Cultura

Escritores locales piden impulso y reconocimiento a la ficción

El absurdo y la verdad son parte de la vida diaria: al igual que la ficción y la veracidad, son conceptos complementarios y no excluyentes. Bajo esa premisa se desarrolló ese el tercer Maratón de la Palabra.

El tercer Maratón de la Palabra se realizó con motivo del Día Nacional del Libro y también para conmemorar el 370 natalicio de la poetisa Sor Juana Inés de la Cruz y el bicentenario de la publicación de ‘Frankenstein o el moderno Prometeo’ de Mary Shelley. Reunidos artistas y público en general el pasado 10 de noviembre, la temática del evento fue “Querétaro Fantasma”, centrado en la literatura de fantasía y ficción.

Dentro del evento se hicieron varias lecturas y se dictaron distintas ponencias. Una de ellas fue la mesa de diálogo titulada “Proyectos fantásticos (de literatura) en Querétaro”, en la que se discutieron los temas más importantes de este género dentro de nuestra ciudad.

La mesa de diálogo fue moderada por Juan Ramón Ríos, narrador del proyecto “Literatura Emergente Querétaro”. Entre los ponentes destacan Elsa Treviño, escritora y traductora; Aurora Vizcaíno Ruiz, periodista y escritora en el proyecto “La Ñiña”; y Cóatl Sandoval, editor y productor en el proyecto “La Fabulosa Máquina Oral”.

La primera participación corrió a cargo de la escritora Elsa Treviño, quien habló sobre su tesis doctoral, dedicada a Ignacio Padilla; uno de los grandes escritores mexicanos del género de fantasía en el siglo XXI. En su charla mencionó la importante tarea que juega la fantasía como “ficción especulativa”, concepto que retomó del escritor Alberto Chimal y que se refiere a la capacidad que tiene la ficción de proponer escenarios y mundos que podrían ser verdaderos, a modo de exploración especulativa del mundo y del espíritu humano.

Otro tema que abordó la escritora fue el de la importancia de recuperar representativamente al género fantástico de la literatura nacional, pues aunque hay grandes escritores del género, muy pocos han sido reconocidos. Finalmente se dijo contenta de que en nuestros tiempos reconozcan obras de géneros no canónicos como la ficción especulativa y la novela negra.

Por su parte, el editor y productor Cóatl Sandoval, habló sobre su proyecto “La Fabulosa Máquina Oral”, que nació con la idea de recuperar la antigua tradición oral de la literatura y las leyendas. El proyecto se basa en la idea de contar cuentos y relatos desde la perspectiva de los personajes principales; lo cual lleva un trabajo extenso de edición y adaptación de los textos a la primera persona gramatical para crear un acercamiento con su audiencia.

Al finalizar su participación, Cóatl Sandoval dijo que “la fantasía permite abordar los conflictos de la vida desde una perspectiva distinta”, idea que secundaron sus compañeras ponentes en la mesa de diálogo.

Partir desde lo absurdo

La tercera participación fue la de Aurora Vizcaíno, quien platicó sobre su proyecto “La Ñiña”, el cual fue definido por la autora como una sátira o ficción periodística, pues retoma los formatos de los géneros periodísticos para contar historias fantásticas; aunque estas podrían estar basadas en declaraciones o escenarios veraces.

Según la ponente, este proyecto nació de las inquietudes que tuvieron ella y sus compañeros periodistas al reportar noticias de naturaleza absurda y que no parecían tener sentido en la realidad cotidiana; por ello decidieron crear el periódico fantástico y satírico que tiene a la realidad más absurda como principal elemento.

Además de hablar de su proyecto, Aurora Vizcaíno —también excolaboradora de Tribuna de Querétaro— reflexionó acerca del papel de la ficción y del periodismo como constructores de la realidad; pues a pesar de la veracidad a la que se atiene el periodismo, este no es capaz de abarcar una realidad absoluta, y es ahí donde tiene cabida la ficción como propuesta especulativa de lo que podría ser.

El absurdo y la verdad son parte de la vida diaria: al igual que la ficción y la veracidad, son conceptos complementarios y no excluyentes. Bajo esa premisa se desarrolló ese el tercer Maratón de la Palabra, donde convergieron la fantasía y la realidad en un diálogo sobre la propuesta fantástica de la ciudad de Querétaro.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba