Cultura

La loca de Miramar. Carlota amó a México, luego lo perdió todo: Ivonne Ruiz

Señor Maximiliano, yo hablo con usted porque Carlota no está, pero le quiero comentar que yo voy a representar a su esposa, y lo hago con mucho cariño y quiero que me diga si está de acuerdo”. Ese día de 1996, el cielo nublado se despejó en el cerro de las Campanas: “Gracias, señor Max”, respondió Ivonne Ruiz Padilla, antes de interpretar en Querétaro a la emperatriz en La loca de Miramar, obra que cumple 30 años.

En entrevista con Tribuna de Querétaro, la actriz compartió que el monólogo, basado en la novela Noticias del Imperio de Fernando del Paso y adaptado por Norma Barroso, le hizo ganarle un gran cariño a Carlota, un personaje que no le ha dado la oportunidad de viajar y conocer nuevas personas y culturas, así como aprender sobre sí misma.

“De Carlota he aprendido a valorar –desde los ojos de esta mujer- un momento de pérdida muy grande, porque mi conclusión con Carlota es que perdió, perdió todo (…) He aprendido a conocerla y entender que fue una mujer que amó profundamente, que se impresionó de nuestro país y que al final terminó perdiendo todo y quedándose sola, soñando que Maximiliano iba a estar con ella, pero al final para ella su vida fueron pérdidas (…) Sin embargo, lejos de cualquier juicio que pueda tener sobre ella, le voy a estar eternamente agradecida por permitirme jugar al teatro representándola durante tantos años ”, manifestó.

Carlota murió en 1927, 60 años después de su esposo, Maximiliano de Habsburgo; la princesa belga vivió sus últimos años en la locura y en un mundo distinto. Todos aquellos problemas y rivalidades de mediados del siglo XIX habían quedado rebasados ya en un mundo que había visto grandes acontecimientos como una guerra mundial y el surgimiento de Estados Unidos como potencia.

Ruiz Padilla agregó que el personaje que interpreta dese 1991 le permitió establecer una profunda conexión con su familia, quienes no sólo la apoyaron, sino también la acompañaron durante todo el proceso. “Ella me ha dado la oportunidad –durante 30 años- de viajar, conocer gente y hacer equipo con mis papás, quienes desafortunadamente ya no están, pero siempre fueron parte del proyecto y de las funciones; de tener también otro tipo de contacto y de relación con mis hermanos, que desde un principio se involucraron. Y yo quiero mucho a Carlota y siempre, siempre le voy a dar las gracias”, sostuvo.

En este sentido, destacó que el teatro le ha permitido conocer gente de manera distinta a su vida académica, dado que, si bien ha podido conocer personas a través de congresos, coloquios, conferencias y demás, lo cierto es que no es la misma experiencia que dentro del teatro. “La manera en la que haces las cosas través del teatro es como si se metiera en tu piel todo lo que está alrededor (…) Para mí el teatro representa la vida, un espacio de oportunidad, de conocer y reconocer al otro, de conocerme a mí, de tener empatía con los demás”, afirmó.

Carlota, mencionó la actriz, fue una mujer que como cualquier persona soñó, se enamoró y al final perdió; una mujer entregada y ambiciosa que –al igual que todos alguna vez- se reconoció sola con el vacío que deja una ausencia. Interpretarla durante tres décadas le permitió a Ivonne Ruiz ganar un premio del público en España: “la entrega, la pasión por lo que hago y buscar servir a los demás es lo que más destaco de mi trayectoria. El teatro es un instrumento maravilloso y le agradezco mucho a las personas que me regalaron un momento de su vida para ser cómplices de una mentira que yo quiero mucho”, destacó. Este martes 30 de noviembre habrá una representación de la obra y conversatorio por las tres décadas de este monólogo. La cita es a las 19:30 horas en el patio principal de Santa Rosa de Viterbo, sede de la Secretaría de Cultura estatal.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba