Cultura

Molotrece festejó a los muertos y a los vivos

Calle 13, de Puerto Rico, y los connacionales de Molotov rindieron tributo a los que se fueron, en una fiesta que gozaron los vivos

Foto: Internet

Por: Flor Velázquez Macotela

2 de noviembre, día de gran importancia para la cultura mexicana por ser el día de todos los santos, fue la fecha elegida para que dos de las bandas latinoamericanas más significativas del momento se presentaran en un gran evento que llamaron “Molotrece”.

El Estadio Municipal, en el centro de Querétaro, fue el lugar elegido para la que sería la fiesta de los muertos, pero sobre todo de los vivos, que tendría como invitados especiales a los puertorriqueños de Calle 13 y a los mexicanos de Molotov.

El 2 de noviembre resultó ser un día nublado, la cita a tan único evento era a las 9 de la noche, pero Tláloc decidió darles la bienvenida a los asistentes con una lluvia que comenzó una hora antes y no paró hasta casi las 10. Sin embargo, ni la lluvia ni el frío detuvo a los fanáticos que verían por primera vez juntas a estas dos agrupaciones que han causado tanto revuelo con las letras de sus canciones.

Después de una corta prueba de sonido, que falló durante toda la presentación de los puertorriqueños, René y compañía comenzaron el concierto con Vamo’a portarnos mal, haciendo que los queretanos se olvidaran del frío y la lluvia que los había aquejado a la llegada y comenzaran a brincar y bailar sin control. Siguieron No hay nadie como tú y Siempre digo lo que pienso.

Los gritos de las mujeres no se hicieron esperar y lograron que René Pérez se quitara la playera gris que trajo puesta durante las primeras canciones para después proseguir con El baile de los pobres.

Calle 13 desde sus inicios ha sido una agrupación muy controversial, ya que sus letras política y sexualmente explícitas les han costado la censura de muchos escenarios y eventos, pero principalmente por parte del gobierno puertorriqueño que les ha impedido presentarse dentro de su país natal. Querétaro los aceptó por segunda ocasión con los brazos abiertos y coreando de principio a fin todas sus canciones de protesta.

Con una dedicatoria a los migrantes por parte de René, “a todos los que se mantienen en su país defendiéndolo y a todos los que lo defienden desde afuera”, los puertorriqueños interpretaron Pa’l norte, canción seguida de La bala, haciendo alusión a los actuales tiempos violentos: “El principal problema de toda la violencia que se vive en Latinoamérica es la educación, la falta de educación y la falta de prioridad que el gobierno le dedica a la educación. Educación pública, gratuita y de calidad para todos los países del mundo”, agregó René.

La fiesta de los vivos en el Día de Muertos continuó con la interpretación de La vuelta al mundo, Suave y Atrévete te que entre saltos y gritos lograron hacer que los asistentes olvidaran por completo que dos horas antes estaban bañados por a lluvia.

Calle 13 se despidió no sin antes interpretar de manera perfecta aquella canción que refleja todos y cada uno de los rincones del continente, Latinoamérica sonó y llenó el recinto de coros olvidando las fallas de sonido y las pantallas que no se encendieron durante toda la presentación. Fiesta de locos fue la última canción de la agrupación puertorriqueña que se despidió de Querétaro con un ¡Feliz Día de Muertos!

 

El turno de los mexicanos

Las luces se apagaron y los asistentes, bebiendo cantidades insuperables de cerveza, intentaban relajar la euforia que la primera parte del concierto les había producido. Media hora pasó y comenzaron las pruebas de luces. Una hora mientras cambiaban los instrumentos y probaban las pantallas. Hora y media mientras se realizaba el soundcheck. La gente comenzaba a acostarse en el suelo y a quedarse dormida. Los chiflidos y mentadas de madre no se hicieron esperar hasta que se apagaron las luces y con un “¡Cómo están, culeros!” inició la segunda parte de la noche.

Molotov, la banda mexicana que desde sus inicios “asustaba” a los adultos con sus letras sexuales y con palabras altisonantes, inició con Noko, seguida de una canción proveniente de su nuevo disco y dedicada a todas las personas mochas y religiosas, Santo niño de Atocha.

Goner y Crazy chola loca pusieron a todos los fanáticos a bailar y a saltar. Los vasos de cerveza volando por el aire y el slam no se hicieron esperar.

Entre gritos, chiflidos, slam y un Molotov que a pesar de los años sigue estando vigente para los espectadores y con la misma energía que tenían en sus inicios, continuaron con Amateur, Chinga tu madre (dedicada a EPN por Tito) Here we kum y Changüich a la chichona.

El frío se olvidó y la cerveza seguía corriendo en los vasos de todos aquellos que estaban presentes en dicho concierto.

Ya más cerca del final no se dejaron pasar esas canciones emblemáticas de la banda, donde demuestran su continua oposición al sistema de gobierno mexicano y entre luces verdes, blancas y rojas interpretaron Gimme the power, Hit me y Voto latino. La multitud las coreaba con un puño en el aire a manera de protesta.

El show cerró como se esperaba, Mas vale cholo, Matate tete y Puto fueron las canciones más esperadas de la noche. Rastamandita fue la última mientras una veintena de mujeres subieron al escenario para bailar y cargar a Micky Huidobro.

Entre lodo y charcos, el Estadio Municipal comenzó a quedarse solo alrededor de las 2:30 de la madrugada. La noche de los muertos fue celebrada de manera única por los vivos.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba