Cultura

José Joaquín Blanco

Por: Julio Figueroa

La crítica a partir del escritor José Joaquín Blanco

-Escribir es fácil: valorar lo escrito es lo peliagudo.

-No le corresponde a la crítica acertar en el juicio.

-Saber equivocarse bien, con honesta inspiración, es también su mérito.

-Hacer crítica no es pontificar, mentar madres ni dar clases de buenas maneras.

-El valor de la crítica reside en animar la vida.

-La buena crítica es creativa.

-Hay que atreverse a decir bien algunas barbaridades.

-El crítico abre nuevos caminos, crea otros predios y arroja miradas inusitadas.

Las enseñanzas de JJB en los años 70

-Entre más pronto hagas el ridículo en público, es mejor.

-Todo el trabajo del escritor consiste en seducir y picar, al mismo tiempo.

-Es bueno revisitar y compartir nuestras afinidades electivas (aunque no sean las de todos).

Y una pregunta:

-¿Por qué dejó de escribir José Joaquín Blanco sus artículos periodísticos políticos y sus crónicas urbanas de los años 80?

Y a la primera sigue la segunda:

-¿Cómo ve al país política, social y culturalmente en los 2000?

Y la tercera y última:

-¿En qué anda José Joaquín Blanco en este remotísimo 2016?

Con mis saludos fraternos (chilangos queretanos americanos) al autor de “La vida es larga y además no importa”, “Ojos que da pánico soñar” y “Las púberes canéforas”. ¿Qué ensayo escribiría sobre Enrique Krauze y Héctor Aguilar Camín, esos hermanos antípodas? Rectamente, sin el rencor de las letras. Un abrazo. Julio Figueroa

CODA, saludos de luz

“A Delia Juárez, lectora, setentera…

Leer es toda la caza, la completa selva…

Tu lectura es la realidad, el brillo, la gacela…

Entre tigres improbables auténtica gacela.”

-JJB

Ensilenciado

Día tras día me arrastro como puedo, con más o con menos inspiración, con pesos y sin quintos, me arrastro sobre las palabras rumbo a la orilla del silencio total.

A veces tengo miedo; otras veces siento un gran alivio.

He olvidado los versos pero no la imagen final del Martin Edén de London, antes de saltar al agua, cansado y desencantado.

Decir todo por última vez y nunca más volver a saber nada.

Ensilenciado, palabrero ensilenciado.

Amén.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba