Cultura

Historias de la máscara: Algo más que simple horror

Hace mucho que había oído hablar de Hideshi Hino, un reconocido artista del manga japones, famoso principalmente por sus historias de horror. Sin embargo, nunca me había detenido a leer una de sus historias hasta hace poco. Encontré en su libro Criatura maldita varias cosas que me llamaron la atención, no solo en sus particulares ilustraciones sino en su extraña y curiosa forma de contar una historia de terror. Y así fue como terminé leyendo Historias de la máscara, una antología de macabras historias conectadas por un misterioso anticuario.

Después de la guerra

Historias de la máscara fue publicado en el 2010 y es uno de los títulos más conocidos de Hideshi junto con Criatura maldita, El niño gusano, La serpiente roja, Circo de monstruos entre otras. Hideshi Hino retrata en sus obras algunos aspectos de su niñez, la cual fue muy marcada por el clima de la posguerra, por lo que en sus relatos hay mucho más que mero horror.

En Historias de la máscara conoceremos todo lo que hay detrás de 7 piezas diferentes en una tienda de antigüedades y objetos de segunda mano. La tienda es vigilada por la mascara de Hannya, un escalofriante rostro con aspecto de diablesa que conoce las historias de cada uno de los objetos de la tienda. Nuestro protagonista que se encarga de hilar la trama es un anciano vendedor que se dedica a contarle a sus clientes lo que la máscara le dijo sobre los zapatos de una niña, una espada maldita, unas peonzas, una maqueta de trenes, un carrete de caña de pescar, la figura de una doncella y la navaja de un marinero.

Cada historia comienza y termina de la misma manera: con la máscara de Hannya acompañada de una tétrica canción sobre el tiempo de morir. Pero no es lo único que relaciona la vida de estos objetos, en ellos se esconde la tragedia y las consecuencias de la guerra que destruyó algo más que solo cosas materiales, pues los objetos representan, en la mayoría de los casos, el recuerdo de alguien inocente al que se le arrebató todo. Ninguno de los clientes está ahí por casualidad. Todos deben conocer quien era el dueño del objeto antes que él, y qué fue lo que le pasó.

El otro lado del horror

Las ilustraciones son muy peculiares, podrían confundirse con las que vemos en cuentos para niños, solo que envueltas en el espantoso arte de lo sobrenatural y grotesco, que es justo lo que le da un toque más agresivo y macabro.  Los paisajes sombríos y las dramáticas expresiones de monstruoso pánico conviven armoniosamente con lindos y adorables dibujos.

Pero lo que más destaco es la otra cara que acompaña al horror. Mas allá de la brutalidad de las muertes y accidentes, las historias te gritan con un sentimiento de pena y amargura. Todo parece tan desafortunado y lastimoso que a los escalofríos les sigue un nudo en la garganta. Tal como me pasó al leer Criatura maldita, había una rara y singular ternura en lo aterrador, un choque entre el miedo y la compasión. El autor puede transmitirte lo más desgarrador y triste de la vida de los que se quedan, y el dolor que persigue a quienes se encuentran más allá de la muerte. Esto no es propio de Historias de la máscara. Este es el estilo de Hideshi Hino, así que estoy segura de que, si lees alguna de sus obras, te encontraras de frente con esta colisión de sentimientos y descubrirás una historia más allá del horror.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba