Cultura

Editoriales independientes, alternativa de proyección para escritores locales

Por: Cristo Alejandro Recéndiz / Manelick Cruz Blanco

Los encargados de tres editoriales independientes en Querétaro coincidieron en que la actividad no es remunerable, pero resulta muy satisfactoria.

PARA DESTACAR: Las editoras independientes buscan la consolidación de su proyecto en la entidad, tarea que no es nada sencilla, apuntó Felipe Bohórquez. Agregó que las editoriales independientes locales se encuentran incomunicadas y dispersas porque no hay formalidades.

Entre la precariedad económica, el poco apoyo de las instituciones y las dificultades humanas y logísticas que implican sostener un proyecto, sobreviven tres editoriales independientes en Querétaro: Herring Publishers México, Mamá Dolores Cartonera y La Testadura, una literatura de paso.

Estas organizaciones editoriales se consideran independientes porque no buscan vender, sino difundir sus ideas. En ocasiones reciben incentivos económicos de instituciones públicas, pero es insuficiente, por lo que sus integrantes tienen otras actividades, señala Felipe Bohórquez, miembro del consejo editorial de Mamá Dolores Cartonera, quien es docente.

Los encargados de las tres editoriales independientes coincidieron en que la actividad no es remunerable, pero consideraron que es muy satisfactoria. Incluso, debido a las dificultades y precariedades que viven estas organizaciones en Querétaro, Mario Eduardo Ángeles, miembro de La Testadura, los define como un “medio arrabalero”.

Además, Mario Eduardo Ángeles considera que el universo en el que se desarrolla su proyecto es “medio mañoso”, ya que se roban proyectos literarios o hay quienes publican libros que ya están pagados con anterioridad.

Por otra parte, en el caso de la editorial La Testaruda, se acepta prácticamente el trabajo de cualquier persona, pluralidad que conlleva sus riesgos, apunta Mario Eduardo Ángeles: “El éxito de lo que publicamos depende de la calidad del autor. Al ser tan permisibles corremos el riesgo de malbaratar la editorial”.

En tanto, Oliver Herring, editor en jefe de Herring Publishers México, apuntó que su definición de independencia es salir de la rutina del mercado: “Se trata de hacer todas las cosas por uno mismo”. Consideró que la importancia de las editoriales independientes en Querétaro radica en que son un trampolín para los autores.

Las editoras independientes buscan la consolidación de su proyecto en la entidad, tarea que no es nada sencilla, apuntó Felipe Bohórquez de Mamá Dolores Cartonera. Agregó que las editoriales independientes locales se encuentran incomunicadas y dispersas porque no hay formalidades.

Además, señaló que la pluralidad no implica calidad y esto es algo a lo que se enfrentan las editoriales independientes, sin embargo ganan en cuanto a diversidad. Mamá Dolores Cartonera busca gente nueva, aunque también tienen autores que han colaborado en más de una ocasión.

La importancia del alcohol

Las tres editoriales quieren permanecer vigentes y por eso intentan que cada presentación de sus libros otorgue un ingrediente extra al lector. Una de sus estrategias es amenizar los eventos con música, lecturas dramatizadas y alcohol.

Al respecto, Mario Eduardo Ángeles considera que “el alcohol cambia el formato de las presentaciones, pero todo depende de la creatividad para que se acerque la gente”. Recuerda que La Testadura ha tenido presentaciones de una sola persona y otras de hasta 200, durante un camino de cuatro años y más de 100 publicaciones.

Ninguno de los tres proyectos se encuentra avalado por las autoridades, a diferencia de nueve editoriales que cuentan con registro en el estado, entre ellas Par Tres Editores, Grupo Editorial Crisol, Editorial Trillas Querétaro, Grupo Editorial Vid, Editorial Eman, Editorial Offset Color y Movimiento Nacional Por la Lectura.

En el caso de La Testaruda, ha realizado presentaciones en otros estados como Guanajuato, San Luis Potosí y Zacatecas, así como eventos en pulquerías de Querétaro.

Herring Publishers México se fundó en el 2008 con su primera publicación, que se titula ‘La máquina de hacer pájaros’, de Gerardo Arana. Otras obras son ‘Larvario’ de Elisa Herrera Altamirano; ‘Lago Corea’, de Horacio Lozano Warpola y ‘Bengala’, de Antonio Tamez. Esta editorial recibió recursos del programa de apoyo a la producción artística del Instituto Queretano de la Cultura y las Artes, “Apoyarte”.

Por su parte, Mamá Dolores Cartonera se basa en las “cartoneras argentinas” que nacen en el 2001, durante la crisis económica. El proyecto presenta productos elaborados con materiales reciclados y tiene un gran auge en todo Latinoamérica, aseveróFelipe Bohórquez.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba