Cultura

Cultura: Juguetes japoneses y mexicanos, curiosas similitudes salen a flote en exposición

Inundados en un mundo de tecnología avanzada, de anime y de manga, se pensaría que en Japón los juguetes son digitales y no se comparan a las canicas, los tazos y las muñecas con las cuales crecieron varias generaciones de mexicanas y mexicanos. En este contexto, conocer la exposición Omocha puede ser una gran sorpresa para los visitantes.

Hay canicas, pero no son las esferas de cristal que conocemos; las de japón son planas y rasgadas. Apenas era el inicio, entre más se observaba, más sorprendentes eran las similitudes entre los juguetes japoneses con los mexicanos.

En Japón también juegan con tazos, les llaman ‘menkos’, pero a diferencia de tener en una cara personajes de caricaturas, como los famosos Tiny Toons en los noventa, en el país de oriente tienen dibujados héroes de cómics, deportistas famosos o samuráis.

Las muñecas Lele, asociadas a Querétaro, también tienen un parentesco con las ‘kokeshi’ japonesas, ya que son representativas por sus colores y decorados con flores, además de que suelen venderse como recuerdos en los santuarios.

El concepto ‘omocha’, explica la Secretaría de Cultura estatal, significa ‘juguete’ en japonés. Se eligió este nombre para la exposición por la riqueza que abarca en objetos culturales y ricos de significado, que transmiten símbolos y valores a niñas, niños, jóvenes y adultos.

La exposición divide a los juguetes en modernos, los principales de la cultura popular actual japonesa; los hechos bambú o de madera y los tradicionales.

El área de juguetes modernos presenta los principales artefactos usados por niños de 1945 a 1989. La principal característica de estos es la adaptación de juegos de mesa, consolas y muñecos, influenciada por Estados Unidos, para transformarlos en productos que solo podían derivar de Japón.

Dentro de la cultura popular actual japonesa se encuentran los elementos más representativos de las últimas décadas, se observa la influencia del anime, el manga y los videojuegos en estos productos. Además, se presentan juguetes que a pesar de ser extranjeros son muy populares como el Jinsei game (Monopoly) y la muñeca Jenny y Licca-chan (Barbie).

Los juguetes de bambú representan un elemento esencial del arte popular y la vida cotidiana de Japón. En la categoría de movimiento encontramos el kendama, una suerte de balero del nipón; otra pieza semejante la encontramos en el ‘koma’, que pudiera ser primo del trompo mexicano. Dentro de la exposición también se encuentra el ‘taketombo’, una libélula de bambú que tiene mil 500 años de antigüedad.

Las ‘kokeshi’ o muñecas sin extremidades, son hechas a mano y decoradas con flores; dentro de la exposición encontramos 11 tipos. Son representativas y se venden como artesanía o souvenir. Para las personas interesadas, la exposición estará disponible hasta el 10 de octubre en el en el Centro de las Artes de Querétaro (CEART), ubicado en la calle Arteaga #89, Centro Histórico.

Bárbara Domínguez

Estudiante de Comunicación y Periodismo en la UAQ, 20 años, amante del café y las lunas de octubre.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba