Cultura

Medicina tradicional, más allá de la salud pública

‘Sanadoras’ es el documental que busca fomentar el respeto hacia la medicina tradicional

Alexa Palacios

PARA DESTACAR: Alejandro Hernández consideró que uno de los principales obstáculos que enfrentan quienes practican la medicina tradicional es la marginación permanente de las instituciones, situación que se fundamenta en que no cuentan con estudios o un título que les otorgue la calidad de médicos.

Dignificar y fomentar el respeto hacia la práctica de la medicina tradicional dentro de algunas comunidades de Amealco, este es el principal objetivo del documental ‘Sanadoras’, realizado por Alejandro Hernández a partir de una investigación conjunta con Katia Huerta Arellano.

“Para nosotros era fundamental lograr visibilizar una práctica que durante mucho tiempo se ha criminalizado. En Amealco acaban de establecer el primer hospital de medicina tradicional y nos damos cuenta de que la institución trata de cooptarlas un poco, para someterlas a cierta lógica institucional”, consideró Alejandro Hernández.

Añadió que mediante el documental se trata de enseñar que la medicina tradicional también tiene su tiempo, su espacio, su metodología y su forma de trabajar, características que deben ser reconocidas y sobre todo, respetadas.

“Queremos generar un escenario en donde se produzca la reflexión de la comunidad misma, para que comprenda que la labor de las médicas tradicionales es más grande y va más allá de una labor de salud pública”, agregó el creador del video.

Igualmente, consideró que este tipo de prácticas y su permanencia a través de las nuevas generaciones, es una forma de resistir a un modelo de mundo, que se empeña en exterminar la memoria.

Por esta razón, Alejandro Hernández consideró importante que existan comunidades preocupadas por el cuidado de las plantas y el cuidado comunitario, a partir de sus propias lógicas y de sus reglas.

El documentalista y egresado de la licenciatura en Psicología, explicó que en muchas comunidades se sufren problemas de violencia y cuando las mujeres son golpeadas, acuden con las médicas, quienes no sólo les otorgan un tratamiento corporal, sino que también las escuchan.

De esta manera, las mujeres violentadas tienen un espacio para expresarse, ya que no se permite pasar a los esposos a las consultas, aunque ellos muchas veces se resisten a que su pareja reciba el tratamiento sin su presencia, apuntó Alejandro Hernández.

Por otra parte, consideró que uno de los principales obstáculos que enfrentan quienes practican la medicina tradicional es la marginación permanente de las instituciones, situación que se fundamenta en que no cuentan con estudios o un título que les otorgue la calidad de médicos.

“Las dificultades a las que se enfrentan son de corte institucional. No sólo de instituciones de salud, sino en general las instituciones públicas que no han alcanzado a reflexionarse a sí mismas, para entender sus formas de funcionamiento y cómo éstas coartan ciertas libertades como en el caso de las médicas tradicionales”, expresó el documentalista.

“Me queda claro que su problema no tiene relación con los recursos, ellas asumen que los recursos ahí están en la tierra y ahí los tienen, lo entienden, lo asumen y lo aprovechan. Pero el ejercicio de su práctica se ve sometida a estas instituciones que les hacen mucho daño, son sumamente perseguidas.”, concluyó.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba