Cultura

El Dream Team

Por Juan José Lara Ovando

En 1992, durante la Olimpiada en Barcelona, España, se dio oportunidad de que por primera ocasión jugaran deportistas profesionales en el basquetbol, lo que volvió invencible al equipo estadounidense constituido por los mejores de la liga profesional conocida como NBA, entre los que se incluían Earvin “Magic” Johnson y Michael Jordan, considerados los mejores jugadores del mundo en ese momento, constituyendo un equipo impecable que ganó la medalla de oro y que rápidamente se ganó el mote de Dream Team, equipo de sueño, término que se ha generalizado para cualquier deporte o grupo cuando llega a encontrar algo fuera de lo común.

Guardando las distancias deportivas, en cuanto a cómics, el equipo de Los Vengadores es el Dream Team entre los superhéroes, ya que conjunta a varios de los más famosos, ahí están Iron Man, Hulk, Thor, Capitán América, Ojo de Halcón y Viuda Negra, estos dos últimos menos conocidos (aunque muy efectivos), tal vez por eso no tienen películas como protagonistas, al menos todavía.

Y bueno, lo del Dream Team es en cine porque a nivel de historieta, este grupo tuvo que surgir para disputarle el lugar a otro equipo que ya existía previamente, y que por supuesto pertenecía a la otra gran empresa de cómics, que era DC Comics, que dio lugar a la llamada Liga de la Justicia (60), que estaba integrada por Batman, Superman, Mujer Maravilla y Flash, entre otros. Los Vengadores pertenece a Marvel Comics (62), que ahora es una empresa que produce sus propias películas a partir del sello Disney (que en realidad la adquirió pero la maneja como sección independiente), por eso vemos un par de filmes anuales sobre superhéroes de Marvel, ya cada uno con su historia convertidos en superproducciones, incluidos, los X-Men.

Así como el objetivo del grupo Los Vengadores es salvar a la humanidad de los peligros que ningún héroe podría derrotar solo, la película tiene además el de mostrar la diversión a través de la mera acción, es decir, que se está frente a una película activa, lo primordial son los ires y venires de los superhéroes, juntos o separados, aunque la ventaja es que se les puede aprovechar a todos juntos.

En los hechos ésa es la gran expectativa de este filme, la forma en que han de salir librados combatiendo juntos y el resultado es magnífico ante ese supuesto porque en eso está concentrada la dedicación del director Joss Whedon (de extracción televisiva, Buffy, la cazavampiros) que además de la agilidad y ritmo mostrados, se nota que conoce a la perfección el mundo del cómic, tanto en diseño como en relato, por eso él mismo solicitó dirigirla).

Así que estamos ante la madre de todas las películas de superhéroes, que no exige conocer los antecedentes curriculares ni historiales de cada justiciero que nutre este comando, por lo que se parte sin planteamiento homogéneo, cada espectador recordará lo que pueda o sepa porque los antecedentes están dispersos en otras películas, por lo que queda la impresión de que la faena ya está empezada. También quiere decir que la consistencia narrativa es mínima y secundaria ante la acción trepidante.

No obstante si hay un hilo narrativo que domina la primera parte del filme y que resulta largo y pesado, pues se sostiene en la querella entre los mismos superhéroes, que expresan sus celos interpersonales pero que finalmente se ponen de acuerdo en participar de manera conjunta por la poderosa razón, no sólo de defender al planeta, sino porque la Tierra es lo más humano del universo, ¡Somos lo mejor de la Vía Láctea! Los agentes de otros planetas son todos destructivos y sus objetivos dominantes. Así como somos los terrícolas de individualistas y destructivos, no hay nada mejor en el universo. Eso sí es Hollywood y también el espíritu muy norteamericano de los cómics, aunque haya demorado el encendido de los petardos.

El motivo de la cumbre de héroes tiene que ver con el rescate de un cubo cósmico de gran poder que en manos enemigas puede resultar letal (como en Transformers). Esas manos son las de Loki, el medio hermano de Thor, un antagonista bluff y sin carisma a la cabeza de un ejército invasor del lejano planeta Asgard integrado por criaturas tipo Power Rangers (en su imagen y en lo sonso). Esto me parece inequitativo de la película, un solo malo, además de muy desajustado (es un mal malo) y cornudo contra todos los americanizados y ciudadanizados héroes es demasiado disparejo. Le falta más sentido a esa confrontación, no están al mismo nivel los enemigos a menos que el papel central lo hubiera ocupado quien envía a Loki a la Tierra y posteriormente le proporcionara su ejército de peque Powers.

Por otro lado, la batalla campal en las calles de Nueva York entre los seis salvamundos y el ejército invasor del malvado Loki, es la segunda parte de la película, dura unos 40 minutos, pero es adrenalina pura, un sensacional despliegue de recursos plástico-destructivos que dejan literalmente con la boca abierta. En eso la película es sensacional, su despliegue técnico y sus efectos son notables, excelentes, desde luego son casi 300 mil millones de dólares invertidos, por lo que Whedon se puede dar el lujo de dotar a sus héroes de sentido de humor, sobre todo a Iron Man, que en buena medida les roba presencia a los demás. Tampoco aquí son muy equitativos a pesar de ser un Dream Team. El equipo de actores es excelente, incluye un cameo a Stan Lee, uno de los creadores del cómic. Vale la pena, cómic en toda la extensión.

 

 

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba