Cultura

DUNE, la historia que pronto tendremos en la pantalla grande

Las grandes historias siempre han acompañado nuestras vidas. Muchos crecimos emocionados y fascinados por la magia de Harry Potter, la fantasía de El Señor de los Anillos, o el romance juvenil y melodramático que trajo Crepúsculo. Los personajes, los mundos, los villanos… todo eso han sido temas de conversación y fuentes de inspiración de muchas generaciones. Y hoy en día tenemos la oportunidad de ver el nacimiento de lo que se anuncia como el inicio de una gran saga: Dune, una historia que brotó de la imaginación de Frank Herbert, y que está a tan sólo unos días de llegar a las salas de cines.

Probablemente cuando vayas a ver la película, Dune te hará sentir como si estuvieras viendo una combinación de Star Wars y Game Of Thrones, pues fue precisamente esta saga de libros la que inspiró ambas historias. Dune cuenta la historia del joven Paul Atreides, el heredero de la casa Atreides, cuya familia ha sido enviada, por órdenes del emperador, al planeta Arrakis para gobernar el lugar. Arrakis es un planeta desértico, hostil y peligroso, en donde el agua es tan vital para sus habitantes que incluso sudar se considera un desperdicio. No obstante, el lugar también es el único sitio en el universo conocido en donde se produce la melange, una droga adictiva que propicia la vida y permite los viajes espaciales.

Lo atractivo de Dune, más allá de las disputas políticas que hay entre las casas Atreides y Harkonnen, cuya enemistad y conflictos de interés provocan una guerra, es la propia construcción del mundo. Arrakis, mejor conocido como Dune por sus habitantes, es un planeta que esconde muchos misterios. El mundo es por sí mismo el aliado y enemigo, pues el sol es devastador, el agua escasa, y la arena es un mar de peligros.

Es bastante complejo hablar de libro como tal, pues no sólo se trata de una lucha por el agua y la melange, sino que a través de Paul vamos conociendo a la sociedad de los Fremen, los habitantes originarios del planeta que han sido oprimidos durante generaciones y han conseguido unificarse con el desierto y sus peligros. También vemos el sistema religioso y cómo eso es sumamente relevante, consiguiendo afectar cada aspecto social y político del planeta.

Pero lo más intrigante y misterioso son sin duda los gusanos de arena, aquellas criaturas de gran tamaño que atraviesan la arena como si fuera agua y consumen todo lo que se mueva sobre las profundidades del desierto. Estos gusanos son temidos por unos y venerados por otros, siendo una pieza clave para la comprensión de Arrakis y el destino de aquella tierra azotada por el sol.

Lo cual nos lleva a hablar de lo bien construido que está el sistema ecológico del planeta, pues gran parte de la novela se dedica a explicar cómo es que un ecosistema es tan importante para la supervivencia como la vida misma. En Dune encontraremos personajes que profundizan mucho en estos temas, haciendo una crítica muy puntual sobre la explotación de recursos y sus efectos. Ya he puesto un gran número de razones por las cuales deberías ir a ver Dune, y ni siquiera he llegado a la mitad. Sin duda es el inicio de una franquicia poderosa y hechizante, cuya historia, personajes y circunstancias te engancharan desde los primeros instantes. Eso sí, hay que estar atentos, porque seguramente será una historia compleja, que te dejará con muchas preguntas, pero indudablemente asombrado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba