Cultura

El penal más largo del mundo

La cinta muestra las vidas que pueden estar en torno a un partido de futbol y de cómo las esperanzas de muchos pueden concentrarse en lo que parece un momento efímero, pero que puede convertirse en el penal más largo del mundo.

El público se emociona. El portero se prepara: son los últimos minutos del partido entre el Deportivo y el Estrella Polar, dos equipos que se juegan la final para calificar a segunda división por primera vez.

El árbitro marca dos minutos extras y el delantero del Deportivo se abre paso entre jaloneos de los jugadores del Estrella Polar, pero se encuentra con Román, el gran portero que se lanza y en un desafortunado choque ambos caen al suelo. El árbitro inconsciente marca un penal a favor del Deportivo cuando es Román (Benito Sagredo) quien se luxó el hombro.

Es momento de que salga a escena el portero rezagado del Estrella Polar, Fernando (Fernando Tejero) que juega su último partido en la banca. Fernando había conservado su lugar en el equipo debido a que el entrenador Santos (Carlos Kaniowsky) estaba bastante interesado en su hermana, Ana (María Botto). Con pasos débiles se acerca el muchacho enclenque a la portería ante la mirada desilusionada de los espectadores.

Un gesto de malestar y acto siguiente Fernando vomita en uno de los postes de la portería. El jugador enemigo prepara su tiro y un jugador de Estrella Polar se le adelanta al patear la pelota fuera del área. El silbato suena amenazante y las tribunas enloquecidas rebasan la valla y corren con ánimos de linchar al árbitro que emprende la huida hacía los vestidores. El partido se suspende y no se sabe qué equipo triunfo.

Luego del inicio apresurado de este filme, los personajes se presentan, desde el musulmán Khaled (Luis Callejo) que trabaja en el súper y que a la vez es papá soltero, mantiene una relación con Ana, la hermana de Fernando, pero no terminan de formalizar lo cual la inquieta mucho.

Bilbao (Fernando Cayo) quien trabajaba en la gasolinera y luego de que le despiden intenta por todos los medios ocultárselo a su esposa e hijo. Su economía familiar depende de que el equipo avance a segunda división.

Adrián (Enrique Villen) es el dueño del supermercado y presidente del Estrella Polar, es el jefe de Khaled y Fernando y también quien le regresa el dinero de las compras de su esposa a Bilbao. Es el personaje benefactor que ha prometido un viaje de vacaciones a todo el equipo para motivarlos.

Santos, padre de Cecilia, dueño del bar y entrenador del equipo, que está interesado en Ana y desea fervientemente avanzar a segunda división para poder comprar jugadores profesionales para el equipo.

Cecilia (Marta Larraide) es la hija de Santos y novia del portero estrella. Es una chica altanera y caprichosa.

Fernando es el portero que terminó por ser la única esperanza del equipo luego de que Román se lesionara, que no tiene talento para el futbol y está muy enamorado de Cecilia. Fernando es un obrero con complejo de socialista que pasa la mayor parte del día tomando cerveza y metido en la vida sentimental de su hermana Ana.

Para la mala suerte del equipo y de las esperanzas de todos es Fernando quién decidirá el destino de Estrella Polar, luego de que se acordó tirar el penal en una semana con los mismos jugadores y a cancha cerrada.

Durante una semana todos se encargan de tratar a Fernando como un rey para que se concentre y pare el penal del domingo. Incluso consigue que Santos convenza a su hija para que salga con él a un par de citas donde la mala suerte sigue a Fernando y lo hace quedar como un idiota frente a Cecilia.

Después de una semana de preparación y de que incluso el dueño del equipo pensara que sería bueno mejor atropellarlo para evitar que sea el portero. Fernando se presenta al gran evento con todo en contra, pero con la responsabilidad del destino del equipo en sus manos temblorosas.

Con un remate y una cara golpeada, termina la película cómica del director Roberto Santiago de 2005. La cinta muestra las vidas que pueden estar en torno a un partido de futbol y de cómo las esperanzas de muchos pueden concentrarse en lo que parece un momento efímero, pero que puede convertirse en el penal más largo del mundo.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba