Cultura

Para chicos, medianos y grandes

Las lecturas del búho

Por: Rubén Cantor Pérez

Antes de ir a las recomendaciones de la semana, hago un paréntesis para promocionar un blog que vale la pena leer. Si les interesa la visión que un escritor contemporáneo tiene de los hechos de actualidad, entren a la página de David Toscana (http://toscanadas.blogspot.mx/), ahí habla tanto de cuestiones literarias, como sobre qué está leyendo en estos momentos, de movimientos políticos y futbol, entre otros tópicos. Toda la crítica social concentrada en sus libros está ahí en su blog de una manera más inmediata y accesible.

Chicos

 

Para los niños y jóvenes presento una serie de libros del escritor guanajuatense Alfredo García Servín, quien es profesor jubilado de la Escuela de Bachilleres de la UAQ. Se ha dedicado a abordar en sus obras temáticas reales para su público, fruto de su convivencia con alumnos durante toda su vida profesional. Es de ahí de donde parten los relatos ubicados en estas cuatro publicaciones que tenemos en la Librería Universitaria a menos de 50 pesos: “IV cuentos con estrategias” (Ediciones El Tejo), “Cuitzín. Antología de cuentos para niños” (Ediciones El Tejo), “Cuentos escolares para adolescentes” (Escuela de Bachilleres-UAQ) y “En el templo mayor” (Ediciones El Tejo).

En los primeros habitan fantasmas, leyendas y seres fantásticos, mientras que en los dos últimos, por ser para jóvenes, se habla de violencia, sexualidad y problemas familiares. El valor de estos cuatro libros es que están hechos a modo para un público concreto: estudiantes de primaria, secundaria y bachillerato. La ventaja de esta especialización es que cuando un lector joven tiene en las manos el texto, va a ver reflejadas problemáticas que si bien no sufre él directamente, al menos sí le rodean en su círculo de amigos y el escolar.

Es así que la literatura de Alfredo García Servín fomenta la lectura y funciona como espacio de reflexión hacia la madurez de los niños y jóvenes. Cabe destacar que dos de esos cuatro libros tienen anexos con ejercicios de comprensión de lectura para fortalecer dicha práctica entre los estudiantes.

Medianos

Para aprovechar que la obra de teatro pisará Querétaro el miércoles 24 de septiembre, me adelanto para hablar de “El curioso incidente del perro a medianoche” (editorial Salamandra) de Mark Haddon. Es un bestseller que sí merece cada libro vendido, pues tiene una originalidad innegable.

Resalta en un inicio el que esté narrado por un niño con capacidades diferentes, tiene una especie de retraso mental o autismo, no se hace la aclaración en ningún momento. Pero no hace falta ser más específico sobre su discapacidad mental, porque Christopher Boone -el protagonista- se roba la historia con su encanto e inteligencia.

Parte del asesinato de Wellington, el perro de una vecina. Christopher descubre su cadáver a la medianoche y comienza una investigación a la Sherlock Holmes.

Se ayuda de su intuición y su increíble memoria para analizar las pistas y unir los puntos de una trama que conmueve. Lo que inicia como una historia cómica se torna en una tragedia familiar que pone en evidencia que tan difícil es lidiar con un hijo con capacidades diferentes.

La coloco en la categoría de “medianos” porque es perfecta para alumnos de secundaria y preparatoria. Tiene una extensión de 270 páginas pero el texto está intercalado con ilustraciones hechas por el protagonista, además de que tiene capítulos muy breves.

Si no tienen idea de qué libro regalar a un público juvenil, ésta es una gran opción para motivar la lectura.

Grandes

Por último, para lectores adolescentes y adultos, les propongo “Los ingrávidos” (editorial Sexto Piso) de Valeria Luiselli. Nacida en la Ciudad de México en 1983, la esposa del escritor Álvaro Enrigue (Premio Herralde de Novela 2013) tiene un talento para escribir literatura ligera, pero no en un sentido despectivo, sino que creó una obra que se lee deprisa y con gusto.

Dos vidas se cruzan en la historia, las cuales dan voz a muchas más voces que tejen la trama. Una es la de la narradora, quien hace un recuento de sus años de juventud en Nueva York, cuando criaba dos hijos y estaba casada, trabajaba como editora seleccionando obras de autores desconocidos y extranjeros para traducirlos y comercializarlos. La otra parte es la del narrador, el poeta Gilberto Owen, el cual se encuentra moribundo y recurre de igual forma al recuerdo para revivir sus días en Harlem a finales de los años veinte, imbuido en la vida literaria neoyorquina junto a escritores como Federico García Lorca y Louis Zukofsky.

Tiene un ritmo de lectura marcado por párrafos breves y espacios entre ellos, analogía del espacio que tienden a llenar los fantasmas en la vida diaria. Y ahí está un elemento crucial de “Los ingrávidos”, la figura del fantasma, ese ser que se desvanece y merodea el mundo real. Aquí en concreto se manifiestan en el metro de Nueva York.

En la versión traducida al inglés se le tituló “Faces in the crowd” (Rostros en la multitud), en referencia al poema “En una estación de metro” de Ezra Pound, el cual dice:

“La aparición de estos rostros en la multitud;

Pétalos en una rama oscura y húmeda.”

Una lectura para pensar sobre el peso que tenemos en este mundo, ¿acaso somos seres ingrávidos?, ¿cómo recobramos el peso ante ese desvanecimiento melancólico llamado rutina?

 

Visita la Librería Universitaria

Sucursales: Centro, Cerro de las Campanas, Aeropuerto y San Juan del Río

http://libreria.uaq.mx

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba