Cultura

Mis poemas “son palabras que recojo y retorno”: Adriana Ruiz

Por: Luz Marina Moreno Meza

“Muchas cosas que ves aquí son de momentos que platiqué con personas en el campo… es como dar voz. No todas son mis palabras, son palabras que recojo y retorno”, manifestó Adriana Ruiz Durán, autora del poemario Noética, obra que se presentó en la Galería Libertad y que incluye 25 poemas en los que la escritora aborda la construcción de roles sociales.

 

El título del poemario se retomó de un concepto que representa la dimensión más profunda del ser, afirmó la autora, egresada de la Licenciatura en Antropología.

“Son las creencias propias, no esta ética generalizada, hegemónica; sino más bien la propia ética, desde mis valores, mis creencias desde lo que yo he cuestionado”, consideró.

Es a través de sus 25 poemas que Ruiz Durán busca conocer a su persona a la vez que elabora una crítica y cuestionamiento de diversos roles sociales y su construcción; conceptualizados por ella como “los deberes seres”.

La profesión de la autora –antropóloga–le ha permitido adquirir un cúmulo de vivencias y experiencias consecuentes de diversos viajes alrededor del estado.

“Por ejemplo, el de Comer frijol y tortilla era de un campesino que ya es grande y a sus hijos ya no les interesa ir a sembrar… escuchaba ese testimonio y sentía esa responsabilidad y también en mi corazón ese sentimiento de decir”, señaló.

Adriana Ruiz reconoció haber encontrado obstáculos que interrumpían la culminación de la obra, cuestiones personales principalmente; pese a esto logró terminar su obra después de tres años de trabajo.

Fue a través de Herring Publishers y de la selección de un número más amplio de trabajos que entre las hojas de Noética se pueden encontrar títulos como: Yo confieso, Un acordeón rojo y Es duro darme cuenta que no pueda amar.

“Pensaba que era una mamada lo que había escrito y aparte lo había escrito para mí”, expresó Ruiz Durán al recordar el momento en que Oliver Herring –editor de la obra– le pidió algunos de sus trabajos para revisarlos y así más tarde publicarlos.

Para la presentación del libro, se compartió e interactuó con la autora, la cual recibió en la puerta a cada uno de sus invitados.

La apertura del evento la estructuró Oliver Herring, para después pasar a la lectura de algunos poemas por parte del público, que entre sus manos portaban cierto poema para después pasar al frente y leerlo en voz alta. De esta manera se logró convivir de cerca con la autora.

Finalmente se le preguntó a la poetisa el qué le habían dejado estos poemas, a lo que contestó: “Yo misma también me he sorprendido de algunas cosas, porque me han dejado mucha fortaleza para entender ciertos temas que son difíciles, sobre todo esto de ser mujer”, puntualizó.

{loadposition FBComm}

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba