Cultura

Herramientas digitales para la poesía del siglo XXI

Por: David Eduardo Martínez Pérez

Con motivo del centenario del natalicio de Octavio Paz, circuló por internet -a través del sitio de archivos de audio Soundocloud- una muestra de poesía digital en la cual se podía escuchar al único Nobel de Literatura mexicano recitar con su propia voz fragmentos de canciones como “La puerta negra”, “Vivir sin ti” e incluso algunas de Álex Lora (vocalista de El Tri).

El autor de los fragmentos es el queretano Benjamín Moreno Cortés, quien ya había destacado al elaborar un juego de “Pacman” utilizando frases tomadas de Jorge Luis Borges.

En lo que respecta al ‘nuevo’ proyecto, lo que hizo fue tomar palabras de conferencias y entrevistas de Octavio Paz y enlazarlas digitalmente para que formaran las canciones anteriormente citadas.

Sin embargo, contra lo que podría pensarse, Moreno Cortés mencionó que su objetivo al elaborar este trabajo no fue tanto el denigrar a Octavio Paz, sino más bien cuestionar los parámetros de validez que se utilizan para determinar qué es y qué no es poesía.

“La idea original de esta pieza nació a raíz de que en 2012, un tipo que se llama Mario Bojórquez, poeta tradicional y hasta cierto punto medio retrógrada, empezó a hacer una lista de los 100 peores poemas en español.

“Sus juicios para decidir que un poema era malo o cabía dentro de los peores poemas era que no seguían el canon de la poesía. No trataban de lo sublime, no usaban formas clásicas y no cultivaban el lenguaje como una cosa ‘preciosa’”.

“Me di cuenta de que muchas de las exigencias que este señor le hacía al poema contemporáneo se encontraban de una forma más directa en la canción pop y en la balada ranchera. Lenguaje para expresar sentimientos y ‘lo indecible’ para un público específico. Descubrí que si pones eso en boca de Octavio Paz, entonces se inviste de cierta aura”.

La vinculación de Moreno con la poesía digital comenzó en 2009, tras la publicación de una novela en Tierra adentro, cuyo desenlace es una serie de imágenes que pueden ser interpretadas como poesía visual.

El poeta mencionó que por motivos editoriales no le permitieron publicar el desenlace completo y entonces decidió resolver el problema colocando las imágenes en un sitio de internet y finalizó la novela con una liga al sitio en cuestión.

“Me interesó la poesía digital y comencé a conocer gente en ese medio. A partir de aquí comenzó el proyecto de concretoons (al que pertenece el trabajo con Paz) y ya llevo prácticamente cuatro años haciendo esto”, manifestó.

‘En este momento me aburre leer una novela’

Sobre sus proyectos, el poeta manifestó que trabaja en la elaboración de un videojuego que funciona como aplicación para teléfonos inteligentes. En este sentido, indicó que los videojuegos y las aplicaciones digitales podrían albergar el futuro no sólo de la poesía, sino también de otras formas literarias como la narrativa.

“Estoy trabajando en un videojuego sobre un personaje de un mundo de ocho bits que trabaja juntando frutitas para darle de comer a su hija. El problema es que se queda ciego y en su mundo de ocho bits los pixeles se van haciendo borrosos hasta que de plano ya no alcanzas a distinguir nada en el juego.

“Empecé como narrador y me gusta contar historias, pero me conflictúa hacerlo desde el lenguaje, sobre todo porque creo que el lenguaje de la narrativa, el cuento, la novela, está muy agotado, y ya ahorita me cuesta mucho trabajo -de repente- leer una novela, porque me aburre”, consideró.

Finalmente indicó que aunque hay escritores como Cristina Rivera Garza, Mario Bellatin o Luis Humberto Crosthwaite, que se preocupan por escribir novelas o cuento desde el siglo XXI, la mayor parte de la producción literaria latinoamericana sigue anclada en formas folletinescas propias del siglo XIX y no cuida la prosa ni se preocupa por contar la historia de manera diferente.

“Siento que hay muy pocos narradores latinoamericanos, mexicanos, que están preocupados todavía por cuidar el lenguaje y contar historias con el lenguaje o ser novedosos con el uso del lenguaje. Entonces, creo que los videojuegos pueden hacer eso y cumplir con esa función de generar empatía con un lector, espectador o lo que sea”, concluyó.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba