Cultura

La mirada incómoda

Jesús Villaseca hace hincapié en esa idea a lo largo del documental, en su taller una de  las cosas que les enseña a los jóvenes es a retratar su realidad cercana, deben de conocer su contexto y sólo desde la mirada distinta que otorga mirar desde un lente se hallan las incongruencias y las tensiones que se viven todos los días.

Disparos, de Rodrigo Hernández Tejero y Elpida Nikou, muestra la vida del fotoperiodista Jair Cabrera, quien creció en una de las periferias de la Ciudad de México rodeado del contexto de violencia de las calles y del narcotráfico.

El documental retrata la vida de Jair en su oficio del día a día, al mismo tiempo que revisa su trabajo rememorando algunos de los casos más fuertes que tuvo que cubrir. También se habla acerca del contexto violento que sigue reinando sobre Iztapalapa, lugar donde creció, visto desde los ojos de quienes están habituados a su realidad violenta y desde la mirada de quien logró salir de aquella vida, sin olvidar sus orígenes.

Jesús Villaseca hace hincapié en esa idea a lo largo del documental, en su taller una de  las cosas que les enseña a los jóvenes es a retratar su realidad cercana, deben de conocer su contexto y sólo desde la mirada distinta que otorga mirar desde un lente se hallan las incongruencias y las tensiones que se viven todos los días sin que se den cuenta. Jair hizo caso a las palabras de su maestro y comenzó fotografiando su barrio, a las personas que habitan en él y desde esa trinchera fue que se dio cuenta de la cruda realidad en la que vivía.

Con la idea en mente de cambiar las cosas se acercó al fotoperiodismo y en ese trabajo retrató la violencia imperante en todo el país, documentó aquello que las élites políticas no querían que se viera y se convirtió en esa mirada incómoda que retrata la otra vida del país.

Una de las frases que resumen la propuesta de Disparos, es la que menciona Jesús Villaseca cuando está hablando acerca de su curso de fotografía “La fotografía es un motor para cambiar el mundo” y este documental es la prueba de ello, pues en él se muestra como este oficio puede cambiarle la vida a alguien de manera individual y como al mismo tiempo la fotografía le puede cambiar la vida al país desde su trabajo como reveladora de verdades ocultas allá afuera.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba