Cultura

La cultura es un caudal que los gobiernos no saben explotar

La cultura es un caudal de formas de expresión; y los países desafortunadamente no saben qué hacer con estos caudales”, expresó Carlos Monsiváis el pasado 24 de abril en una ponencia Magistral con motivo del Segundo Encuentro Internacional de Promotores de Cultura Popular de América Latina y el Caribe, cuya sede fue el Museo de Arte de esta ciudad.

“Anteriormente se creía que la cultura era solamente las danzas, vestuarios y gastronomía de los grupos indígenas. Este concepto de cultura ha cambiado y ahora se dice que son todas aquellas costumbres que adoptan los pueblos, pero también lo son las estrellas de cine que se vuelven ídolos y que permanecen actuales a pesar del tiempo. Lo es todo aquello que pertenece al espectáculo, lo son los medios de comunicación, el rock, la religiosidad con sus expresiones, vírgenes, peregrinaciones, etc.; el deporte y sus ídolos, las costumbres extranjeras, la moda”.

Carlos Monsiváis enumeró una serie de formas que pueden considerarse como cultura, entre ellas están: el futbol con sus ídolos, los mitos de la Revolución Mexicana, el EZLN (Ejército Zapatista de Liberación Nacional) y todos los grupos rebeldes armados, las revoluciones.

Además, especificó: “Los héroes de la historia son representantes de cultura porque sus imágenes llegan a ser ideales de un pueblo, como Hidalgo y Morelos representan la libertad; Benito Juárez el culto laico, Lázaro Cárdenas los rasgos revolucionarios.

En el espectáculo son representantes de la cultura popular Lucha Reyes, Tin Tan, Cantinflas, Dolores del Río, Juan Gabriel, etc., por nombrar algunos”.

Como es su costumbre, también expresó: “El PRI, no como partido político, sino por su cultura festiva, llena de cinismo en sus campañas políticas, forma parte de la cultura. El machismo y su historia forman parte de la cultura mexicana”.

Según Monsiváis, “en el cine, la cultura tiene permanencia a través del tiempo, la película Cuando lloran los valientes, o Nosotros los pobres, por decir algunas, muestran parte de la cultura popular de un pueblo que envuelve esperanza, modos de actuar, de vestir, de hablar, El cine colabora para que esta cultura perdure a través de la lente de una cámara cinematográfica”.

Después agregó: “Los cines de barrio en las zonas urbanas de la ciudad de México, en su tiempo fueron “asambleas comunitarias”, donde se intercambiaban impresiones, se recreaban, consumían determinadas golosinas, entre otras muchas cosas, El cine crea espíritu nacional, que no da la política, ni la memoria de la historia. Nos da nuevas costumbres y forma de hablar, que transforma el ámbito del cine nacional”.Y por último reconoció: “También son parte de la cultura las obras de los poetas, escritores, muralistas, los creadores de la música y la música en sí (el huapango, la cumbia, la quebradita, el rap, etc.); además, lo es el arte indígena, la televisión (que presenta una cultura menos pensante y más colectiva); los clásicos de la literatura y la música, las melodías populares , y seguiríamos citando formas de cultura y no terminaríamos, pero no olvidemos que México, América Latina y el Caribe son culturas plurales, ricas en formas, sabores y texturas que las hacen únicas y maravillosas”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba