Cultura

Epigmenio González, un viacrucis insurgente

Jesús Reyes narra la vida del héroe queretano, al cual describe como un modelo de la condición humana y héroe universal

Por: David Eduardo Martínez Pérez

Con una obra sobre Epigmenio González, el antropólogo y escritor Jesús Reyes Bustos consiguió el Premio Nacional de Novela Histórica 2010.

Su novela, que será presentada el viernes 22 en el Centro de Arte Bernardo Quintana, lleva por título Epigmenio González, circunstancias, y narra las vicisitudes que enfrentó el prócer de la independencia tras su detención en 1810.

Al igual que a su hermano Emeterio, a Epigmenio González lo detuvieron por ayudar a los insurgentes desde su negocio que tenían sobre lo que hoy es la avenida Juárez.

De acuerdo con Reyes Bustos, esto hace de los hermanos González un prototipo distinto de héroes del movimiento de Independencia, porque no eran ni guerrilleros ni ‘grandes ideólogos’, simplemente eran comerciantes que apoyaban con lo podían a la causa del bando insurgente.

El antropólogo resaltó que Epigmenio González sólo llegó a escribir en su vida 20 cuartillas donde consignaba algunos hechos relativos a la insurgencia. En su novela, Reyes Bustos profundiza además sobre la vida trágica que le tocó llevar a Epigmenio y muestra su admiración por un hombre que tuvo el valor de sobreponerse a sus circunstancias.

“A Epigmenio le toca llevar una vida muy dura, quedó huérfano de padre y madre desde chico. Luego, ya casado, le tocó ver morir a sus tres hijos bebés. Después quedó viudo. Para cuando ‘La Corregidora’ Josefa Ortiz de Domínguez lo invitó a la Independencia por medio de Ignacio Pérez, ya le habían sucedido estas cosas.

“Él no era un ideólogo, ni un hombre de armas (…) sin embargo le tocó ser de los primeros que detuvieron y de los últimos que liberaron, porque España reconoció la independencia hasta la década de 1830, entonces pasó más de 20 años preso no sólo aquí, sino también en Filipinas”.

Reyes Bustos también afirmó que Epigmenio González no fue solo un colaborador de los insurgentes, sino que también fue un hombre de palabra que supo cumplir sus promesas, incluso cuando hubieran pasado varios años de haberlas asumido.

Mencionó, por ejemplo, que cuando tuvo que pagar un dinero que entregó ilícitamente al bando insurgente, juntó todos sus ahorros para saldar su cuenta, pese a que no era poco y ya había pasado mucho tiempo de la consumación de la independencia.

 

La ciudad de Querétaro es protagonista

La novela se narra desde el punto de vista de un ficticio emisario del emperador brasileño Pedro II, por lo que involucra no sólo hechos relacionados con la vida de Epigmenio González, sino también elementos que corresponden al periodo de la reforma y el segundo imperio.

El narrador, que en la novela recibe el nombre de Duque de Souza, es un ingeniero que trabaja para Maximiliano y escribe una biografía de Epigmenio González por hallarse ‘fascinado’ con lo que le han contado sobre el personaje.

Esto es interesante porque de un modo poco usual, el autor hace una intersección entre dos épocas distintas, maneja la independencia desde la perspectiva de quienes vivieron la reforma. El autor advierte que uno de los protagonistas de su novela es la ciudad de Querétaro.

Al escritor le interesa que se conciba a Epigmenio González no sólo como un héroe queretano sino también como un modelo de la condición humana y por lo tanto un héroe de carácter universal.

Finalmente, Jesús Reyes anticipó que está en proceso otra novela que tendrá características de thriller histórico y que se centrará en un hipotético intercambio entre el penacho de Moctezuma y el tesoro de Maximiliano. La novela llevará por nombre “Operación Pavorreal” e involucrará a diversos actores históricos como personajes, entre ellos Juan Pablo II y Carlos Salinas de Gortari.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba