Cultura

El ‘café pendiente’, una iniciativa solidaria

Por: Aurora Vizcaíno

Con el fin de proporcionar comida a las personas de escasos recursos, alrededor de 14 cafeterías y restaurantes de Querétaro se han sumado el movimiento «café pendiente», que consiste en que los clientes paguen por anticipado una bebida o un platillo para que otras personas puedan consumirlos después. 

El proyecto se mantiene con base en donaciones

A principios del siglo XX en Nápoles, Italia, era común que en los bares se dieran  «caffes sospesos»; es decir, una bebida sencilla que algún cliente pagaba con anticipación para que fuera tomada por una persona de bajos recursos económicos.

Sin embargo, esta tradición desapareció hasta que fue retomada por Maurizio del Búfalo, durante la década de los ochenta, en Italia; esto, con el fin de revivir una tradición cultural solidaria, según Patricia Peiró, reportera de El País.

Esta iniciativa llamó la atención de cafeterías del mundo, sobre todo porque un cuento del escritor Tonino Guerra -respecto a este tipo de caridad- se hizo viral a través de Internet y llamó la atención de varias personas del mundo.

En México, este movimiento se denomina como «café pendiente» (sitio virtual http://cafependiente.org.mx/) y dicho proyecto aclara que es de índole social, no político; y que, por ende, tampoco trabaja con donaciones.

La lista de cafeterías, en Querétaro, que se sumaron a «café pendiente» son: Die Galerie, Maco Café, El Oso Berlín, Expressarte Cafe, RenovArte Café, La Tetera, Área Particular Café, Los Artes Sanos, La Baguetteria de Grifaldo, Marrón 80, Mara & Co, City Juice, Restaurante 4 en 1 y La Esquina del Panadero.

Café comunitario

«RenovArte Café» es una cafetería situada en la calle de Hidalgo, frente a la Facultad de Bellas Artes; fundada por el australiano Phil Johns y su familia desde hace ya más de cuatro años.

Bajo principios cristianos, Phil Johns definió que el café busca «vidas renovadas y transformadas a través del arte y de Dios» y, sobre todo, unir a la «comunidad del café» con iniciativas solidarias como el «café pendiente». Según el dueño del recinto, durante la temporada navideña los clientes pagan más cafés pendientes.

Johns destacó que en lugar de darle dinero a las personas de escasos recursos que acuden al café; «RenovArte Café» les otorga cafés, paninis, sincronizadas o chocolates que otros clientes dejan como pendientes.

El número de personas varía, pueden venir una o dos personas al día; hay veces que vienen muchas personas o hay veces que no viene nadie. «Les damos algo que puedan disfrutar y que pueda ayudarles», indicó Phil Johns.

Café para migrantes

Bajo la filosofía de «compartir con los que menos tienen», «Maco Café» -ubicado en la calle Guerrero, frente al Museo de la Ciudad- ha adoptado el modelo del «café pendiente» desde hace más de un año, puntualizó Gabriela Gómez, encargada del local.

Además de manejarse bajo la lógica del «café pendiente», Maco Café también recolecta víveres para apoyar la Estancia del Migrante González y Martínez. Con el fin de ayudar a los migrantes, cualquier tipo de ayuda puede ser aceptada en ese local, en cualquier momento.

Un promedio de tres personas a la semana asisten a Maco Café para pedir algún alimento; ante esto, Gabriela Gómez mencionó que Maco Café a veces «tiene que aportar del presupuesto» para poder brindar cafés pendientes hacia las personas que padecen pobreza.

A pesar de que no se maneja aún el concepto de dejar algún platillo pendiente, la encargada del café mencionó que, en caso de que un niño de escasos recursos solicite una bebida pendiente, se le otorga un vaso con leche o chocolate caliente «que es un poco más sano para ellos».

Sin embargo, desde la perspectiva de Gabriela Gómez, «todavía falta un poco de difusión» de esta iniciativa, ya que «pocos ven el letrero y pagan un café pendiente».

Taco pendiente

Lejos de la cafeína, el restaurante Kong -situado en la calle 5 de mayo, cerca de Río de la Loza- se ha unido a esta iniciativa solidaria. Solamente que, Adrián Ro, chef propietario de Kong, señaló que en lugar de brindar cafés, su restaurante brinda «tacos pendientes».

Hace casi años que Kong fue fundado como una taquería, pero, desde 2011 tiene un nuevo giro. Tacos árabes de una gran multiplicidad de sabores, así como hamburguesas, quesadillas y aguas de sabor, pueden pagarse con antelación.

Adrián Ro explicó que «en la noche vienen muchos niños a pedir propinas a los clientes y a vender alcancías y flores»; ante tal situación, el chef creyó que sería una mejor idea que en lugar de que los niños le tuvieran que pedir un taco al cliente «que mejor ya hubiera tacos esperándolos».

Un aproximado de 20 tacos pendientes son pagados por los comensales y un promedio de ocho y 12 niños piden su comida durante la semana.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba