Cultura

Hip hop evolution

Por: Yezica Montero Juárez

PARA DESTACAR: El hip hop tiene tal influencia que no es casualidad que Obama se haya declarado fan de Jay-Z y Common. El hip hop se ha convertido en una herramienta educativa, donde su aparente simpleza invita a cualquiera a experimentar un intento de rapear al menos alguna vez en su vida.

¿Por qué el hip hop ha ganado tanta influencia cultural, política y social? Me atreveré a realizar un juicio tan categórico que tal vez trastoque susceptibilidades. El hip hop es el movimiento artístico con mayor impacto en toda el orbe, sí; mucho más que rock, que el punk y cualquier otra expresión artística del mundo contemporáneo.

Alguna vez tuve la oportunidad de visitar el Instituto del Mundo Árabe en la ciudad de París, donde la muestra principal era la historia del movimiento hip hop. Los pasillos de las salas se encontraban repletos de grabadoras detalladas con bellos graffitis, rimas escritas del puño y letra de Afrika Bambataa, chaquetas personalizadas con nombres de las pandillas del Bronx. El objetivo de dicha muestra se encaminaba a demostrar al hip hop como un vínculo de conciliación entre culturas como la palestina e israelita y la unificación de los descendientes árabes con la cultura europea.

Este movimiento que surge de la urbe más rezagada de un país de primer mundo, sin duda se ha convertido en una gran industria; pero antes de llegar al mundo financiero, hubo un origen no muy lejano, el cual se relata en voz de los propios protagonistas en la nueva entrega dedicada al este movimiento, “Hip Hop Evolution”, producción de Netflix.

En cuatro episodios, a modo de documental, el rapero keniano Shad y académico en la materia, entrevista a los míticos protagonistas que atestiguan lo que una y otra vez se ha contado en otras entregas de este corte. Tal vez para los seguidores del hip hop no exista gran novedad, pero sin duda, un gran aporte es conocer el origen del gangsta rap en voz del propio Ice-T.

Cabe mencionar que de los cuatro elemento que constituyen al movimiento, la serie se enfoca a lo musical, DJ y MC; dejando pendiente al graffiti y el break dance. Una vez que el argumento se entabla en la evolución del rap, el documentalista realiza una interesante narrativa sobre cómo el movimiento emerge del DJ y por lo tanto de la tecnología musical.

Como lo había comentado en una entrega previa -“El hip hop se apoderó de Netflix”-, considero que el lenguaje sería el quinto elemento, ya que muchos de los conceptos que se utilizan tanto en la industria musical como en la vida diaria tienen su origen en los fundadores del rap. En este sentido, se encuentran momentos claves para comprender el surgimiento de técnicas musicales como el tempo, el scratch, o el entender qué es un punch line.

Quienes somos seguidores del hip hop tendemos en ensalzar el origen de modo mítico, como una expresión de denuncia social; sin embargo, es grato escuchar en voz de los protagonistas que el hip hop nace como una acción meramente recreativa; como un espacio donde los jóvenes de zonas marginales pudieran divertirse. Afortunadamente para el espectador hay mucho material visual, discográfico y testimonios para comprender cómo un movimiento que surge en el cuarto de un adolescente se fue trasladando a las calles, clubes, discografía, literatura y como herramienta política.

‘Hip Hop Evolution’ deja de lado el romanticismo tan exasperante que aparecía en la serie –ya cancelada (‘The Get Down’). Al ver figuras como Russell, Ice- T, Rakim, Kid Frost, Kool Herc, NWA, mostrar respeto entre el gremio del rap, es ejemplo de cómo el hip hop se ha podido mantener real, a pesar de esta nueva ola del auto-tune catalogada como la decadencia del rap. Considero un gran acierto, el tener en cuenta los cambios tecnológicos musicales, los cuales no provienen de la gran ingeniería, sino de los DJ del hip hop que, sin duda, han influido en todos los géneros.

Sobre el rap como expresión de denuncia social, considero que el documental se queda muy rezagado y a duras penas menciona el movimiento de Zulu Nation, la aparición de Public Enemy como por generación espontánea, lo mismo ocurre con el brinco del hip hop de costa a costa.

Otra controversia es cómo surge el rap, en estricto sentido la figura que habla rimando. Rakim menciona “el rap siempre estuvo allí, en Jamen Brown, en el jazz…”. No se comprende el rap sin el punk, sin el funk, sin el jazz, sin el soul, sin el rock.  El rap como se conoce ya a la unión del DJ y el MC, es una expresión tan flexible y con buena actitud que acaba por enamorar a cualquier género; tal es el caso, de la cantante pop Blondie quien trasladó al rap a las filas del mainstream.

Un gran desacierto fue la poca aparición del papel femenino. Se hizo mención de Silvia Robison como la primera en financiar un disco de rap y se mostró en un par de segundos una portada de algún disco de QueenLatifah.

El hip hop tiene tal influencia que no es casualidad que Obama se haya declarado fan de Jay-Z y Common. El hip hop se ha convertido en una herramienta educativa, donde su aparente simpleza invita a cualquiera a experimentar un intento de rapear al menos alguna vez en su vida. La política le apuesta al hip hop, la antropología ve en este movimiento un medio de diálogo. El hip hop sin duda vende y sin duda educa.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba