Cultura

“Las venas de la memoria”, teatro como acto de conciencia política

Javier Velázquez Jiménez, director del Centro de Teatro Contemporáneo UAQ, expresó que “Las venas de la memoria”, es una obra de teatro inspirada en Andrés Manuel López Obrador y Felipe Ángeles, general en la Revolución mexicana.

“No más muertes, no más desaparecidos. ¡Detente horror, detente! ¡Detente difamación, detente! Amnistía no es olvidar el crimen. Amnistía es hacer justicia. Amnistía es detener la muerte”, como dice uno de los fragmentos de la lectura “Las venas de la Memoria”, escrita y dirigida por el dramaturgo Javier Velázquez.

El objetivo es reivindicar los temas electorales mediante el teatro y que al mismo tiempo se aborde la pasión por la memoria: “hacer memoria, tener memoria, amar la memoria, porque eso es un acto político profundamente humano”.

En entrevista para Tribuna de Querétaro, Javier Velázquez Jiménez, director del Centro de Teatro Contemporáneo UAQ, expresó que “Las venas de la memoria”, es una obra de teatro inspirada en Andrés Manuel López Obrador y Felipe Ángeles, general en la Revolución mexicana.

“Ante un momento fascinante y al mismo tiempo tan trágico como es el cambio de sexenio, parte de la labor de un autor teatral es escribir sobre su tiempo. Un personaje como AMLO que está por tercera vez en este asunto y bueno, relacionarlo con Felipe Ángeles, que además ya casi nadie se acuerda de él y que fue un verdadero patriota”.

El también director de Navíos Teatro Contemporáneo, dijo que fueron ciertos puntos los que le hicieron detonar a la hora de escribir el guion teatral, tal como la pasión por la memoria histórica y la forma en que se debe de repensar la condición humana: “toda obra de teatro es la voz de tu tiempo, la conciencia de tu tiempo”.

Otros de los aspectos que el sirvieron de inspiración, fue revisar obras literarias de dramaturgos mexicanos como Jorge Ibargüengoitia o Rodolfo Usigli con la idea de que el teatro también es un acto político: “Revisamos a Usigli que escribió “El Gesticulador”, que es una obra emblemática de los años treinta y que se estrena hasta 1948, una pieza para demagogos en tres actos; revisamos “El Atentado” de Jorge Ibargüengoitia, que habla sobre la muerte de Álvaro Obregón; “Felipe Ángeles” de Elena Garro que es una autora fuera de serie y “Moctezuma II” de Sergio Magaña, que creo que sigue siendo el autor clásico, moderno de la dramaturgia nacional y que sin ningún problema está a la altura de cualquier autor del mundo. Todo acto humano es un acto político, pero no todo acto político es humano”.

AMLO y Ángeles, similitudes

Referente a la comparación que se hace en “Las venas de la memoria”, entre AMLO y Felipe Ángeles, el director aseveró: “cuando releí la obra de Elena Garro, vi que Felipe Ángeles tiene muchas similitudes con López Obrador. El patriotismo, la libertad, la democracia, la justicia y dije sería interesante hacer ese ejercicio. Un personaje (Felipe Ángeles) que lo fusilan en 1919 y que amó a su pueblo, que se dio cuenta que la Revolución ya estaba vendida, que ya iba a ser un fracaso; con un personaje (AMLO), que desde la secundaria, como dice en la obra, tuvo un maestro historia que le inculcó el amor por Benito Juárez. Qué bueno, siempre fue un activista, que sí, estuvo en el PRI, pero que luego se pasó a otras ideas políticas. Hay cosas que pueden criticársele, pero creo que AMLO tiene más virtudes que defectos”, manifestó.

Por otra parte, el autor explicó que los personajes principales son las voces de la memoria que hacen un por eso los personajes hacen un recorrido por diferentes periodos históricos: “hay varios personajes, Felipe Ángeles es el más evidente, personaje histórico. Está el general Escobar. Se hacen referencias a Moctezuma II, Miguel Hidalgo, Rosario Castellanos, Sor Juana Inés de la Cruz. Grandes mujeres de la historia mexicana. Pero los personajes principales, además de Felipe Ángeles, es la memoria que se multiplica en diferentes rostros”.

Por ultimo indicó que también se hace una crítica a las próximas elecciones del 1 de julio: “hay un fragmento que dice ‘quién gane las elecciones no gobernará un país sino un infierno de locos asesinos’. No es un elogio absoluto, sino que también hay un escepticismo crítico. Pero también hay una esperanza”.

Indicó que el propósito principal de la puesta en escena es que los espectadores adquieran una conciencia política, que se enteren de cosas que no conocían: “te provoca una visión distinta a la del aula, que es aburrida. Que tenga conciencia política. Ver tu historia y ver cuál es el proyecto que se ajusta a una idea de justicia y dignidad”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba