Cultura

Noche de música y romance

Por: Cecilia Conde Rendón

Casi igual que hace 50 años, el escenario estaba listo. Había una multitud esperándolos, pero esta vez se sentía y observaba algo diferente. Ya no era un inicio; pero tampoco el final, era un festejo de medio siglo de existencia.

Vestían de una forma similar a como iniciaron, aspecto que los diferencia de todas las estudiantinas de México: con un traje negro y una manta con listones que refleja la diversidad de los integrantes de la estudiantina de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ).

 

El pasado se encontró con el presente en una armonía de voces e instrumentos, en un ambiente configurado por aplausos y vítores. Con recuerdos de giras nacionales e internacionales, de una hermandad y camaradería que crece con el tiempo.

En esta ocasión, compartieron alegrías y satisfacciones con el público que se encontraba en el auditorio Josefa Ortiz de Domínguez.

Imágenes y videos eran punto de encuentro entre lo que se vivió y lo que ahora sucede. Recuentos de las personas que forjaron la unión entre jóvenes deseosos de cantar y tocar; y el Rector Gilberto Herrera que apoyó el entusiasmo por el arte. Sus integrantes dieron paso a lo que ellos saben hacer: tocar melodías. El lugar retumbó al compás de las notas y voces.

Entre el público había una pareja a la que invadía la nostalgia y el romance que han vivido durante estos 50 años, él la tomo de la mano, y le cantaba “morenita mía”, en sus ojos de reflejaba un amor maduro, cosechado a lo largo de los años, lleno de esfuerzo y dedicación, al igual que la agrupación universitaria.

Flashes por todo el auditorio, cámaras que se veían en el público que deseaba conservar un recuerdo de este emblemático concierto.

Solos de violines que hacían vibrar a todos en el lugar, músicos que reflejaban en su cara la pasión por la música, pasión que llegaba a los asistentes; quienes respondían con palmas al ritmo de las melodías.

Después de dos horas y media de concierto la estudiantina se despedía de su público con una noticia trascendental, ahora se convertiría en patrimonio cultural del estado de Querétaro.

Un logró más que se suma a los múltiples reconocimientos otorgados en esa noche de música y romance.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba