de cursos con una duración de tres meses que ahora serán categorizados por niveles. Se pretende que las personas que se inscriban tengan una formación estandarizada en fotografía.

Esta semana se realizará un encuentro internacional de arte y discapacidad que organiza el consulado del Reino Unido en México, el cual se llevará a cabo en el Museo de la Memoria y Tolerancia, en el que participarán Miguel Ángel Herrera y Miguel Ángel León, con un taller que se llama “El laberinto del cuarto oscuro”, un ensayo en el que se invita a las personas sin ceguera a vivir una serie de experiencias a través de ejercicios de fotografía desde la ceguera.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba