Cultura

El cine del 2011

Por Juan José Lara Ovando

 

Como ya en los dos años anteriores, abrimos el presente haciendo un recuento de lo que vimos y comentamos en nuestra columna, durante todo el año anterior. “Hablemos de cine” apareció en 40 de los 42 números publicados en el año, en una ocasión no se pudo enviar por encontrarme fuera de la ciudad y en otra, se invitó a otro comentarista para este espacio de cine.

Se hicieron 37 comentarios de películas que se exhibieron en su momento en las carteleras comerciales y culturales de la ciudad, aparte comentamos el Foro Internacional de la Cineteca con 14 estrenos; el ciclo Palmas de Oro de Cannes con 12 películas, que aunque la mayoría eran también estrenos en nuestra ciudad, procedían de años previos; el ciclo de cine universitario de El otoño en la cultura con seis filmes, no de estreno; dos películas mexicanas sobre la educación, tampoco estrenos; una película dedicada al futbol femenil, otra sobre los niños durante la ocupación de Irak, tampoco estrenos, y un ciclo de cine mexicano presentado en el Festival Internacional de Marrakech, Marruecos.

 

Las películas mexicanas comentadas fueron cuatro: Salvando al soldado Pérez de Beto Gómez; Miss bala de Gerardo Naranjo, Pastorela de Emilio Portes y el documental Presunto culpable de Roberto Hernández y Layda Negrete. Todas dignas de verse, aunque me quedó como la mejor Miss bala. Lo que llama la atención es que todas tienen que ver con la violencia, el narco, la vida carcelaria y las acciones policiales tan cotidianas hoy en día. En este rubro anexo, una película que contendería por ser la mejor, se llama Jean Gentil de Laura Amelia Guzmán e Israel Cárdenas, documental coproducción mexicana con Haití y República Dominicana, en lengua francesa, exhibida en el Foro de la Cineteca.

Las películas de habla no inglesa, ni mexicanas que vimos, fueron únicamente cinco, excluyendo las del Foro de la Cineteca y las Palmas de Oro. Se trata de la italiana Baaría de Giuseppe Tornatore, la tailandesa Las leyendas del tío Boonmee de Apichatpong Weerasethakul, la iraní Buda explotó de vergüenza de Hana Makhmalbaf, la española Pan negro de Agustí Villaronga y la iraní-francesa Copia fiel de Abbas Kiarostami. A ellas podemos anexar Ágora de Alejandro Amenábar, ya que es una multiproducción, preponderantemente española aunque en lengua inglesa, no incluimos, pero si señalamos a la iraní Las tortugas pueden volar de Bhaman Ghobadi, pues ya tiene más de cinco años de retraso.

Para señalar lo mejor de este cine no comercial, incluimos lo mejor del Foro de la Cineteca y las dos películas más recientes de Las Palmas de Oro, pues no estaban estrenadas en nuestra ciudad, éstas son: La clase de Laurent Cantent de Francia (09) y La cinta blanca de Michael Haneke de Austria-Alemania (10). Las que señalo como las mejores del Foro de la Cineteca son: Algo así como un buen tipo de Hans Peter Moland, Noruega; Pez mortal de Shion Sono, Japón; La mujer que cantaba de Denis Villeneuve, Canadá; Una joven y bella esposa de Eitan Tzur, Israel; el documental italiano, Las cuatro vueltas de Michelangelo Frammartino y la ya citada Jean Gentil.

Escoger seis como las mejores (cinco es insuficiente) es la tarea más ardua de este texto, por lo que estoy lejos de señalar la mejor, ellas son: Pan Negro, La cinta blanca, La clase, Algo así como un buen tipo, Pez mortal y La mujer que cantaba.

Tal como hicimos el año anterior con “Lo mejor del 2010”, dividimos el comentario en dos partes: lo que se proyectó en cine comercial durante la primera mitad del año, pues casi todo ya se calificó y premió en su momento, pero como nosotros no lo hemos hecho, se hace aquí esa recopilación. Las cinco mejores de esa primera etapa me parecen: La red social de David Fincher; El cisne negro de Darren Aronofsky; El discurso del rey de Tom Hooper; El peleador de David O. Russell e Invierno profundo de Debra Granik. Creo que no es necesario destacar una de ellas como la mejor, sino disfrutarlas todas, pues ya han sido premiadas.

En cuanto a lo que todavía está por premiarse, considero como lo mejor: X Men. Primera generación de Matthew Vaughn; Nunca me abandones de Mark Romanek, cinta británica; Medianoche en París de Woody Allen y Super 8 de J.J. Abrams. Me remito a cuatro dado que la gran mayoría fueron producciones comerciales atractivas, pero alejadas de las ya señaladas, como: El juego de la fortuna de Bennett Miller y Gigantes de acero de Shawn Levy, por señalar sólo algunas. Indudablemente aquí si hay mejores y se trata de dos: Nunca me abandones y Medianoche en París, que estoy seguro se mencionarán mucho en premiaciones próximas, a menos que haya muchas más que todavía no hayamos visto. Por supuesto, las películas que seguramente competirán por ser las mejores del año, todavía se exhibirán próximamente en nuestras salas y las comentaremos en su momento. Un abrazo a todos los lectores y los mejores deseos para que sea un buen año.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba