Cultura

Malas compañías: la violencia de genero a través del cómic

Este 25 de noviembre se conmemoró el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, y quiero aprovechar estas fechas para presentarte a Malas compañías de la autora Ancco. Como puedes ver, la violencia de género es un problema que cada vez resuena más en el mundo, es un tema difícil de tocar, pero necesario para incentivar la concientización pública y las acciones contra esta. Por esta razón es bueno ver contenido que no se esconde ante esta situación, y Malas compañías es un impactante cómic que no adorna la violencia, sino que, de una perspectiva muy personal, la retrata tal y como es.

Malas compañías es una novela gráfica de origen surcoreano escrita por Ancco que, en apenas 176 páginas, logra sumergirte en una realidad cruda y sensible, llena de dolor físico y emocional que la llevó a ganar el Premio Revelación del Festival Internacional del Cómic de Angouléme en 2017, pues en esta obra, Ancco recrea entre viñetas sus vivencias en el Corea del Sur de los años 90, cuando el país atravesaba una fuerte crisis.

La imagen de la violencia

La historia nos presenta a Jinju (el personaje que representa a su autora), una mujer adulta que nos narra su pasado de chica rebelde y fumadora cuando ella tenía apenas 15 años. Jinju tuvo lo que se dice una mala vida, vivió tan rodeada de la violencia que se acostumbró a ella. Su padre solo podía reaccionar a sus rebeldías con golpes y palizas, sus compañeras de escuela más grandes humillaban y lastimaban a las más chicas, e incluso los profesores utilizaban el daño físico para “educar” y “corregir” a sus estudiantes. En medio de este fatal escenario, Jinju conoce a su mejor amiga Jung-ae, una de las chicas mayores que tiene una vida que tampoco es ajena a la agresión. Juntas deciden escapar de casa para buscar otras alternativas a la triste e injusta vida que llevaban. Pero ¿A dónde pueden ir un par de adolescentes que solo conocen la violencia?

Malas compañías es una historia que es tan deprimente por lo realista que es. Te pone en un contexto donde la severidad y la rudeza son tan excesivas que las victimas comienzan a normalizar la violencia. Temas como la prostitución, la violación, el abuso de parejas y el abuso doméstico salen a la luz sin ningún filtro mientras ves como unas jóvenes chicas comienzan a hundirse en su intento por escapar de una sociedad que las desprecia.

La forma en la que está contada esta hecha para impactar. La ilustración a primera vista puede parecer poco cuidada, pero es en realidad parte de la construcción de esta obra. Los dibujos están en blanco y negro, y no necesitan ninguna mancha roja y morbosa para remover la conciencia y representar la brutalidad con la que las mujeres son tratadas. De hecho, te aseguro que mas de una imagen se quedara en tu cabeza cuando termines de leerlo.

Esta historia da al final algunos rayos de luz y superación, pero la tristeza la acompaña a lo largo de toda la obra. El titulo no solo se refiere a malas amistades que arrastran a la protagonista a una falsa libertad, sino de malas relaciones en general y del tipo de compañía que es la sociedad para sus mujeres. Malas compañías hacen de la violencia una imagen, sin tener miedo de mostrar cómo las mujeres están expuestas en un mundo que les da la espalda y les levanta la mano. Es una historia real de esas que deben ser contadas y escuchadas por atreverse a levantar la voz.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba