Cultura

Es bueno ser feliz simplemente*

Por Yolanda García Ibarra

Siempre es un poco mejor saber que se es feliz; pero comprender la felicidad y saber por qué y cómo –en qué sentido o en qué circunstancia se ha logrado– y aún así seguir siendo feliz, es una felicidad llena de gozo.

Ser feliz –serlo y saberlo– está más allá de la felicidad y tal vez eso sea la gloria…

Eso de tener miedo de la felicidad a tal grado de querer acabarla ES UNA COBARDÍA… Porque ser felices nos cuesta tanto trabajo, como no serlo…

Todo mundo va por donde no debe y olvidamos que todo se vuelve confusión, envidia, coraje y frustración por no saber ni como, ni cuando llorar: no sabemos, y tampoco queremos saber, cuando es el momento para hablar o llorar a tiempo, para aceptar y tomar el hombro del otro; incluyendo aquel que hiere nuestro pequeño ego…

Para ser felices debemos hacer el mismo esfuerzo que para lo demás: estar presentes en nuestra propia vida, en cada instante, por y con el simple placer de “estar en ella” ¡Viviendo, vivientes!…

Considerar la posibilidad de remediar las cosas cuando la vida nos invita a escuchar y a mirarla a los ojos; atenta y silenciosamente cuando nos habla directamente al corazón…

Hacerle confianza y dejarnos llevar por la mano como si fuéramos ciegos; con absoluta confianza en su natural sabiduría. Y EN NUESTRA PROPIA INTUICIÓN.

“Es bueno aceptar que la vida siempre tiene consonancias superiores, pues el caos, el dolor y la tristeza siempre estarán en el aire; y que no hay manera de escapar al desfiladero del sufrimiento y de la muerte. Estas dos cosas (trampas), inventada por la naturaleza para perder al hombre (y a su novia Eva) pa’ obligarlo a darle sentido a su vida.”

Desde el Hotel, Hospital Notre Dame,

Montreal, 18 Nov. 2011

Blas

*Reseña sobre el homenaje al maestro Blas Villalpando

 

 

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba